Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ingeniería y tecnología del medio ambiente

Molinos de viento que desalinizan agua de mar

Un equipo de investigación ha diseñado un molino de viento para producir agua dulce a partir de agua del mar. El hallazgo podría ser útil en pequeños pueblos situados en áreas secas aisladas de la costa.

Molino de viento para desalinización. Fotografía: Evgenia Rabinovitch.

Un molino de viento tradicional que maneja una bomba: este es el concepto que combina un molino de viento y un sistema de ósmosis inversa desarrollado por la Universidad de Tecnología de Delf, situada en los Países Bajos. El modelo desarrolla una bomba de alta presión, a 60 bares, que empuja el agua a través de una membrana de ósmosis inversa, que a su vez, produce agua dulce procedente del mar de forma directa.

La combinación de molinos de viento y plantas de desalinización ya es comercialmente viable. Así, los molinos de viento producen electricidad a partir de la fuerza del viento, luego ésta se almacena y se usa para manejar la bomba de alta presión para la planta de ósmosis inversa. El almacenamiento de la electricidad es un proceso muy caro y se pierde energía durante la conversión. En la planta de la UT Delft, la bomba de alta presión se controla directamente mediante energía eólica. También es necesario tener en cuenta que el almacenamiento de agua es, después de todo, mucho más barato que el de la electricidad.

El molino de viento elegido se usa normalmente con finalidades de irrigación. Estos giran relativamente despacio y son también muy robustos. Según la capacidad del molino y las velocidades del viento, se ha estimado una producción de 5 a 10 m3 de agua dulce por día, una cantidad suficiente para un pueblo pequeño de unos 500 habitantes.

Para ello, debe existir un depósito de agua que asegure la disponibilidad de agua suficiente para un periodo de hasta cinco días. También se desarrollarán tres mecanismos de emergencia en caso de que la planta se esté secando, o cuando exista mayor o menor número de revoluciones.

Los investigadores ya han construido el primer prototipo en una ubicación cercana a la autopista A13 de Delft, que será desmantelado y transportado a Curaçao la primera semana de marzo, en donde se probará su funcionamiento con agua de mar.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Cómo predecir mejor la radiación solar

Investigadores de las universidades Carlos III de Madrid y de Jaén han presentado un sistema de predicción de la radiación solar en la península ibérica que reduce hasta en un 30 % el error en los pronósticos. Los resultados pueden ayudar a un mejor aprovechamiento de la energía solar en este territorio.

Alt de la imagen
La caída de la contaminación por el confinamiento se ve desde el espacio

En comparación con marzo del año pasado, las últimas observaciones del satélite europeo Sentinel-5P muestran un acusado descenso en las concentraciones de dióxido de nitrógeno en grandes ciudades europeas como Madrid, Barcelona, París y Milán. Las medidas de contención para frenar la pandemia de COVID-19 están produciendo este efecto temporal positivo.