Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los ecos del Big Bang podrían quedarse en simple polvo galáctico

Los científicos de BICEP2, que en marzo anunciaron haber detectado las ondas gravitacionales de los ecos del Big Bang, han publicado sus resultados en la revista Physical Review Letters precedidos por la polémica: en estos meses, la comunidad de físicos ha expresado sus dudas sobre su validez. La propia revista reconoce la posibilidad posibilidad real de que sea fruto de polvo polarizado más que de efectos primordiales.

¿Señales de ondas gravitacionales primigenias o de polvo?. Foto: BICEP2

Esta imagen dio la vuelta al mundo el pasado mes de marzo cuando John Kovac y su equipo del telescopio BICEP-2 informaron que los 'remolinos' que muestra siguen un patrón de polarización –denominado modo B (con tonos rojos o azul según giren en el sentido de las agujas del reloj o al contrario)– que se relacionan con las ondas gravitacionales primordiales de los inicios del Big Bang. Todo un gran descubrimiento en cosmología, pero que a las pocas semanas se puso en entredicho.

A mediados de mayo la revista Science ya se hacía eco de las dudas que planteaban expertos como Adam Falkowski, del Laboratorio de Física Teórica de Orsay (Francia), que sospechaba que no se había descartado bien el polvo de nuestra galaxia en las observaciones, así como una posible mala interpretación de un mapa preliminar del universo captado por el satélite Planck, tomado de la diapositiva de una presentación, y que sirvió de referencia para el equipo de Kovac.

En la misma revista, periodistas científicos como Adrian Cho se hacía la misma preguntas, y el astrónomo Christopher Crockett lo hacía en ScienceNews. También numerosos científicos, como Raphael Flauger, del Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, expusieron sus dudas en las redes sociales.

La colaboración BICEP2 hizo su gran anuncio sin un paper revisado por pares que les respaldara, aunque este mes de junio por fin lo han publicado en la revista Physical Review Letters. En ella informan de la detección del modo B de polarización, la señal que podría proceder de las ondas gravitacionales creadas por la inflación en los instantes iniciales del universo, aunque en la misma revista aparecen puntos de vista que no olvidan el debate en torno al posible efecto del polvo de nuestra galaxia.

"Las fuente más probable de la polarización de modo B observada son ondas gravitacionales generadas por fluctuaciones cuánticas en el universo muy temprano", afirma su editorial, aunque también subraya: "Pero hay posibilidad real de que sea el resultado de polvo polarizado más que de efectos primordiales, por lo que se requieren claramente más datos para resolver la situación". En este contexto la información que aportará este año el satélite Planck es una de la más esperadas por la comunidad científica, y algunos datos se podrían adelantar en el Congreso ICHEP2014 que comienza a principios de julio en Valencia, donde también está invitado el equipo de BICEP2.

Esta imagen dio la vuelta al mundo el pasado mes de marzo cuando John Kovac y su equipo del telescopio BICEP-2 informaron de que los 'remolinos' que muestra siguen un patrón de polarización –denominado modo B (con tonos rojos o azul según giren en el sentido de las agujas del reloj o al contrario)– que se relacionan con las ondas gravitacionales primordiales de los inicios del Big Bang. Todo un gran descubrimiento en cosmología, pero que a las pocas semanas se puso en entredicho.

A mediados de mayo la revista Science ya se hacía eco de las dudas que planteaban expertos como Adam Falkowski, del Laboratorio de Física Teórica de Orsay (Francia), que sospechaba que no se había descartado bien el polvo de nuestra galaxia en las observaciones, así como una posible mala interpretación de un mapa preliminar del universo captado por el satélite Planck, tomado de la diapositiva de una presentación, y que sirvió de referencia para el equipo de Kovac.

Sospechan que no se había descartado bien el polvo de nuestra galaxia en las observaciones

En la misma revista, periodistas científicos como Adrian Cho se hacía la misma preguntas, y el astrónomo Christopher Crockett lo hacía en ScienceNews. También numerosos científicos, como Raphael Flauger, del Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, expusieron sus dudas en las redes sociales.

El polvo de la galaxia

La colaboración BICEP2 hizo su gran anuncio sin un paper revisado por pares que les respaldara, aunque este mes de junio por fin lo han publicado en la revista Physical Review Letters. En ella informan de la detección del modo B de polarización, la señal que podría proceder de las ondas gravitacionales creadas por la inflación en los instantes iniciales del universo, aunque en la misma revista aparecen puntos de vista que no olvidan el debate en torno al posible efecto del polvo de nuestra galaxia.

"Las fuente más probable de la polarización de modo B observada son ondas gravitacionales generadas por fluctuaciones cuánticas en el universo muy temprano", afirma su editorial, aunque también subraya: "Pero hay posibilidad real de que sea el resultado de polvo polarizado más que de efectos primordiales, por lo que se requieren claramente más datos para resolver la situación".

En este contexto la información que aportará este año el satélite Planck es una de la más esperadas por la comunidad científica, y algunos datos se podrían adelantar en el Congreso ICHEP2014 que comienza a principios de julio en Valencia, donde también está invitado el equipo de BICEP2.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La extraña danza y densidad de un sistema de exoplanetas desconcierta a los astrónomos

Cinco de los seis planetas que giran alrededor de la estrella TOI-178, situada a unos 200 años luz de distancia, están en una resonancia 18:9:6:4:3. Esto significa que mientras uno completa 18 órbitas, otro da 9 vueltas y así sucesivamente. Sin embargo, la armonía en su movimiento orbital no se ajusta a las densidades habituales que suelen tener los ‘danzantes’, desafiando a las teorías actuales de formación planetaria.

Una roca procedente de un asteroide genera una gran bola de fuego sobre Madrid
SINC

En la madrugada de este jueves ha cruzado a 126.000 km/h un bólido sobre los cielos de la Comunidad de Madrid, aunque el fenómeno ha sido visible desde otros puntos de España. La roca se volvió incandescente por el rozamiento con el aire a unos 84 km de altura y finalmente se extinguió a 21 km encima del distrito de Puente de Vallecas.