Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las herramientas neandertales de madera más antiguas de la Península

En el yacimiento vizcaíno de Aranbaltza han aparecido dos objetos de madera –uno de ellos de unos 15 cm de longitud– que datan de hace unos 90.000 años y que fueron fabricados por los neandertales. Hasta ahora este tipo de herramientas anteriores a 40.000 años solo se habían recuperado en otro yacimiento de la península ibérica, pero los de Aranbaltza son los restos más antiguos.

Palo cavador de mandera de Tejo de Aranbaltza, a la izquierda se observa el objeto tras su extracción del sedimento, a la derecha el aspecto actual del objeto tras los esfuerzos de restauración. / Joseba Rios Garaizar

En la campaña de 2015 en el yacimiento vizcaíno de Aranbaltza los expertos alcanzaron unos niveles de limos y arenas encharcados con una excepcional conservación de materia vegetal. Allí lograron recuperar dos restos trabajados, uno de ellos un objeto puntiagudo de 15 cm de longitud.

El análisis de este objeto y de su contexto sedimentario y arqueológico ha revelado que los sedimentos, datados mediante el método de la Luminiscencia, tienen una edad aproximada de 90.000 años, y fue por lo tanto fabricado por neandertales. El estudio, publicado en la revista PLoS ONE, desvela así evidencias de ocupaciones de grupos neandertales del Paleolítico medio.

La conservación de utensilios de madera anteriores a 40.000 años en Europa es excepcional ya que la madera se degrada muy fácilmente. “Así, solo en contextos muy especiales como los sedimentos encharcados de Aranbaltza, ha sido posible encontrar evidencias de una tecnología, la de la madera, que debió ser muy relevante para los grupos de neandertales”, explica Joseba Rios Garaizar, arqueólogo del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH.,

En la península ibérica hasta el momento solo se habían recuperado objetos de madera en los sedimentos de travertino del Abric Romaní (Barcelona), y en el resto de Europa solo otros cuatro yacimientos (Clacton on Sea, Schöningen, Lehringen y Poggeti Vechi) han ofrecido utensilios fabricados en este material.

“Por tanto, hallazgos como el de Aranbaltza nos permiten investigar la tecnología y la función de un utillaje poco común en el registro arqueológico que debió ser, sin embargo, usado de manera regular por los grupos humanos del Paleolítico medio”, afirma el arqueólogo del CENIEH.

Cortaron una rama de tejo y le sacaron punta con un utensilio lítico, para después tratarla con fuego para endurecerla o facilitar su trabajo

Además, gracias a la información obtenida mediante la microtomografía computarizada y al análisis de la superficie realizados en los laboratorios del CENIEH, los científicos han descubierto que una rama de tejo fue cortada longitudinalmente y luego aguzada mediante raspado por un utensilio lítico y tratada con fuego para endurecerla o facilitar su trabajo. Posteriormente la punta fue utilizada para cavar en la tierra en busca de alimentos, rocas, o para hacer pequeños fosos.

Un yacimiento excepcional

El proyecto arqueológico de Aranbaltza se inició en 2013 con el objetivo de investigar las formas de vida de los últimos neandertales, responsables de la cultura Chatelperroniense, en el occidente de Europa.

Las excavaciones, aún en curso, han revelado distintas ocupaciones de grupos de neandertales entre 100-44.000 años, por lo que este yacimiento situado en la localidad de Barrika en la costa de Vizcaya es un lugar excepcional para investigar la variabilidad de las formas de vida de estos grupos humanos.

Referencia bibliográfica:

Joseba Rios-Garaizar, Oriol López-Bultó, Eneko Iriarte, Carlos Pérez-Garrido, Raquel Piqué, Arantxa Aranburu, María José Iriarte-Chiapusso, Illuminada Ortega-Cordellat, Laurence Bourguignon, Diego Garate, Iñaki Libano (2018). "A Middle Palaeolithic wooden digging stick from Aranbaltza III, Spain". PLoS ONE. DOI: 10.1371/journal.pone.0195044

Este proyecto está coordinado por el CENIEH y el INRAP, y financiado por el Servicio de Patrimonio de la Diputación Foral de Bizkaia (2013-2017) y por el Gobierno Vasco (2014-2015).

Fuente: CENIEH
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La historia evolutiva de perros y humanos no siempre ha ido de la mano

La secuenciación de ADN de 27 perros antiguos revela que hace 11.000 años ya existían cinco linajes distintos de canes que se habían diversificado y expandido por el mundo. El trabajo muestra así que hubo disparidades entre las líneas temporales de humanos y perros, cuyo origen pudo producirse hace unos 20.000 años.

Alt de la imagen
Así logra el pulpo saborear algo con solo tocarlo

¿Te imaginas poder probar una cosa con un solo toque? Eso es justamente lo que hace el cefalópodo con las ventosas de sus ocho brazos. Un nuevo estudio de la Universidad de Harvard demuestra cómo funciona esta capacidad sensorial a través de receptores quimiotáctiles únicos.