Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Vida
Sus flatulencias también contaminan

Los canguros emiten tanto metano como los caballos

Las vacas son las principales emisoras de gas metano en el reino animal, con una producción de hasta 200 litros al día. Ante la alta población de canguros en Australia, un equipo ha cuantificado la emisiones que producen estos marsupiales, considerados hasta ahora 'poco contaminantes'. Los resultados revelan que los canguros producen con sus ventosidades tanto gas como otros herbívoros, alrededor de mil litros de metano al año.

La población estimada de canguros se encuentra entre 34 y 35 millones de ejemplares. / Wikipedia

Los científicos han defendido que los canguros se encuentran entre los herbívoros que expulsan menos metano (CH4) con sus ventosidades –uno de los gases invernadero más contaminantes, solo por detrás del dióxido de carbono– debido a que poseían, supuestamente, una flora intestinal particular.

Los canguros producen casi la misma cantidad de gas que los caballos, por lo que no son menos flatulentos que otros herbívoros

Sin embargo, un nuevo estudio, liderado por la Universidad de Zúrich (Suiza), demuestra que estos animales emiten tanto gas como el resto de herbívoros. Los expertos cifran en 38.000 millones de litros la cantidad de CH4 que los 35 millones de canguros australianos envían a la atmósfera cada año.

“Los canguros no son criaturas que produzcan misteriosamente bajas cantidades de metano, sino herbívoros con una comunidad microbiana que genera este gas activamente”, explica a Sinc Marcus Clauss, investigador de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zúrich y coautor del estudio.

Durante los análisis del trabajo, publicado en la revista Journal of Experimental Biology, los científicos descubrieron que estos marsupiales australianos producían prácticamente la misma cantidad de gas que los caballos, por lo que no son menos flatulentos que otros herbívoros.

El equipo de científicos también comprobó la cantidad de metano emitido con respecto a la cantidad de comida que ingerían los animales y constataron que en vez de producir más metano, los canguros que podían comer todo lo que deseaban producían menos gas.

“Si los canguros comen menos, el material se mueve a través del intestino a un ritmo más lento, por lo que los microbios tienen más tiempo para la digestión y producen más metano a partir de una determinada cantidad de alimentos. Si comen más, entonces el material se mueve a través del intestino más rápido y los microbios generan una cantidad menor del gas”, explica Clauss.

Las emisiones de los canguros en cifras

Los datos recogidos sugieren que un canguro, con una masa corporal media de 20 kilos, produce alrededor de mil litros de metano al año. La población estimada de estos animales en Australia, excluyendo los animales de áreas remotas que no pueden ser contabilizados y los números sobre las especies de marsupiales más pequeñas que tampoco se disponen, se encuentra entre 34 y 35 millones.

No existe un método para reducir las emisiones de metano de los canguros, pero tampoco se considera necesario

Con estos datos, los científicos calculan que los litros de metano emitidos por los canguros se encuentran en torno a los 38.000 millones al año. A pesar de la cifra, estas emisiones solo representan el 1% del metano que liberan los rumiantes domésticos australianos. No es un dato sorprendente, ya que las vacas lecheras pueden llegar a los 200 litros en un solo día.

Según Clauss no existe un método para reducir las emisiones de metano de los canguros, pero tampoco lo considera necesario. “Si hubiera que reducir las emisiones, el sector de los rumiantes domésticos es mucho más importante.

De hecho, ya hay programas que intentan criar animales que produzcan menos metano –hay cierto nivel de herencia genética en la cantidad de gas que se emite-. También se está tratando de desarrollar vacunas contra las bacterias metanogénicas, pero únicamente para animales de granja y no para canguros", puntualiza el experto.

Para Adam Munn, investigador de la Universidad de Nueva Gales del Sur y coautor del estudio, la mejor manera de reducir las emisiones totales es "empezar a realizar un pastoreo de baja intensidad de especies mixtas en lugar de una ganadería centrada en una sola especie”.

Referencia bibliográfica:

Clauss, M. et al. (2015) "Decreasing methane yield with increasing food intake keeps daily methane emissions constant in two foregut fermenting marsupials, the western grey kangaroo and red kangaroo" J. Exp. Biol. 218, doi: 10.1242/jeb.128165.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La reintroducción de gacelas de Cuvier recupera la especie en su hábitat natural

En una instalación singular del CSIC en Almería y en el Oasis Park Fuerteventura criaron a 43 gacelas Cuvier para ser reintroducidas en Túnez. El estudio de los tres años posteriores a este trabajo muestra el notable incremento de la población y sugiere la existencia de una variabilidad genética mayor que la de la población cautiva.

Alt de la imagen
Alargan la vida del subproducto de manzana y mejoran sus propiedades prebióticas

La producción de zumos y sidras genera un subproducto que supone hasta un 30% de la manzana, que se destina a animales o acaba desechándose por su corta duración, a pesar de ser una fuente de fibra alimentaria. Estudios liderados por la Universidad Complutense de Madrid han conseguido alargar su vida útil e incrementar sus propiedades, entre ellas las prebióticas.