Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

¿Las bolsas de plástico tradicional serán biodegradables?

El centro tecnológico Ainia trabaja en Valencia en un proyecto de vanguardia tecnológica en biotecnología de envases, orientado a conseguir acelerar el proceso de degradación de los residuos plásticos a través de su degradación biológica. Según los estudios realizados hasta ahora, una reducción de hasta el 15% del peso del material plástico en dos meses supondría una reducción del 90% del tiempo de degradación natural.

una serie de microorganismos con propiedades metabólicas especiales pueden degradar de forma más rápida que el proceso natural de descomposición los residuos de plásticos. Foto: Ainia.

Durante los últimos 30 años, la producción de plásticos ha crecido exponencialmente, al tiempo que ha aumentado la preocupación por el medio ambiente. Según datos del Ministerio de Medio Ambiente, cada español consume una bolsa de plástico al día, lo que supone un gasto anual de 10.500 millones de bolsas. En España se consumen cinco millones de toneladas de plástico al año.

Según los expertos, los residuos plásticos generados por el hombre tardan una media de cien años en degradarse. Casi el 50% de la producción de plástico se dirige hacia el sector del envase y embalaje. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la industria española generó 282 mil toneladas de residuos plásticos en 2006.

Posibles soluciones

Los expertos vaticinan que el futuro no sólo está en materiales sustitutivos del plástico para la elaboración de envases y embalajes (fécula de patata, azúcares…), que son biodegradables por sí mismos, sino sobre todo en dar pasos importantes en algo que hasta ahora no se había conseguido: la biodegradación de un material que actualmente no lo es y que es la materia prima principal de muchos productos: el polietileno.

Ésta es la línea por la que han decidido apostar por una empresa valenciana que se dedica desde hace más de 40 años a la fabricación y elaboración de bolsas y láminas de plástico mediante la transformación de polietileno. La empresa realiza la totalidad del proceso productivo, desde el extrudido del plástico, la impresión y la confección del producto final.

Microorganismos que degradan el plástico

Diferentes estudios y análisis desarrollados en ainia en los últimos años han permitido identificar una serie de microorganismos que por su capacidad metabólica tienen la particularidad de poder degradar de forma más rápida los residuos de plásticos que el proceso natural de descomposición.

Los primeros resultados obtenidos por la actuación de estos microorganismos en unas condiciones determinadas en laboratorio (pretratamientos del plástico: temperatura, rayos ultravioleta, etc) han revelado la reducción de hasta un 15% del peso del material plástico en 2 meses, lo que supone reducir el tiempo de su degradación de más de un 90% respecto a su degradación natural.

Teniendo en cuenta que el proceso degradativo natural es tan dilatado en el tiempo, los datos obtenidos resultan muy interesantes ya que permiten seguir avanzando en este campo de investigación para aportar soluciones a la gestión de residuos urbanos. El objetivo que se persigue es conseguir una degradación de residuos plásticos del 100% en el menor tiempo posible.

Fuente: Ainia
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Un anillo de glucosa con múltiples aplicaciones en la industria alimentaria

Investigadores de la Universidad de Murcia han revisado las múltiples propiedades que tienen las ciclodextrinas, una familia de oligosacáridos cíclicos capaces de llevar sustancias bioactivas en alimentos funcionales, mejorar envases e incluso usarse como nanosensores.

Detectadas trazas de contaminantes procedentes de plásticos, detergentes y medicamentos en los cereales

Científicos del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) han analizado la presencia de contaminantes emergentes en granos de trigo, avena, cebada y arroz. Aunque en concentraciones muy pequeñas, en todas las muestras apareció bisfenol A y nonilfenol, sustancias con potencial actividad como disruptores endocrinos. En algunos cereales también se encontraron restos de ibuprofeno.