Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se publica en el último número de la revista ‘Sex Roles’

Las mujeres siguen teniendo doble jornada laboral

Entre 1978 y 2002 la proporción de mujeres activas en el mercado laboral español pasó del 20,7% al 41,1%. Sin embargo, este hecho no se ha traducido en un aumento equivalente en la proporción de hombres que participan en las tareas del hogar. El 55% de las mujeres que forman parte de una pareja heterosexual en la que ambos miembros trabajan sigue realizando todas las tareas del hogar. Además, el 33% de los hombres de esas parejas no hace nada en casa.

Tan solo un 0,64% de las mujeres de la muestra afirma no hacer ninguna tarea de la casa y el 55% asume toda la carga. Foto: SINC.

“Las mujeres más jóvenes siguen teniendo mayor carga de trabajo no remunerado que los hombres, aunque en menor proporción que las mujeres de mayor edad. Lo mismo ocurre con la educación. Cuanto menos nivel de formación, más probabilidad de que las mujeres tengas más tareas en el hogar”, explica a SINC Salomé Goñi, coautora del estudio e investigadora de la de la Universidad Pública de Navarra (UPNA).

Para llegar a los datos que la revista Sex Roles publica este mes, los investigadores seleccionaron a 2.877 trabajadores y trabajadoras españolas del total de la muestra de la Encuesta de Calidad de Vida en el Trabajo (ECVT) en España de 2001 al 2004 que declararon trabajar ambos miembros de la pareja fuera del hogar.

Los expertos hicieron un análisis por variables del reparto del trabajo no remunerado según tres modelos: conflicto trabajo-familia, división de trabajo por género, y negociación de los recursos. Según la investigación, estos tres marcos teóricos -que explican las desigualdades-, son complementarios.

Sólo el 12 % comparte las tareas de casa

Según el estudio, del total de la muestra apenas el 12% de las mujeres comparten las responsabilidades de la casa de forma igualitaria con sus parejas. La media europea, siendo baja, está en un 25%.

Sin distinguir por sexos, un 18,91% del total de los y las encuestadas manifiesta que “no hacen nada” en casa, frente al 57% que dicen “compartir las tareas” y un 23% “que lo hacen todo”.

Separándolo por sexos, los porcentajes cambian radicalmente. Tan solo un 0,64% de las mujeres afirman no hacer ninguna tarea de la casa y el 55% asume toda la carga del hogar, frente al 1,4% de los hombres. Por otro lado, el 33% de los hombres de este tipo de parejas en la que ambos miembros trabajan manifiestan “no hacer nada en casa”.

“Si cogemos toda la muestra se podría pensar que la situación está equilibrada, pero si hacemos la distinción entre hombres y mujeres la diferencia queda patente”, apunta la investigadora.

La dependencia económica condiciona sólo a las mujeres

El estudio analiza además el nivel de ocupación de la pareja y la dependencia económica de cada miembro en relación con el trabajo no remunerado. “Lo que observamos es que las variables que explican la participación de las mujeres en las tareas del hogar son distintas a las variables que explican la participación de los hombres”, declara Goñi.

En este sentido, la dependencia económica tiene importancia en el caso de las mujeres, mientras que en el caso de los hombres la dependencia económica no afecta a su implicación en el trabajo no remunerado.

Con respecto a las variables relacionadas con el trabajo remunerado, el hecho de ser empleada hace que las mujeres pasen de “hacer todo” a “compartirlo”. Sin embargo, si los hombres tienen un mayor nivel de ocupación existen más probabilidades de que las mujeres lo hagan todo.

Del mismo modo, cuanto menos aportan las mujeres en el sueldo, más probabilidad de que asuman todo el trabajo no remunerado. “En el caso de los hombres ocurre lo contrario, pasarían de no hacer nada a compartir”, concluye Goñi.

------------------------------------

Referencia bibliográfica:

Salomé Goñi Legaz, Andrea Ollo López, Alberto Bayo-Moriones; “The Division of Household Labor in Spanish Dual Earner Couples: Testing Three Theories”. Sex Roles 63 (7-8): 515-529, octubre de 2010.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La confianza en sí mismas de las jóvenes ingenieras influye en la brecha salarial de género

Una investigación sobre graduados en ingeniería de EE UU indica que desde los primeros años de carrera ellas se valoran como ‘menos apropiadas’ para un puesto que ellos. En el estudio, las mujeres cobraban una media de 4.000 dólares anuales menos que sus compañeros. Trabajos anteriores han revelado que las mujeres en ciencia se autoevalúan peor y eso las perjudica para promocionar. Las expertas coinciden en que los estereotipos culturales en estas profesiones minan su autoconfianza.

Juani Bermejo-Vega, doctora en computación cuántica
“La falta de diversidad en ciencia indica que algo va mal”
Núria Jar

En el día del orgullo LGBTQI+ en STEM, Juani Bermejo-Vega reivindica una ciencia más inclusiva. La activista transgénero ha participado esta semana en la primera conferencia PRISMA y es una de las impulsoras del congreso internacional Q-Turn para fomentar la igualdad y la inclusión en su campo, la cuántica.