Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias clínicas

Los telómeros disfuncionales pueden estar en el origen de enfermedades hepáticas

Un equipo del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas ha creado un ratón que presenta telómeros disfuncionales en el hígado y como consecuencia desarrolla alteraciones celulares presentes en enfermedades humanas como la hepatitis crónica o la cirrosis. El modelo pone de manifiesto la disfunción telomérica como factor desencadenante de estas enfermedades, según los autores.

Las células hepáticas sin TRF1 (derecha) presentan, bajo estrés crónico, núcleos más grandes y otros marcadores propios de pacientes con cirrosis o hepatitis en comparación con las células normales sometidas al mismo estímulo (izquierda). / CNIO

Los telómeros, regiones de ADN localizadas en los extremos de los cromosomas, protegen el material genético de las células evitando así mutaciones y alteraciones en el ADN que puedan ser fuente de enfermedad. A lo largo de la vida, estas estructuras se van desgastando en un proceso determinado tanto por factores genéticos como ambientales, de forma que alteraciones en su estructura y/o funcionamiento son una de las causas moleculares que subyace a muchas enfermedades asociadas al envejecimiento. Hasta la fecha, su posible papel en la patología hepática como la cirrosis, la hepatitis, o el cáncer de hígado era desconocido.

Ahora, un equipo del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) ha creado un modelo de ratón que recapitula el origen de enfermedades humanas asociadas al daño hepático sostenido en el tiempo, o crónico, como la hepatitis o la cirrosis hepática, que a la vez pueden resultar con el tiempo en cáncer de hígado. El nuevo ratón, que presenta telómeros disfuncionales en el hígado, pone de manifiesto la disfunción telomérica como factor desencadenante de estas enfermedades

El estudio, publicado en la revista Journal of Hepatology, ha sido llevado a cabo por Fabian Beier y Paula Martínez, del Grupo de Telómeros y Telomerasa del CNIO y liderado por Maria Blasco.

Para estudiar la conexión entre daño hepático y los telómeros, los investigadores generaron un ratón deficiente para la proteína TRF1 en el hígado

Para estudiar la conexión entre daño hepático y los telómeros, los investigadores generaron un ratón deficiente para la proteína TRF1 en el hígado, desprotegiendo así los telómeros de las células hepáticas y comprometiendo su funcionamiento; TRF1 forma parte de un complejo protector de los telómeros denominado shelterina (del inglés, shelter o protección), para proteger el material genético.

Ruta molecular

Cuando los autores sometieron estos ratones deficientes en TRF1 a estrés crónico mediante el agente hepatotóxico CCl4 –causante de toxicidad en el hígado– observaron que las células hepáticas, además de contener múltiples núcleos, presentaban también características propias de los pacientes con cirrosis o hepatitis, como son un incremento en los marcadores de p21, ciclina D1 o PCNA.

“Estos estudios identifican una nueva ruta molecular, la de los telómeros, en el origen de enfermedades hepáticas como la cirrosis, la hepatitis o el cáncer de hígado, así como nuevas estrategias terapéuticas con las que poder prevenirlas y combatirlas”, concluyen los investigadores.

La investigación ha contado con la financiación del Ministerio de Economía y Competitividad, la Fundación Botín, la Unión Europea y la Fundación Lilly.

Referencia bibliográfica:

Beier F, Martinez P, Blasco MA. "Chronic replicative stress induced by CCL4 in TRF1 knockout mice recapitulates the origin of large liver cell changes". J Hepatol (2015). doi: 10.1016/j.jhep.2015.03.022

Fuente: CNIO
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Sagrario Ortega, jefa de la Unidad de Edición Genómica en Ratón en el CNIO
“Los primeros ratones ‘humanizados’ para ensayos con coronavirus nacerán este verano”

Esta doctora en Bioquímica desarrolla modelos de roedor genéticamente modificados para probar tratamientos y vacunas contra el SARS-CoV-2. A estos animales se les introducirá, mediante tecnología CRISPR, el gen humano que produce la puerta de entrada para el virus. Su proyecto ha recibido financiación del Instituto de Salud Carlos III.

Alt de la imagen
Dentro de tu nariz viven lactobacilos con propiedades beneficiosas

Investigadores de la Universidad de Amberes (Bélgica) han comprobado que algunas bacterias adaptadas a vivir en nuestra nariz tienen la capacidad de bloquear el crecimiento de patógenos y reducir la inflamación. De hecho, las personas con inflamación crónica nasal o sinusitis presentan menor cantidad de estos microorganismos.