Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nanofibras de celulosa para mantener la calidad del papel reciclado

Investigadores de la Universidad de Córdoba han obtenido nanofibras de celulosa de la paja de trigo, un material que puede servir en el mantenimiento de la calidad del papel reciclado. Los científicos también han estimado el porcentaje óptimo que podría aplicar la industria papelera.

Nanofibras de celulosa obtenidas a través del procedimiento TEMPO. / UCO

En el proceso continuo de reciclaje, el papel va perdiendo calidad. Sometidos a números ciclos de reutilización, las fibras de celulosa que lo componen se deterioran, mermando la calidad final del producto. Se hacen necesarias alternativas para que sigan siendo útiles y no se conviertan en residuo.

Ahora, unas nanofibras de celulosa procedentes de la paja de trigo y obtenidas de forma experimental por investigadores de la Universidad de Córdoba (UCO) pueden servir en el mantenimiento de la calidad del papel reciclado. Los autores, que publican su trabajo en la revista Cellulose, han analizado diferentes procedimientos para la consecución de estos nanomateriales y han estimado el porcentaje óptimo útil que puede tener aplicación directa en el campo industrial.

Las nanofibras de celulosa, añadidas en pequeñas cantidades, actúan como reforzante de las propiedades físicas del papel

Los científicos del equipo de investigación Biorrefinería de materiales lignocelulósicos de la industria agro-alimentaria, del departamento de Química Inorgánica e Ingeniería Química y cuyo investigador principal es Alejandro Rodríguez Pascual, estudian la viabilidad de la paja de cereal en la fabricación de nanofibras de celulosa. Estas nanofibras de celulosa, añadidas en pequeñas cantidades, actúan como reforzante de las propiedades físicas del papel.

A partir de la paja del cereal se obtiene, como desde los árboles, una pasta de celulosa. Los investigadores analizaron tres métodos para la obtención de las nanofibras procedentes de pasta celulósica de paja de trigo: por procedimientos mecánicos, enzimáticos y por oxidación TEMPO. El último es el más empleado en la actualidad en los laboratorios, pero tiene un inconveniente: el catalizador no es nada económico.

En el trabajo de investigación, junto con personal de la Universidad de Gerona, se pudo observar que el método convencional es el más eficiente, pero el sistema mecánico abarataba significativamente la obtención de los nanomateriales, sin que hubiera una gran diferencia en el resultado.

Por medio de un procedimiento mecánico, la pasta en la que se ha convertido la paja del trigo se refina y se homogeniza. El resultado es un gel compuesto por las nanofibras que se aplican para formar el papel. Los investigadores observaron asimismo que el consumo de energía era más reducido y todo con un equipo no muy costoso.

“Es como si usáramos para viajar un Panda en vez de un Mercedes, llegaríamos al mismo sitio, quizá un poco después, pero con un coche más barato”, sintetiza Alejandro Rodríguez Pascual. La comparación no es gratuita. No en vano, el aparato que emplearon se llama como el oso blanquinegro.

Buscar la cantidad ideal

Tras conocer qué procedimiento era más eficiente, los científicos evaluaron qué cantidad de nanofibras eran necesarias para obtener un papel de calidad. Aplicaron los materiales como refuerzo en el proceso de reciclaje y establecieron que incorporando un 3% se llegaba a un punto óptimo.

En la actualidad, en vez de nanofibras de celulosa, la industria llega a refinar las pastas procedentes de residuos de papel y cartón o incorporar pasta virgen. Los porcentajes se estimaron tanto en el papel procedente de trigo como el de eucalipto.

La mayor parte del papel que se fabrica actualmente en España procede de especies leñosas, pero no siempre fue así. Hace unos treinta o cuarenta años, había papeleras que empleaban cereal para fabricar folios o cartones. Rica en celulosa, la paja del cereal es una materia prima que el equipo de la UCO pretende valorizar.

La nanofibra de celulosa obtenida es, realmente, lignonanofibra. Incorpora lignina que, en las proporciones presentes en el material, no presenta características negativas en la producción del papel.

Referencia bibliográfica:

E. Espinosa, Q. Tarrés, M. Delgado-Aguilar, I. González, P. Mutjé, A. Rodríguez. ‘Suitability of wheat straw semichemical pulp for the fabrication of lignocellulosic nanofibres and their application to papermaking slurries’. Cellulose. February 2016. Volume 23. Issue 1. pp 837-852. doi: 10.1007/s10570-015-0807-8

Fuente: Universidad de Córdoba
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Algo huele a podrido en Islandia, pero ¿por qué ciertas personas no lo notan?

Lejos de ser un capricho, la preferencia o aversión a ciertos aromas está codificada en el material genético. Un equipo de científicos islandeses descubrió que las personas con una variante en un gen encuentran el olor a pescado putrefacto menos desagradable e intenso que otras.

Alt de la imagen
OPINIÓN
El Nobel de Química 2020 deja una imagen inédita
Carmen Fenoll Comes

Por primera vez en la historia, dos mujeres comparten de manera exclusiva un premio Nobel de ciencias. Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna han recibido el de Química de 2020 por desarrollar “un método para la edición genética”, CRISPR. Esta es la historia de cómo dos investigadoras se encuentran en un congreso, hablan, se entienden, se ponen a trabajar juntas… y cambian el mundo.