Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los anillos de Saturno son más jóvenes que su planeta

La edad de los populares anillos de Saturno era una de las cuestiones que más intrigaba a los astrónomos que estudian este gigante gaseoso. Ahora, las últimas mediciones que tomó la nave Cassini antes de desaparecer en su turbulenta atmósfera revelan que se formaron mucho más tarde que el planeta, probablemente en la época en la que los dinosaurios poblaban la Tierra.

Elena Turrión
17/1/2019 20:00 CEST

Ilustración de la nave Cassini de la NASA sobre el hemisferio norte de Saturno, dirigiéndose hacia su primera inmersión entre el planeta y sus anillos en abril de 2017. / NASA/JPL-Caltech

Tras más de una década explorando Saturno, sus anillos y satélites, la sonda Cassini se desintegró en la atmósfera del sexto planeta del sistema solar en septiembre del 2017. Pero hasta su ‘último aliento’ estuvo recopilando datos cruciales para resolver algunas de las incógnitas del universo.

Los anillos tienen sólo entre 10 y 100 millones de años, mientras que la antigüedad de Saturno es de unos 4.500 millones de años

La revista Science publica esta semana las últimas mediciones sobre el sistema de Saturno que indican que los anillos no se formaron junto con el gigante gaseoso, sino que son mucho más jóvenes. Según los resultados, los anillos tienen sólo entre 10 y 100 millones de años, mientras que la antigüedad de Saturno es de unos 4.500 millones de años.

“Con la información de Cassini hemos podido determinar la masa de los anillos de Saturno (alrededor de 1,54 X 1019 kg), una medida que aporta fuertes evidencias de que estos no se formaron al mismo tiempo que el resto del sistema solar, sino más tarde. Es probable que se crearan cuando los dinosaurios poblaban la Tierra, lo que demuestra que el universo es mucho más dinámico de los que pensábamos”, declara a Sinc Luciano Iess, investigador de la Universidad de Roma de La Sapienza y líder del equipo de científicos de de EE UU e Italia que ha realizado el estudio.

Los datos, sin embargo, no revelan cómo se formaron los gigantescos aros. “Los anillos deben ser consecuencia de algún proceso dinámico dentro del sistema o resultado de un fenómeno abrupto, como la irrupción de otro cuerpo más pequeño. Pero no se sabe con exactitud”, precisa el investigador.

La ayuda de Cassini

El programa internacional Cassini, fruto de la cooperación entre la NASA, la ESA y la agencia espacial italiana ASI, comenzó hace más de dos décadas. La nave partió en 1997 y, tras siete años recorriendo el sistema solar, llegó a Saturno en julio de 2004.

Hasta la fase final de la misión Cassini no se pudo estudiar la masa de los anillos, crucial para determinar su edad

En las 292 órbitas que completó alrededor del planeta, la sonda recolectó una increíble cantidad de datos sobre la composición y dinámica de los anillos. Sin embargo, hasta la fase final no pudo estudiar su masa, algo crucial para calcular su edad. Para obtener las medidas, la nave tuvo que adentrarse a través del hueco de 2.000 km que separa Saturno de sus anillos.

“Ya teníamos otros datos de Voyager y Cassini que sugerían que los anillos no se habían formado con Saturno, pero ahora tenemos una evidencia mucho más precisa, que sólo fue posible obtener durante el ‘gran final’ de la misión”, informa Iess.

“De hecho, las mediciones realizadas por otros instrumentos a bordo de la sonda demostraron que los anillos son 99% hielo y que el 1% restante está compuesto de partículas microscópicas de silicato”, añade. “Pero la masa ha permitido estimar la cantidad total de impurezas depositadas (las partículas de silicato), para así determinar el tiempo necesario para que se acumulen: entre 10 y 100 millones de años”.

Datos sobre el campo gravitatorio

El trabajo también aporta nuevos datos sobre la gravedad del planeta obtenidos en la fase final de la misión. Con su investigación radiocientífica, Cassini tenía el objetivo de medir el campo gravitacional de Saturno a tan solo 3.000 km de sus capas superiores de nubes, mejorando sustancialmente los actuales modelos de la estructura interna del planeta y los vientos de su atmósfera. Según los expertos, estos nuevos cálculos se desvían de las predicciones teóricas que se habían realizado anteriormente.

"Hemos determinado el campo gravitatorio de Saturno con una precisión sin precedentes, lo que indica una rotación diferencial muy profunda en el interior de Saturno. Es decir, la región ecuatorial del planeta gira más rápido que el interior”, explica Iess, que concluye: “Conocer el comportamiento del interior de Saturno nos puede ayudar a entender mejor cómo se formó el planeta".

Referencia bibliográfica:

Iess, L. et al. "Measurement and implications of Saturn’s gravity field and ring mass". Science. 17 de enero de 2018

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Éxito de la misión OSIRIS-REx de la NASA tras su breve aterrizaje en un asteroide
SINC

La nave espacial ha ejecutado correctamente todas sus maniobras de acercamiento al asteroide Bennu, se ha posado unos segundos en su superficie, ha tomado muestras y ha vuelto a despegar, según ha informado hoy la agencia estadounidense. En una semana se confirmará si la cantidad de polvo y material obtenido es suficiente para traerlo a la Tierra. De no ser así, se recogerá más en enero de 2021.

Alt de la imagen
La NASA recoge por primera vez muestras de un asteroide

La noche del 20 al 21 de octubre se producirá un momento histórico para la misión OSIRIS-REx. La nave aterrizará durante unos segundos en el asteroide Bennu para arrancar material de su superficie y traerlo a la Tierra. La arriesgada maniobra se realizará en una pequeña zona despejada en medio de grandes rocas.