Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

‘Matrioskas’ de nanopartículas, nueva aproximación terapéutica contra la tuberculosis

El uso de las nanopartículas podría abrir un nuevo horizonte para hacer frente a las infecciones causadas por la Mycobacterium tuberculosis. Así concluye un estudio español que revela cómo las nanopartículas demuestran una superior efectividad frente al antibiótico libre en ensayos in vitro. En un futuro se podrían administrar oralmente, de una forma no invasiva y bien aceptada por el paciente.

Matrioskas de nanorpartículas. / CIBER

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa que supone un grave problema de salud pública. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 10,4 millones de personas enfermaron y 1,7 millones murieron en 2016 por esta causa. Por ello, avanzar en el desarrollo de nuevas herramientas para su diagnóstico y tratamiento es fundamental.

Así, el uso de las nanopartículas podría abrir un nuevo horizonte para hacer frente a las infecciones causadas por la Mycobacterium tuberculosis. En esta línea, expertos del Centro de Investigación Biomédica en Red en la Universidad de Zaragoza y del Instituto de Investigación Germans Trias i Pujol han demostrado la superior efectividad in vitro tras el uso de nanopartículas de ácido poli(láctico-co-glicólico) o PLGA cargadas de rifampicina –uno de los fármacos que se usan en combinación para el tratamiento de la tuberculosis–, comparado con el efecto del antibiótico libre.

Las micropartículas se podrían administrar de una forma no invasiva y bien aceptada por el paciente, resistir la degradación gástrica y alcanzar el intestino

Los investigadores han encapsulado la rifampicina en nanopartículas, que a su vez han sido encapsuladas en macropartículas tipo matrioskas, resistentes al pH ácido del estómago. De esta forma, las micropartículas se podrían administrar de forma oral, una forma no invasiva y bien aceptada por el paciente, resistir la degradación gástrica y alcanzar el intestino. Los resultados están publicados en Nanomedicine.

Allí se liberarían las nanopartículas de PLGA cargadas del fármaco antituberculosis y cruzarían la pared intestinal para alcanzar la circulación sistémica y potencialmente los macrófagos alveolares infectados por el patógeno intracelular, colocalizando las nanopartículas cargadas de antibiótico con el agente patógeno. Hoy en día la rifampicina se suministra por vía oral, sin embargo es bien conocido que hasta un 26% de la dosis suministrada es degradada en el estómago.

Cómo cruzar la pared intestinal

Estas nanopartículas fueron capaces de migrar por una membrana epitelial in vitro que mimetiza la pared intestinal y así cumplir con su función de transporte y liberación controlada del fármaco encapsulado, que de esta manera evita el contacto con enzimas digestivas y con el bajo pH. “Este estudio sentará las bases para futuras investigaciones basadas en nanopartículas, orientadas a la evaluación in vivo de esas nanopartículas con antibióticos en ratones infectados con tuberculosis”, explica José Domínguez, investigador del CIBERES.

Los científicos iniciaron su colaboración gracias al proyecto TARMAC, financiado gracias a una iniciativa del CIBER de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN), del CIBER de Enfermedades Respiratorias (CIBERES) y de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). Dicho proyecto se centró en el desarrollo de nuevas herramientas para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades infecciosas del tracto respiratorio, particularmente la tuberculosis.

Referencia bibliográfica:

Vanesa Andreu, Ane Larrea, Pablo Rodriguez-Fernandez, Salvador Alfaro, Begoña Gracia, Ainhoa Lucía, Laura Usón, Andromeda-Celeste Gomez, Gracia Mendoza, Alicia Lacoma, Jose Dominguez, Cristina Prat, Victor Sebastian, José Antonio Ainsa & Manuel Arruebo. Matryoshka-type gastro-resistant microparticles for the oral treatment of Mycobacterium tuberculosis. Nanomedicinehttps://www.futuremedicine.com/doi/full/10.2217/nnm-2018-0258

Fuente: CIBER
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Desarrollado un organoide que reproduce el corazón embrionario

Científicos de Suiza han utilizado organoides –órganos en miniatura cultivados en el laboratorio– para reproducir las primeras etapas del desarrollo del corazón. Este modelo pionero, publicado en Cell Stem Cell, podría usarse en el futuro para detectar los factores que intervienen en las enfermedades cardíacas congénitas.

Cómo se produce el síndrome congénito de microcefalia que genera el zika

Un enzima del virus del Zika interacciona con varias proteínas localizadas en la base del cilio primario –presente en la membrana plasmática de la mayoría de las células de mamífero–, lo que causa la generación prematura de neuronas. Según un nuevo estudio publicado en Cell Stem Cell por investigadores españoles, esto provoca la parada del crecimiento del cerebro durante el desarrollo fetal.