Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Mejora la situación del águila perdicera, una de las rapaces más amenazadas de España

El Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino (MARM) y especialistas y técnicos de medio ambiente españoles y portugueses colaboran en un proyecto para conservar el águila perdicera (Hieraetus fasciatus) en el Parque Natural de Arribes del Duero (Salamanca-Zamora) y el Parque Natural do Douro Internacional. En el último año se ha logrado por primera vez un valor medio de productividad de un pollo por pareja.

Águila perdicera (Hieraetus fasciatus). Imagen: AgeFotostock.

El proyecto “Desarrollo del Plan de Conservación del águila perdicera en Castilla y León” pretende reducir las causas de mortalidad no natural y mejorar las poblaciones de sus especies presa (conejo y perdiz roja, principalmente).

El águila perdicera (Hieraetus fasciatus) es una de las rapaces ibéricas que mayor regresión ha sufrido en los últimos años, por ello está incluida en el Catálogo Español de Especies Amenazadas como ‘vulnerable’, de acuerdo con el Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero.

La población castellano-leonesa de esta ave se ha reducido a más de la mitad en las últimas dos décadas. Las causas son varias: pérdida de hábitat, mortalidad por persecución directa, electrocución y colisión con tendidos eléctricos, y baja productividad por escasez de sus presas principales (conejo y perdiz).

Para asegurar su supervivencia, técnicos de la Unidad de especialistas en manejo de fauna de la Dirección General de Medio Natural y Política Forestal del MARM colaboran con técnicos y agentes medioambientales de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León y con técnicos y especialistas del Instituto de Conservación de la Naturaleza y la Biodiversidad (ICNB) de Portugal.

Los trabajos se realizan en el marco de un Convenio específico de colaboración entre la Fundación Tierra Ibérica y la Fundación Patrimonio Natural de la Junta de Castilla y León para la realización del proyecto, que se desarrolla desde 2008.

Objetivo: rescatar al águila

La Junta de Castilla y León, en colaboración con el MARM y el Equipo de Biología de la Conservación de la Universidad Autónoma de Barcelona desarrolla también diversas actuaciones, como el seguimiento exhaustivo de las poblaciones de águila perdicera de Burgos, Zamora y Salamanca, el aporte de recursos tróficos a determinadas parejas, así como el análisis de la situación de las principales especies presa, en colaboración con los cotos de caza, con acciones puntuales de recuperación del conejo de monte. También se trabaja en la revisión de tendidos eléctricos peligrosos para proponer su adecuación.

En el último año ha habido señales positivas en los parámetros reproductores de la población de águila perdicera en Castilla y León. Por primera vez se ha superado el valor medio de productividad para la especie en España, que se sitúa alrededor de un pollo por pareja año. Las acciones de este Plan de Conservación son herramientas imprescindibles para garantizar la conservación de esta especie emblemática.

Para más información: http://www.aguilaperdicera.org/

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La tranquila vida del elefante enano de Sicilia, secreto de su longevidad

Un estudio con participación española ha concluido que este animal prehistórico, al vivir en un ecosistema insular, poseía unas características muy distintas a las de sus parientes continentales: crecía a un ritmo muy lento, alcanzaba la madurez sexual alrededor de los 15 años y tenía una esperanza de vida larga, de al menos 68 años.

Un misterioso homínido bípedo dejó sus huellas hace más de 3 millones de años en Tanzania

Estas pisadas fosilizadas halladas en el yacimiento a de Laetoli en Tanzania en la década de 1970 no son de osos, sino de humanos primitivos. Así lo confirma un nuevo estudio que presenta pruebas concluyentes de que múltiples especies de homínidos coexistieron en esa región y que el desconocido dueño de las huellas caminaba erguido.