Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nubes de gas que se comportan como estrellas

Investigadores del Instituto de Astrofísica de Andalucía y la Universidad de California han encontrado en el centro de nuestra galaxia un extraño grupo de objetos a mitad de camino entre estrellas y nubes de gas. Podrían ser estrellas fruto de una fusión estelar e 'hinchadas' por las condiciones de gravedad extremas que rodean al agujero negro Sagitario A* del centro galáctico.

Imagen de las regiones centrales de la Vía Láctea, con la posición de diversos objetos, como Sagitario A*. / IAA

El centro de nuestra galaxia constituye un entorno extremo, y no solo por Sagitario A*, el agujero negro supermasivo central, sino también porque la densidad de estrellas en la región central puede alcanzar los diez millones de veces la de la vecindad solar.

Ahora, un grupo internacional de astrónomos en el que participa el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) ha detectado un extraño grupo de objetos que parecen hallarse a mitad de camino entre las estrellas y las nubes de gas. El hallazgo se ha presentado en la reunión de la Sociedad Astronómica Estadounidense (AAS), en concreto, los resultados obtenidos sobre tres de estos objetos tras once años de observaciones con el telescopio Keck (Hawaii, EE UU).

Se cree que estos extraños objetos son estrellas fusionadas e hinchadas por los efectos del agujero negro supermasivo

"Comenzamos este proyecto pensando que si analizábamos cuidadosamente la complicada estructura de gas y polvo cerca del agujero negro supermasivo de la Vía Láctea podríamos detectar algunos cambios sutiles en su forma y la velocidad. Para nuestra sorpresa, detectamos varios objetos que tienen movimientos y características muy distintos, que los ubican en la clase de objetos G, u objetos estelares polvorientos", indica Anna Ciurlo, investigadora de la Universidad de California (UCLA) que encabeza el proyecto.

Estos tres nuevos objetos (denominados G3, G4 y G5), que se mueven extremadamente rápido y cerca del agujero negro, resultan interesantes porque se parecen a G1 y G2, hallados respectivamente en 2004 y 2012. "Se pensó que G1 y G2 eran nubes de gas hasta que tuvieron su máxima aproximación al agujero negro y, contra todo pronóstico, no fueron destruidos.

Por esta razón se concluyó, en trabajos anteriores, que eran estrellas recubiertas de densas envolturas de gas y polvo", apunta Rainer Schödel, investigador del IAA que participa en el proyecto.

Se cree que estos objetos G constituyen estrellas 'hinchadas', o estrellas que, debido a las fuerzas de marea del agujero negro, liberan materia de sus atmósferas pero que conservan un núcleo estelar intacto. "La pregunta es, entonces, ¿por qué son tan grandes?", cuestiona Ciurlo.

Fusión estelar que se infla

El grupo de investigadores considera que estos objetos G son el resultado de fusiones estelares, donde dos estrellas que giran alrededor de un centro común (conocidas como estrellas binarias) chocan y se fusionan debido a la influencia gravitatoria de Sagitario A*. A raíz de ello, el objeto resultante se hallaría 'inflado' durante un largo periodo de tiempo, de hasta un millón de años, antes de establecerse y adquirir el aspecto de una estrella normal.

Los astrónomos seguirán la evolución dinámica de estos objetos, y prestarán especial atención durante su máximo acercamiento al agujero negro supermasivo, que desvelará su naturaleza de manera definitiva. "Este hallazgo muestra que, a pesar de décadas de estudio, el entorno del agujero negro supermasivo del centro de la Vía Láctea puede seguir sorprendiéndonos", concluye Schödel.

Esta investigación es fruto de una colaboración entre los investigadores Randy Campbell (W. M. Keck Observatory), Anna Ciurlo, Mark Morris y Andrea Ghez (Grupo del Centro Galáctico de la Universidad de California, UCLA) y Rainer Schödel (Instituto de Astrofísica de Andalucía, IAA-CSIC).

Fuente: Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC)
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los diamantes encontrados en un meteorito de Sudán pueden explicarse sin necesidad de planetas perdidos

Las incrustaciones en una ureilita descubierta en Sudán son un misterio. Hace dos años se postuló que su origen solo podía estar en un cuerpo padre desaparecido del sistema solar, más grande que Mercurio, sometido a altas presiones. Ahora científicos italianos concluyen que este preciado material se pudo formar en pequeños planetesimales. 

Alt de la imagen
Una explicación a la dificultad de encontrar huellas de vida en las arcillas marcianas

Los minerales arcillosos descubiertos en el cráter Gale de Marte por el rover Curiosity son capaces de preservar compuestos orgánicos durante largos periodos de tiempo. Ahora científicos del Centro de Astrobiología han comprobado en cámaras de simulación que una breve exposición a fluidos ácidos complicaría enormemente la preservación de estos compuestos, algo a tener en cuenta en la búsqueda de vida en el planeta rojo.