Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nuevas 'nanojaulas' pueden impulsar el desarrollo de baterías

Un equipo de científicos coreanos y europeos ha ideado una técnica para crear nanocristales de óxido de hierro que actúan como componentes en las baterías de ión litio. El avance, que esta semana publica Science, es comentado en la misma revista por investigadores del Instituto de Investigación en Energía de Cataluña.

Formación de 'nanojaulas' de óxido de hierro

Un equipo de científicos coreanos y europeos ha ideado una técnica para crear nanocristales de óxido de hierro que actúan como los componentes de las baterías de ión litio. El avance, que esta semana publica Science, es comentado en la misma revista por investigadores del Instituto de Investigación en Energía de Cataluña.

La técnica conocida como ‘sustitución galvánica’ ha permitido a un grupo de investigadores, liderados desde la Universidad Nacional de Seúl (Corea del Sur), construir nanoestructuras huecas en las que se puede controlar su composición y estructura porosa.

De esta forma se pueden crear diminutas ‘nanojualas’ de óxido de hierro (Fe2O3) que funcionan bien como material del ánodo en las baterías de ion litio, según publica la revista Science.

El molde inicial está constituido por nanocristales de óxido de manganeso (Mn3O4), que se va disolviendo en una solución mientras que sobre ellos se van depositando y formando los ‘barrotes’ de óxido de hierro. Durante este proceso se produce una incorporación, retirada y reemplazo de átomos en los nanocristales a través de reacciones de oxidación-reducción o redox.

“La sustitución galvánica ya permitía controlar la composición y porosidad en nanopartículas metálicas, pero ahora se demuestra que también es válida para los óxidos metálicos", explica a SINC Andreu Cabot.

El investigador, junto a su colega María Ibáñez del Instituto de Investigación en Energía de Cataluña (IREC) y la Universidad de Barcelona, destacan en Science la importancia del estudio y hacen una revisión de los procesos que se usan en la actualidad para transformar químicamente los materiales a escala nanométrica.

“La nueva herramienta tiene la particularidad de producir partículas porosas o huecas, y por lo tanto permite producir nanocompuestos altamente porosos con una gran variedad de composiciones”, comenta Cabot.

“Como ejemplo del gran potencial de la sustitución galvánica –prosigue– estaría la fabricación de baterías de ion litio con mayor capacidad especifica y mejor estabilidad, dos ventajas asociadas a la gran porosidad de los nanocompuestos producidos mediante este nuevo mecanismo”.

El galvanismo es la electricidad producida por una reacción química, y la corrosión galvánica, el proceso que se produce cuando un metal está en contacto eléctrico con otro en un medio húmedo. La reacción galvánica se aprovecha para generar el voltaje de las pilas y baterías, pero la nueva técnica supone toda una novedad.

En la actualidad los mecanismos que se usan para modificar la composición de nanocristales en solución permiten incorporar, extraer o intercambiar de forma muy precisa átomos de nanocristales. Así se modifica su composición y propiedades, además de su rendimiento en dispositivos de conversión y almacenamiento de energía, entre otros.

El uso de múltiples mecanismos de transformación química permite producir una variedad casi ilimitada de nanoestructuras con composición controlada. Los científicos confían en que este extraordinario control ayude a diseñar y producir nanomateriales mucho más eficientes en campos tan diversos como catálisis, termoelectricidad, baterías, biotecnología o magnetismo.

Referencias bibliográficas:

Myung Hwan Oh et al.: "Galvanic Replacement Reactions in Metal Oxide Nanocrystals”; Maria Ibáñez y Andreu Cabot: "All Change for Nanocrystals". Science 340, 24 de mayo de 2013.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Algo huele a podrido en Islandia, pero ¿por qué ciertas personas no lo notan?

Lejos de ser un capricho, la preferencia o aversión a ciertos aromas está codificada en el material genético. Un equipo de científicos islandeses descubrió que las personas con una variante en un gen encuentran el olor a pescado putrefacto menos desagradable e intenso que otras.

OPINIÓN
El Nobel de Química 2020 deja una imagen inédita
Carmen Fenoll Comes

Por primera vez en la historia, dos mujeres comparten de manera exclusiva un premio Nobel de ciencias. Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna han recibido el de Química de 2020 por desarrollar “un método para la edición genética”, CRISPR. Esta es la historia de cómo dos investigadoras se encuentran en un congreso, hablan, se entienden, se ponen a trabajar juntas… y cambian el mundo.