Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nacer con bajo peso aumenta el riesgo de tener problemas cardiovasculares

Investigadores españoles relacionan un bajo peso en neonatos con una mayor probabilidad de desarrollar problemas cardiovasculares, así como dificultades a la hora de realizar ejercicio en la edad adulta.

En la imagen, los autores Marta Sitges, Kilian Vellvé, Fàtima Crispi, Isabel Blanco, Eduard Gratacós y Francesca Crovetto. / Hospital Clínic | Francisco Àvia

Un nuevo estudio analiza cómo los bebés con un peso inferior al normal tienen mayor probabilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares a lo largo de su vida. La investigación, publicada en JAMA Cardiology, ha sido liderada por Fàtima Crispi y Eduard Gratacós, del Servicio de Medicina Maternofetal BCNatal (Hospital Clínic y Hospital Sant Joan de Déu) y del grupo de Medicina fetal y perinatal del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS).

El 10 % de los neonatos que nacen con el peso más bajo tienen más problemas cardiovasculares cuando son adultos. Por ejemplo, poseen hasta tres veces más probabilidades de sufrir un infarto de miocardio, así como mayor riesgo de hipertensión, ictus, diabetes y síndrome metabólico.

Los investigadores han observado que las personas nacidas con bajo peso tienen menos fuerza y se cansan antes que aquellas que nacieron con un peso normal

El equipo demostró, en trabajos anteriores, que una parte importante del problema es el corazón en sí mismo. “Vimos que los corazones de niños nacidos con bajo peso presentan diferencias en la función y en la estructura, y que estas diferencias que aparecen en la vida fetal se mantenían hasta la adolescencia”, explica el experto.

En la reciente investigación, los científicos han estudiado si estos cambios en la estructura y la función del corazón se mantienen en la edad adulta.

“Es un estudio pionero, que combina técnicas de análisis computerizada muy sofisticadas para analizar la forma del corazón con resonancia magnética con una prueba de esfuerzo”, afirma Marta Sitges, responsable del grupo de imagen cardíaca del IDIBAPS y coautora del estudio.

Imagen del corazón

Reconstrucción del corazón a partir de imágenes de resonancia cardíaca. A la derecha, imagen del corazón de una persona adulta nacida con bajo peso. En rojo se indican las diferencias respecto el corazón de una persona adulta que nació con peso normal. Las diferencias están principalmente en el ventrículo derecho (RV) que es más curvado y tiene una base más ancha. / IDIBAPS

Diferencias en la estructura y la respuesta al esfuerzo

“La resonancia cardíaca demostró que las personas que habían nacido con bajo peso mantenían cambios en la estructura del corazón en la edad adulta. Su ventrículo derecho tenía una forma diferente”, indica Crispi, coordinadora del grupo de Medicina Fetal y Perinatal del IDIBAPS.

Los corazones de niños nacidos con bajo peso presentan diferencias en la función y en la estructura. Estas diferencias que aparecen en la vida fetal se mantienen hasta la adolescencia

Eduard Gratacós

Los investigadores han observado que las personas nacidas con bajo peso tienen menos fuerza y se cansan antes que aquellas que nacieron con un peso normal. “Esto no quiere decir que no puedan hacer ejercicio, sino al contrario”, aclara Crispi. “Simplemente, puede que no tengan tanta capacidad como el resto de la población y se cansen antes”.

Además, el estudio muestra que los cambios en el corazón son más marcados en población fumadora, con sobrepeso o sedentaria.

“Esta investigación demuestra de nuevo la importancia de la medicina fetal en la prevención de patologías del adulto. Si identificamos problemas de crecimiento fetal en el embarazo y promovemos hábitos saludables desde la infancia evitaremos las consecuencias que estos pueden conllevar a la edad adulta”, concluye Gratacós.

Referencia:

Crispi F, Rodríguez-López M, Bernardino G, et al. Exercise Capacity in Young Adults Born Small for Gestational Age. JAMA Cardiology 2021. doi:10.1001/jamacardio.2021.2537

Fuente:
IDIBAPS
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Desvelan los orígenes del cáncer de pulmón en personas que nunca han sido fumadoras

Un estudio internacional con participación española ha realizado un análisis genómico del cáncer de pulmón en personas no fumadoras y ha descrito tres nuevos subtipos. Los resultados podrían fomentar el desarrollo de nuevos fármacos para una enfermedad con más de dos millones de diagnósticos cada año en el mundo.

Identifican una nueva diana farmacológica para tratar el aneurisma de aorta abdominal

La inhibición de la enzima tirosina hidroxilasa es clave para frenar el avance de esta enfermedad cardíaca degenerativa, que cuenta con una alta incidencia en individuos de edad avanzada y es una de las principales causas de mortalidad en varones de más de 65 años.