CIENCIAS NATURALES: Ciencias Agrarias

Modifican el metabolismo de los cerdos para que su carne tenga menos grasa

  • Facebook
  • Delicious
  • Meneame
  • Arroba

Investigadores de la Estación Experimental del Zaidín del CSIC han determinado que el uso de dos sustancias naturales, la betaína y el ácido linoleico conjugado, en la dieta de cerdos ibéricos provoca un cambio en su metabolismo produciendo carne más magra para el consumo humano.

EEZ-CSIC | 14 enero 2013 14:29

<p>Cerdos ibéricos. Imagen: EEZ/CSIC</p>

Cerdos ibéricos. Imagen: EEZ/CSIC

Un grupo de investigación del Instituto de Nutrición Animal de la Estación Experimental del Zaidín (EEZ), centro perteneciente a la Agencia Estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha conseguido alterar el metabolismo en cerdos obesos produciendo carne más magra. Para ello se ha valido del uso de dos sustancias, la betaína y el ácido linoleico conjugado (CLA).

La betaína es un derivado del aminoácido glicina, y el CLA es un derivado del ácido linoleico, un ácido graso esencial. Los investigadores han usado estas sustancias como modificadores metabólicos por su capacidad de alterar el depósito de proteína y grasa en el organismo animal, disminuyendo el tejido adiposo y aumentando el músculo, además de incrementar la velocidad de crecimiento.

“Estas propiedades son de claro interés para los productores de carne, pero también en nutrición humana donde, actualmente, el sobrepeso es una plaga presente en todas las sociedades desarrolladas”, explica Ignacio Fernández-Fígares Ibáñez, investigador principal.

La investigación es interesante para los productores de carne, pero también en nutrición humana

En ratones y ratas, los modelos más frecuentemente usados en investigación biomédica, se ha descrito que el CLA puede inducir resistencia a la insulina, inflamación del hígado (hepatomegalia) e hígado graso. “Actualmente se desconoce si esto se produce igualmente en el cerdo, un animal que en muchos aspectos es un buen modelo para estudios de nutrición humana por su similitud fisiológica con el hombre”, explica Ignacio Fernández-Fígares.

Ensayos con cerdo ibérico

Para dilucidar posibles mecanismos de acción de estos modificadores metabólicos así como sus efectos secundarios, este grupo de científicos de la EEZ eligió al cerdo Ibérico, una raza de crecimiento lento y con tendencia a la obesidad.

El ensayo que desarrollaron consistió en alimentar a estos animales, de 20 kg de peso, con dietas suplementadas con betaína, CLA, una mezcla de ambos modificadores o una dieta no suplementada utilizada como control.

“La suplementación con betaína dio lugar a un uso más eficiente de la proteína ingerida, tal como indica la menor concentración de urea detectada en plasma. El CLA redujo la síntesis de triglicéridos en tejido adiposo, lo que originó una mayor concentración de triglicéridos en plasma. Aunque el perfil lipídico en plasma se modificó por la suplementación con CLA, los hígados fueron histológicamente normales y su contenido en triglicéridos no cambió. Tras una sobrecarga oral de glucosa, los animales suplementados con CLA tuvieron mayor concentración plasmática de glucosa e insulina. Sin embargo otros índices de resistencia a insulina fueron similares a los cerdos alimentados con dieta control” aclara Fernández-Fígares.

“Si el CLA induce o no resistencia a la insulina es todavía una cuestión abierta a debate”, concluye el investigador principal del proyecto.

Referencia bibliográfica:

I. Fernandez-Fıgares, M. Lachica, A. Martın, R. Nieto, L. Gonzalez-Valero, J. M. Rodrıguez-Lopez and J. F. Aguilera. "Impact of dietary betaine and conjugated linoleic acid on insulin sensitivity, protein and fat metabolism of obese pigs". Animal (2012), 6:7, pp 1058–1067.

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Zona geográfica: Andalucía
Fuente: EEZ-CSIC

Comentarios

  • RespuestasVeganas.Org |15. enero 2013 08:51:50

    Un poco de racionalidad para los "científicos":

    Decir que "los humanos deben ser respetados porque son humanos" es no decir nada, es una ética hueca. Los humanos deben ser respetados porque, al tener capacidad para sufrir y disfrutar, tienen intereses (son alguien) que deben ser tenidos en cuenta, no son meras cosas. Resulta que los animales no-humanos también tienen intereses, tampoco son cosas. Discriminar a alguien por ser de otra especie es especismo, una discriminación arbitraria. El especismo es tan absurdo como decir que si extraterrestres pacíficos visitaran el planeta Tierra no deberíamos respetarlos por ser estos de otra especie. Independientemente del marco normativo que se defienda (deontologismo, consecuencialismo, ética de la virtud, etc.) ninguno de ellos escapa a la crítica antiespecista: el especismo es una incoherencia, en el mismo sentido que es una incoherencia el racismo, el sexismo y cualquier otra discriminación arbitraria que imaginemos.

    La única manera para poder defender racionalmente que los intereses de todos los humanos sean considerados y respetados es defendiendo que los intereses de los animales no-humanos también lo sean, si no se hace así entonces todo queda en manos de la arbitrariedad de elegir cuál se considera que es el grupo preferencial: humanos, compatriotas, hombres, blancos, ricos, familiares, uno mismo... y ésta es precisamente la mentalidad arbitraria de las actuales sociedades humanas, los injustos resultados de ella saltan a la vista. Para acabar con la injusticia que produce la arbitrariedad debemos ser justos, y ello comienza teniendo en consideración los intereses fundamentales de los demás, sean de la especie que sean.

    Responder a este comentario

  • Telmo |22. julio 2013 14:38:50

    Para estos veganos la vida de un mosquito vale lo mismo que la de un niño. Sino somos "especistas". Qué payasos.

    Responder a este comentario

QUEREMOS SABER TU OPINIÓN

Por favor, ten en cuenta que SINC no es un consultorio de salud. Para este tipo de consejos, acude a un servicio médico.

AGENCIA SINC EN TWITTER