Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los pulsos magnéticos aplicados al cerebro alteran la percepción táctil

Investigadores de la UPF han utilizado la técnica de estimulación magnética transcraneal (TMS) que permite establecer una relación causa-efecto entre un determinado tipo de actividad neural localizada y una función cognitiva concreta.

Una investigación de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) ha puesto de manifiesto que un cierto tipo de estimulación magnética a una región concreta del cerebro modifica la capacidad sensorial.

Aunque la experiencia se ha diseñado específicamente para el sentido del tacto, los sorprendentes resultados sugieren nuevas expectativas para ampliar el abanico de la estimulación magnética en la audición, la visión y a otros aspectos de la cognición. Los resultados del trabajo, realizado por Salvador Soto-Faraco y Manuela Ruzzoli, ambos adscritos al Centro de Cognición y Cerebro (CBC), se publicaron en la revista Current Biology.

Soto-Faraco, investigador ICREA del Departamento de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (DTIC), explica que "hasta ahora, la técnica de la Estimulación Magnética Transcraneal (TMS) se ha empleado para interferir una determinada función cerebral. Nosotros hemos mostrado que los pulsos magnéticos pueden producir mejoras específicas en la percepción táctil".

La modulación espacial se produce en un marco de referencia que tiene en cuenta la postura del cuerpo

Los investigadores han utilizado la técnica TMS en el córtex parietal posterior implicado en el tacto. Esta técnica permite alterar brevemente la actividad neuronal en una región concreta del córtex (localizada previamente por medio de la resonancia magnética). La gran ventaja de la TMS es que, al contrario de otras técnicas de neuroimagen, permite establecer una relación de causalidad entre un área cerebral y una función cognitiva, más allá de la simple correlación.

Frecuencia de 10 hercios

Uno de los hallazgos más relevantes ha sido demostrar que, en el córtex parietal posterior del cerebro, un área cerebral relacionada con la orientación atencional, la estimulación magnética que tiene efectividad para cambiar el comportamiento sensorial es la que se administra a una frecuencia de 10 hercios (Hz). Esta es la misma frecuencia a la que fisiológicamente tiene lugar la actividad neuronal en esta región de manera natural cuando se orienta la atención.

Cuando el ritmo de la estimulación se aplica a una frecuencia de 10 Hz se ha visto que se producen mejoras específicas en la detección táctil en un lado del cuerpo, y un empeoramiento en el otro. Más sorprendente es que esta modulación espacial se produce en un marco de referencia que tiene en cuenta la postura del cuerpo. La estimulación magnética a 20 Hertz, a otros puntos del cerebro, no produce estos resultados.

"Estudios anteriores en que se había aplicado la técnica de la estimulación magnética transcraneal las frecuencias empleadas habían sido diferentes del ritmo fisiológicamente natural para esta función", agregó Soto-Faraco. De ahí que una de las principales aportaciones es que permite establecer una relación de causa-efecto entre un determinado tipo de actividad neural localizada y una función cognitiva concreta.

Esta investigación ha sido posible gracias a la participación de cuarenta y dos personas que aceptaron voluntariamente formar parte del estudio, firmando el correspondiente consentimiento informado. Igualmente, el estudio ha contado con la aprobación del Comité Ético de Investigación Clínica del Parc de Salut del Mar de Barcelona.

Referencia bibliográfica:

Manuela Ruzzoli y Salvador Soto-Faraco (2014), "Alpha Stimulation of the Human Parietal Cortex Attunes Tactile Perception to External Space", Current Biology, 16 de enero,http://dx.doi.org/10.1016/j.cub. 2013.12.029.

Fuente: UPF
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Juan Lerma, director del Centro Internacional de Neurociencias Cajal
“Conocer mejor el cerebro nos permitirá diseñar estrategias para tratar las enfermedades mentales”

El neurocientífico alicantino está al mando de este nuevo centro del CSIC con el objetivo de convertirlo en un referente mundial en el estudio del cerebro. Su intención es ponerlo en marcha, darle forma y buscar a un nuevo director “más joven” que será elegido por un comité internacional.

Las ‘tatarabuelas’ de las tijeras moleculares CRISPR harán más sencilla la edición genética

Investigadores de EE UU liderados por Feng Zhang, uno de los pioneros del corta-pega genético, han descubierto una clase de nucleasas que podrían ser los ancestros de las más utilizadas, Cas9 y Cas12. Su pequeña longitud permitiría facilitar el proceso.