Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los turistas consumen entre el 12% y el 16% de la electricidad de Canarias

Millones de visitantes vuelan cada mes al archipiélago canario, gastan millones de euros en hoteles y restaurantes, y consumen importantes cantidades de energía eléctrica. Un estudio evalúa por primera vez el sobrecoste económico y medioambiental que suponen las visitas y propone una ecotasa turística.

Vista nocturna de la Playa del Inglés en la isla de Gran Canaria. / Kriki

A finales de septiembre la isla de Tenerife, la mayor del archipiélago canario, se quedó a oscuras. Casi un millón de personas, entre habitantes y turistas, sufrieron durante nueve horas un apagón del que aún se desconocen las causas. Muchos apuntan a anomalías y deficiencias en una red eléctrica que, al estar aislada del continente, se abastece a sí misma y cuenta con el subsidio del Estado español en el coste adicional de generación de energía.

El valor del subsidio estatal español se estimó en 143,5 millones de euros solo en el año 2014

Debido a su aislamiento geográfico, este sistema eléctrico insular, como el de otras 2.400 islas habitadas de la Unión Europea, constituye una red completa, con todas las complejidades asociadas, pero a pequeña escala. Además, en el caso de Canarias, el suministro soporta un alto número de turistas: solo durante el pasado mes de agosto viajaron en avión cerca de 1,3 millones de extranjeros, según el Instituto Canario de Estadística.

Para determinar el sobrecoste del turismo en la generación de electricidad, sufragada por el estado español, un equipo de científicos de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria ha detallado la factura de electricidad en las islas Canarias.

El estudio, publicado en la revista Energy Policy, ha permitido cuantificar ese coste económico que soportan los consumidores españoles, teniendo en cuenta que “una parte del mismo se destina a visitantes internacionales que realizan estancias turísticas en el archipiélago canario”, explica a Sinc Ignacio de la Nuez, autor del trabajo junto a Javier Osorio.

Gracias al desarrollo de tres metodologías diferentes, los científicos revelan que entre 2014 y 2017 el sector turístico consumió entre el 12,8 % y el 16,5 % de la cantidad total de electricidad generada en las islas. El valor monetario del subsidio estatal español se estimó en 143,5 millones de euros solo en el año 2014.

Lo que contaminan las visitas

Además, el equipo realizó un cálculo de los valores de las emisiones de CO2 debido al consumo de electricidad por los turistas durante los mismos años y mostró que se emitieron 1,1 millones de toneladas de dióxido de carbono en 2017.

El consumo de electricidad por los turistas emitió 1,1 millones de toneladas de dióxido de carbono en 2017

Según los científicos, desde el punto de vista de la política energética y entendiendo el turismo como sector industrial, estos resultados podrían permitir la adopción de varios tipos de medidas compensatorias, incluidos impuestos ecológicos que debería pagar el turista.

“Podría justificar la aplicación de una tasa o ecotasa a las estancias turísticas, de tal forma que compensaran al sistema eléctrico español los sobrecostes de generación de electricidad en el archipiélago canario”, recalca el investigador.

Con los ingresos de este impuesto, el estudio no solo propone reducir los costes imputables a los consumidores españoles en la factura eléctrica, sino también implantar formas de tratamiento y reducción de emisiones de gases de efecto invernadero debido al consumo eléctrico de la actividad turística.

Los científicos argumentan que como las cuotas de emisiones de estos gases se asignan por países y no por regiones –independientemente de que en unas se realicen actividades más contaminantes que en otras–, una posibilidad sería plantear la aplicación de un impuesto a los visitantes en concepto de sobrecostes de la electricidad consumida durante su estancia.

Referencia bibliográfica:

Ignacio de la Nuez et al. “Calculation of tourist sector electricity consumption and its cost in subsidized insular electrical systems: The case of the Canary Islands, Spain” Energy Policy 132: 839-853 (2019).

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La pobreza pone más difícil envejecer disfrutando de la vida

Un estudio dirigido por la University College de Londres muestra que la edad tiene efectos más negativos en las personas con orígenes socioeconómicos bajos. No solo sufren más enfermedades graves, también tienen situaciones físicas, emocionales y sociales más desfavorables.

Beatriz González López-Valcárcel, asesora del ministerio de Ciencia e Innovación para la COVID-19
“Tenemos que aplanar también la curva de las consecuencias económicas de la pandemia”
Mónica G. Salomone

Para esta economista, el “principal reto” al que nos enfrentamos es mantener el equilibrio entre economía y salud. Perderlo supondrá o bien caer en un abismo económico, o bien colapsar las UCI. Avanzar por el filo de ese cuchillo requerirá un “ajuste muy fino” de medidas que eviten desde la masificación en el metro hasta el avance de la desigualdad.