Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nanoestructuras para aumentar la eficiencia de las células fotovoltaicas

Una investigadora de la Universidad Pública de Navarra ha conseguido aumentar la absorción de luz en el silicio, mediante nanoestructuras grabadas en células fotovoltaicas. De esta forma, se incrementa la eficiencia obtenida en estos dispositivos electrónicos, que están construidos con el citado elemento y transforman la energía solar en electricidad.

Células fotovoltaicas. / Pixabay

“Más del 30% de la luz del sol que llega a una superficie de silicio es reflejada y, por tanto, no se aprovecha en la conversión fotoeléctrica —explica Sagrario Domínguez, ingeniera de Telecomunicaciones de la Universidad Pública de Navarra—. Las nanoestructuras en la superficie de un material, al tener dimensiones en el rango de la longitud de onda de la luz, interfieren con esta de manera especial y permiten modificar la cantidad de luz reflejada”.

Domínguez diseñó estructuras a escala nanométrica “para conseguir encontrar una que minimizara la reflectancia [propiedad de un cuerpo de reflejar la luz] del silicio en el rango de las longitudes de onda en que funcionan las células solares”. En su proceso de fabricación, recurrió a la denominada litografía por interferencia láser, que consiste en aplicar una radiación láser sobre un material fotosensible para crear estructuras a escala nanométrica. En concreto, utilizó obleas de silicio pulido, al que dio forma de pilar cilíndrico, y obtuvo una disminución de la reflectancia de este elemento del 77%.

La eficiencia obtenida es de 15,56%, un valor muy prometedor si se compara con otros recogidos en la literatura

Posteriormente, modificó los procesos de fabricación para producir las nanoestructuras en los sustratos de silicio empleados en las células solares comerciales. “Estos sustratos tienen unas dimensiones y una rugosidad superficial que los hace, ‘a priori’, no aptos para los procesos de litografía por interferencia laser”, apunta la investigadora.

Salvadas las dificultades, integró las nanoestructuras en células solares, siguiendo los procesos estándares de la industria fotovoltaica. “Según la literatura, es la primera vez que se consiguen fabricar nanoestructuras periódicas, aquellas que, sobre la superficie de un material, se repiten de forma constante en este tipo de sustratos y, por tanto, la primera célula solar estándar con nanoestructuras periódicas –indica–. La eficiencia obtenida es de 15,56%, que es un valor muy prometedor si se compara con otros recogidos en la literatura”.

Investigación en el MIT

A continuación, enfocó su trabajo hacia la fabricación de nanoestructuras para aplicaciones de mayor ancho de banda, como sensores. Logró crear nanoconos de gran altura en comparación con el diámetro de la base. “Estas estructuras se presentan en la literatura como la mejor solución antirreflexión en el gran ancho de banda.

El proceso de fabricación de estas estructuras es complejo. Esta parte del trabajo la realizó en el Massachusetts Institute of Technology (MIT), universidad estadounidense donde realizó una estancia de investigación de nueve meses.

Estas estructuras de nanoconos “reducen la reflectancia del silicio del 30% a valores por debajo de entre el 4% y el 0,2 % según el rango de longitud de onda. Este es el valor más bajo de reflectancia encontrado en la literatura para nanoestructuras periódicas”, concluye Domínguez.

Referencias

Periodic nanostructures on unpolished substrates and their integration in solar cells, I Cornago, S Dominguez, M Ezquer, M J Rodríguez, A R Lagunas, J Pérez-Conde, R Rodriguez and J Bravo, Nanotechnology, Volume 26, Number 9 (2015), http://dx.doi.org/10.1088/0957-4484/26/9/095301

Simple fabrication of ultrahigh aspect ratio nanostructures for enhanced antireflectivity, Sagrario Dominguez, Ignacio Cornago, Javier Bravo, Jesus Pérez-Conde, Hyungryul J. Choi, Jeong-Gil Kim and George Barbastathis, J. Vac. Sci. Technol. B 32, 030602 (2014), http://dx.doi.org/10.1116/1.4869302

Fuente: UPNA
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Un robot blando con aspecto de pez consigue nadar en las profundidades de las Marianas

Inspirado en el pez caracol de la fosa de las Marianas, este robot chino ha sido capaz de nadar de forma autónoma y autopropulsada a casi 11.000 metros de profundidad. Aunque de momento sus funciones son muy limitadas, sus creadores creen que el diseño, flexible, blando y ligero, puede sentar las bases de la robótica submarina en condiciones extremas.

Robert Langer, catedrático de ingeniería química en el MIT
“No desarrollen nada por dinero, sino por el impacto que tendrá en la sociedad”
Cristina Sáez

Langer, que cuenta con más de 1.400 patentes, 1.500 artículos científicos y unos 220 premios, entre ellos el Charles Stark Draper –el ‘Nobel’ de los ingenieros–, ayudó a crear la biotecnológica Moderna, que ha desarrollado una vacuna de ARN con la que ya se han comenzado a inmunizar cientos de miles de personas en Occidente. Precisamente, la tecnología que usa Moderna y el suero de Pfizer/BioNTech se basa en las nanopartículas que desarrolló este científico hace 40 años.