Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias Agrarias
I Simposio Calidad e Industria Agroalimentaria Ecológica en España

Los alimentos ecológicos son la medicina del siglo XXI

Para la profesora la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y experta de reconocido prestigio internacional en este campo, Mª Dolores Raigón,los alimentos ecológicos son más sanos que los convencionales, gracias a su concentración mineral, vitamínica y de antioxidantes (polifenoles y otros), significativamente superior a las concentraciones que se encuentran en los productos homólogos de producción convencional.

La investigadora María Dolores Raigón. Foto: UPV.

La Escuela Técnica Superior de Medio Rural y Enología de la Universidad Politécnica de Valencia ha acogido estos dos últimos días el I Simposio Calidad e Industria Agroalimentaria Ecológica en España, que ha reunido a cerca de un centenar de expertos del sector de toda España.

En este contexto, la profesora de la Universidad Politécnica de Valencia destacaba que los alimentos ecológicos son también mejores desde el punto de vista de la calidad organoléptica. “Son frutas, verduras que huelen mejor, con unos colores más equilibrados. E insisto, son más sanos, ya que si tenemos alimentos que tienen mayor concentración mineral y mayor concentración vitamínica, los beneficios para el consumidor son claros”, apunta.

Para esta experta, “los alimentos ecológicos tienen un gran potencial beneficioso para la salud de los consumidores. Son la medicina del siglo XXI”.

Respecto al sabor, Raigón apuntó que muchos de los alimentos convencionales –de producción tradicional- no aportan lo que deberían: “Si una fruta no sintetiza la concentración de azúcares y ácidos, el índice de sabor no está equilibrado. Un alimento ecológico respeta los ciclos naturales de producción y por lo tanto es capaz de concentrar los niveles de azúcares, ácidos, vitaminas y minerales que requiere para que cumpla con todos los parámetros de máximo sabor, olor, o color”.

Líder en producción, a la cola en consumo

Tal y como se ha expuesto en el simposio, en el plazo de diez años (1998-2008), la superficie dedicada a la agricultura ecológica en la Comunidad Valenciana se ha incrementado un 196,5%. La Comunidad Valenciana es además pionera en la variedad de productos ecológicos que se pone a disposición del consumidor. Y a nivel nacional, España hoy en día es el primer productor de agricultura y ganadería ecológica.

Sin embargo, a pesar de todo ello, tanto de las grandes ventajas que reúnen para la salud del consumidor como del liderazgo en producción y el incremento de superficie destinada a estos productos, el consumo de los alimentos ecológicos en España está a niveles muy bajos. Somos un país que está a la cola del consumo; éste es el principal caballo de batalla; somos un país meramente exportador”, concluía Mª Dolores Raigón.

Fuente: Universidad Politécnica de Valenci
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La diversidad de los viñedos mitigará el impacto del cambio climático

La crisis climática afectará en más del 50 % a los cultivos vinícolas incluso si se consigue limitar el aumento de temperaturas a 2 ºC. Sus efectos serán peores con escenarios más cálidos. Pero las consecuencias pueden ser parcialmente reversibles y las pérdidas agrícolas reducirse si se apuesta por la sustitución de variedades de uvas en los cultivos.

Alt de la imagen
La fotosíntesis del suelo ayuda a mitigar la contaminación ambiental

Investigadores de la Universidad de Córdoba han descubierto que el efecto de la radiación solar provoca un intercambio de gases de nitrógeno en el suelo que permite secuestrar gases perjudiciales de la atmósfera y transformarlos en nitrato. De este modo, se mitigaría la contaminación de estos gases.