Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los restos de una supernova de 1181 apuntan a que se originó por la fusión de dos estrellas

En el siglo XII astrónomos chinos y japoneses observaron una explosión estelar en el cielo que se mantuvo durante seis meses. Ahora investigadores de la Universidad de Hong Kong, el Instituto de Astrofísica de Andalucía y otros centros han localizado su remanente y sugieren que fue fruto de la interacción de un sistema binario de estrellas.

Recreación de una fusión de dos estrellas como la que pudo originar la supernova de 1181. / IAA-CSIC

En el año 1181, astrónomos chinos y japoneses observaron una estrella nueva en el cielo, o una “estrella invitada”, como por entonces describían en sus textos a las explosiones de supernova. Se mantuvo visible durante unos seis meses y es una de las nueve supernovas históricas registradas en la Vía Láctea, pero la única del último milenio que aún carecía de contrapartida confirmada. 

Ahora, un equipo científico internacional, liderado desde la Universidad de Hong Kong (China), ha hallado una candidata que encaja con el evento de 1181 y que plantea un escenario poco común, en el que la explosión pudo producirse por la fusión de dos estrellas enanas blancas. El estudio lo publican en Astrophysical Journal letters.

Astrónomos chinos y japoneses documentaron la aparición de una supernova en el año 1181 y ahora se ha localizado el remanente de aquella explosión, probablemente fruto de la fusión de dos enanas blancas

“Las explosiones de supernova pueden producirse con la muerte de estrellas masivas, pero también como resultado de la interacción de un sistema binario de estrellas. Localizar el remanente de supernova, la estructura nebulosa que resulta de la explosión, resulta fundamental para identificar el tipo de supernova”, apunta el coautor Martín A. Guerrero, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC). 

Hasta ahora, el único candidato a remanente para la supernova de 1181 era el púlsar 3C58, pero un estudio a largo plazo ya había mostrado que este púlsar y su nebulosa asociada tienen una edad de unos siete mil años, una edad incompatible con la estrella invitada de 1181. 

Estrella IRAS y nebulosa Pa

El nuevo estudio ha hallado una candidata mucho más prometedora en la estrella IRAS 00500+6713, denominada por el equipo científico “la estrella de Parker”, y la nebulosa que la rodea, Pa 30, cuya expansión apunta a un evento explosivo ocurrido hace unos mil años. Además de la coincidencia cronológica, la posición en el cielo de este objeto también es compatible con la que indican los antiguos textos chinos y japoneses. 

“Esta estrella y su nebulosa han sido propuestas como el resultado de un tipo de supernova muy poco habitual, de tipo Iax, que plantea la fusión de dos estrellas enanas blancas y del que solo se habría registrado otro posible evento en nuestra galaxia. Así, estaríamos no solo ante la resolución del problema del remanente de la supernova de 1181, sino también ante el único ejemplar de supernova de tipo Iax que podemos estudiar en detalle”, concluye Guerrero.

Imágenes en falso color de la nebulosa Pa 30, que rodea la estrella IRAS 00500+6713. / A. Ritter et al./Astrophysical Journal letters

Referencia: 

Ritter et al. "The remnant and origin of the historical supernova 1181 AD". Astrophysical Journal letters, 2021.

Fuente:
IAA-CSIC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Los exoplanetas rocosos y sus estrellas anfitrionas podrían tener una composición similar

Un equipo internacional de astrónomos, en el que participa el Instituto de Astrofísica de Canarias, ha establecido por primera vez que la composición de los planetas rocosos está íntimamente ligada a la de la estrella que los alberga. Los autores señalan que este hallazgo podría ayudar a identificar planetas similares al nuestro.

Lucy, la misión de la NASA a los asteroides de Júpiter, lista para despegar

Mañana está previsto que se realice desde Cabo Cañaveral el lanzamiento de Lucy, la primera misión de la NASA a los troyanos de Júpiter. Su objetivo será entender cómo se formaron los planetas de nuestro sistema solar, hace unos 4.500 millones de años, y por qué evolucionaron a su configuración actual.