Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se ha publicado en la revista 'Nature'

Las estrellas más masivas vibran como el Sol

Las grandes estrellas emiten 'sonidos' similares a los del Sol, como una olla en ebullición. El hallazgo, observado en una estrella del tipo Delta-Scuti, aporta nuevos datos sobre la estructura estelar.

estrella
Las estrellas más masivas ‘vibran’ como el Sol . Foto: Victoria Antoci

Las estrellas más masivas que la nuestra emiten oscilaciones similares a las del Sol, que vibra como una olla en ebullición. El hallazgo, observado en una estrella del tipo Delta-Scuti, aporta nuevos datos sobre la estructura estelar.

Los datos estudiados por un equipo internacional sugieren que las estrellas de mayor tamaño tienen una estructura externa similar a la del Sol y vibran como él, lo que podría tener implicaciones en el conocimiento de estos cuerpos. En este hallazgo, que aparece publicado en el último número de Nature, participan Andrés Moya, del Centro de Astrobiología del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) y Katrien Uytterhoeven, del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

Se confirma que las grandes estrellas también experimentan oscilaciones de tipo solar aunque su envoltorio en ebullición sea poco profundo

El Sol está en permanente ebullición, como una olla de agua hirviendo. La energía que se genera en su centro quiere escapar y, si este suceso no ocurre lo suficientemente rápido, las zonas solares más externas comienzan a hervir. “Donde el agua está hirviendo en la olla corresponde con la zona convectiva, la más externa de la estrella, y el ‘sonido’ de la olla son las oscilaciones que vemos como consecuencia de la ebullición”, explica Moya a SINC. Este proceso, observado hasta ahora solo en estrellas de masa y temperatura semejantes a las del Sol, causa vibraciones que hacen que la luz de la estrella varíe.

El equipo de Moya y Uytterhoeven ha encontrado en HD187547, una estrella del tipo Delta-Scuti, la primera estrella de esa masa capaz de emitir los dos sonidos: el propio de los astros de su tamaño, y el que se asocia al Sol.

Mediante técnicas similares a las de los sismólogos en la Tierra, los investigadores han analizado las frecuencias de las ondas sísmicas y las variaciones de brillo de estrellas entre un 50% y un 150% más masivas que el Sol. Estas variaciones emiten ‘sonidos’ que el equipo ha comparado con los que emiten las oscilaciones solares.

Los ‘sonidos’ que, hasta el momento, se asociaban con estrellas algo más masivas que el Sol, eran diferentes ya que, en lugar de ebullición, sus variaciones surgen por un mecanismo denominado 'Kappa', en el que la convección –transferencia de calor por intercambio de un fluido– se sustituye por radiación.

La diferencia existe porque cuanto más grande es una estrella, menor es su capa convectiva externa, hasta que llega a prácticamente desaparecer. Los procesos de convección responsables de las oscilaciones solares solo se producen en este envoltorio, lo que explica la diferencia de sonidos a la hora de analizar sus oscilaciones. Los investigadores desconocían dónde se ubicaba la transición entre la existencia o no de esta zona de ebullición.

Una estrella, dos ‘sonidos’

Este descubrimiento, explican los autores, aporta una evidencia observacional de la teoría que los astrofísicos manejaban desde hace unos diez años: los investigadores intuían que las estrellas de mayor tamaño también debían de experimentar oscilaciones de tipo solar ya que, aunque el envoltorio en ebullición fuera de escasa profundidad (apenas el 1%), la convección debía ser lo suficientemente energética.

El estudio permite conocer en profundidad ese envoltorio convectivo mínimo de este tipo de estrellas masivas. Al tiempo, aporta mayor información sobre una de las partes más enigmáticas de estos cuerpos: su estructura interna. Dado que la HD187547 emite ambos tipos de variaciones, las técnicas astrosismológicas permitirán conocer el interior de la estrella con una precisión sin precedentes.

Los científicos también han determinado que HD 187547 posee unas abundancias inusuales de algunos elementos químicos en su superficie, probablemente como consecuencia de la rotación tan lenta de la estrella. Los elementos más pesados van desapareciendo mientras que los elementos ligeros son empujados hacia la superficie. Este proceso físico se conoce como difusión y, en estrellas como HD187547, aún genera dudas en el seno de la comunidad científica.

Referencia bibliográfica:

V. Antoci , G.Handler, T. L. Campante, A.O. Thygesen, A. Moya, T.Kallinger, D. Stello, A. Grigahce`ne, H.Kjeldsen, T. R. Bedding, T. Lu¨ftinger, J. Christensen-Dalsgaard, G. Catanzaro, A. Frasca, P. De Cat, K. Uytterhoeven, H. Bruntt, G. Houdek, D. W. Kurtz, P. Lenz, A. Kaiser, J. Van Cleve, C. Allen, B. D. Clarke. “The excitation of solar-like oscillations in a d Sct star by efficient envelope convection”, Nature 478, 14 de septiembre de 2011, doi:10.1038/nature10389

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Éxito de la misión OSIRIS-REx de la NASA tras su breve aterrizaje en un asteroide
SINC

La nave espacial ha ejecutado correctamente todas sus maniobras de acercamiento al asteroide Bennu, se ha posado unos segundos en su superficie, ha tomado muestras y ha vuelto a despegar, según ha informado hoy la agencia estadounidense. En una semana se confirmará si la cantidad de polvo y material obtenido es suficiente para traerlo a la Tierra. De no ser así, se recogerá más en enero de 2021.

Alt de la imagen
La NASA recoge por primera vez muestras de un asteroide

La noche del 20 al 21 de octubre se producirá un momento histórico para la misión OSIRIS-REx. La nave aterrizará durante unos segundos en el asteroide Bennu para arrancar material de su superficie y traerlo a la Tierra. La arriesgada maniobra se realizará en una pequeña zona despejada en medio de grandes rocas.