BIOMEDICINA Y SALUD: Otras especialidades médicas

Las células jubiladas contagian su senescencia a las vecinas

  • Facebook
  • Delicious
  • Meneame
  • Arroba

Las secreciones de células viejas –que ya no se dividen– afectan a sus vecinos, y podrían ser útiles para luchar contra el cáncer y el envejecimiento.

CRG | 19 junio 2013 09:23

<p>Fibroblastos embrionarios de ratón antes (arriba) y después de la senescencia (abajo). / <a href="http://en.wikipedia.org/wiki/File:SABG_MEFs.jpg" target="_blank">Wikipedia</a></p>

Fibroblastos embrionarios de ratón antes (arriba) y después de la senescencia (abajo). / Wikipedia

Al final de su vida, después de haberse dividido cincuenta veces o más, nuestras células a menudo descansan y se jubilan. Durante la senescencia siguen activas pero no pueden duplicarse más.

Las células senescentes –‘jubiladas’– pueden transmitir su estado a otras cercanas, tal y como ha desvelado una investigación del MRC Clinical Sciences Centre en el Reino Unido, con la participación Centro de Regulación Genómica (CRG).

La investigación, publicada esta semana en la revista Nature Cell Biology y fruto de una colaboración internacional entre Alemania, España y Reino Unido, confirma que la senescencia podría ser inducida en las primeras etapas del cáncer para reprimirlo.

La senescencia 'contagiosa' se sospechaba, pero hasta ahora no había sido confirmada. "Sabemos desde hace más de 20 años que las células senescentes segregan una gran cantidad de factores, pero no fue hasta hace aproximadamente una década que las personas se dieron cuenta de que podría influir profundamente las células del entorno", comenta Jesús Gil, coautor del estudio.

Lo que Gil y su equipo se cuestionaron sobre el ‘secretoma' o conjunto de secreciones, era si podría causar senescencia en otras células cercanas. La respuesta fue un sí rotundo. "Hemos encontrado que tanto in vitro como in vivo, las células senescentes están rodeadas por células normales que han adoptado esa característica".

Con la existencia de este envejecimiento paracrino –mediado por secreciones– confirmado, el siguiente paso fue identificar los múltiples factores secretados que causaban la transmisión de la senescencia

Los efectos de estas secreciones son contradictorios. “En función de las células y el ambiente, la senescencia puede promover o suprimir el desarrollo de tumores", comenta Gil.

“Los factores que provocan la senescencia son en su mayoría dianas fáciles para los fármacos. Podemos inhibirlos o activarlos usando medicamentos que ya están disponibles". Definir lo que hace que las secreciones aumenten o supriman el desarrollo de tumores será crucial para el desarrollo de fármacos.

Jubilar el cáncer

Aunque siempre se ha asociado al envejecimiento, la senescencia también se activa mediante oncogenes que mantienen a raya las células dañadas y peligrosas, para evitar su propagación.

Ya existe una gama de terapias que está siendo probada con el objetivo de maximizar el poder supresor de tumores de la senescencia. En la década de los 60, cuando se descubrió por primera vez, ya se barajó la idea de la senescencia paracrina pero finalmente se desestimó. 50 años más tarde los científicos finalmente han demostrado su existencia, y al hacerlo, desvelan un nuevo elemento que podría dar lugar a una nueva generación de tratamientos contra el cáncer.

Referencia bibliográfica:

Acosta et al, A complex secretory program orchestrated by the inflammasome controls paracrine senescence. Nature Cell Biology, 2013. DOI: 10.1038/ncb2784

Zona geográfica: España
Fuente: CRG

Comentarios

QUEREMOS SABER TU OPINIÓN

Por favor, ten en cuenta que SINC no es un consultorio de salud. Para este tipo de consejos, acude a un servicio médico.

AGENCIA SINC EN TWITTER