Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nuevas pistas sobre el misterioso torreón de la ‘Pompeya vetona’

Parecían un montón de piedras más en el castro de Ulaca (Ávila) pero en los últimos años, con técnicas geofísicas y de fotogrametría aérea, investigadores de las universidades Politécnica y Complutense de Madrid han descubierto que posiblemente sean los restos de una antigua atalaya. Desde ella se pudo controlar este gran poblado vetón, aunque la localización privilegiada del edificio y su proximidad a manantiales también hace pensar en una función política y religiosa.

Este mes de julio ha comenzado una nueva campaña de excavaciones en el enigmático Torreón del castro de Ulaca (Solosancho, Ávila). / Proyecto Ulaca UCM

Los vetones, un pueblo prerromano de la Iberia Céltica famoso por sus verracos, a finales del siglo V a. C. levantaron asentamientos fortificados conocidos como castros u oppidum. Estos poblados generalmente ocupaban lugares altos estratégicos que, aunque tenían buenas condiciones defensivas naturales, se reforzaban con murallas, campos de piedras hincadas y fosos. 

Este mes ha comenzado una nueva campaña de excavación en uno de los más grandes de la península ibérica: el castro de Ulaca (Solosancho, Ávila), un ‘bien de interés cultural’ localizado a unos 1500 m de altitud en una extensa cumbre granítica que estuvo habitada a finales de la Edad del Hierro, entre el 300 y 50 a. C.  Algunos arqueólogos lo llaman la ‘Pompeya vetona’ porque sus restos quedaron ‘congelados’ justo antes de su abandono por el proceso de romanización.

El Torreón derruido del castro de Ulaca (Ávila) fue una posible atalaya para controlar el poblado y, por su posición privilegiada junto a manantiales, pudo tener una función política y religiosa, según sugieren los datos geofísicos y de fotogrametría aérea

Ahora el interés de los arqueólogos se centra en un enigmático edificio en ruinas que hasta hace unos años solo parecía un montón de piedras: el Torreón, de unos 14 x 10 metros de superficie y cuya antigua altura se desconoce. Está formado por bloques de granito de gran tamaño que lo diferencian claramente de las más de 250 estructuras domésticas repartidas por distintos puntos del poblado, y su entrada se abre hacia poniente.

Ulaca destaca sobre los otros asentamientos vetones por su gran superficie (más de 70 hectáreas), sus imponentes murallas, con más de 3.000 metros de longitud, y por albergar construcciones muy bien conservadas, algunas de ellas excepcionales en el mundo celta, como un santuario rupestre –con su famoso altar de sacrificios– así como una sauna iniciática semiexcavada en la roca, pero este torreón sigue siendo todo un misterio. 

¿Cuál fue su función? Para averiguarlo, investigadores de las universidades Politécnica (UPM), Complutense (UCM) y Rey Juan Carlos de Madrid, de Salamanca y Vigo, junto a la italiana de Salerno y el Politécnico de Turín han utilizado técnicas tanto fotogramétricas aéreas, empleando la cámara de un dron y el posicionamiento global de navegación por satélite (GNSS), como geofísicas, mediante el uso del georradar y magnetómetros. 

Técnicas utilizadas para investigar el Torreón de Ulaca y ortofoto del edificio. / Maté-González et al./Sensors

Los resultados, publicados en la revista Sensors, ofrecen valiosa información de la superficie y el subsuelo donde se asentó el torreón y han permitido elaborar modelos en 3D, ayudando a evaluar hipótesis sobre su posible funcionalidad que se vienen planteando desde el descubrimiento del yacimiento a finales del siglo XIX. 

Por una parte, con la ayuda de sistemas de información geográficos (SIG), se ha verificado por primera vez la efectividad del Torreón como posible atalaya destinada al control interno y externo del poblado, mediante la realización de un análisis de cuencas visuales. 

Por otra, con el georradar se han descubierto importantes construcciones enterradas alrededor de la edificación, y con la magnetometría se han localizado fracturas en el subsuelo granítico que explican los diferentes manantiales existentes en la zona. 

En la zona ‘noble’ del poblado junto a manantiales

“El Torreón fue erigido en la zona más privilegiada del oppidum desde el punto de vista hídrico, el único rincón donde en verano los manantiales siguen proporcionando agua y los pastos se mantienen verdes”, explica el coautor Miguel Ángel Maté de la UPM, “y eso, junto al hecho de encontrarse rodeado de otras estructuras, en algunos casos de gran tamaño, contribuye a vislumbrar la importancia de esta zona del asentamiento y esta edificación singular, que pudo cumplir alguna función político-religiosa”. 

Según los autores, este estudio ayudará a la campaña de excavación que actualmente lideran arqueólogos de la UCM en el Torreón, así como a otros estudios e intervenciones que se realicen en el futuro. Cuando se pueda volver a celebrar la fiesta de la Luna Celta, que antes de la pandemia animaba cada verano a cientos de personas a subir al castro de Ulaca, es muy probable que se conozcan nuevos datos sobre este enigmático edificio vetón.

Referencia: 

Miguel Ángel Maté-González, Jesús R. Álvarez-Sanchís et al. “Towards a Combined Use of Geophysics and Remote Sensing Techniques for the Characterization of a Singular Building: ‘El Torreón’ (the Tower) at Ulaca Oppidum (Solosancho, Ávila, Spain)”. Sensors, 2021. 

Este trabajo ha sido posible gracias a fondos públicos para la investigación: AVATAR Project - Marie Skłodowska-Curie, H2020-MSCA-IF- 2019 (convenio de subvención ID: 894785; proyecto AVATAR); Gobierno de España (Proyecto Europeo PCIN-2015-022); Gobierno de España (Proyecto Nacional HAR2015-65994-R); Diputación Provincial de Ávila; Institución Gran Duque de Alba (Ayudas a la investigación sobre temas abulenses, convocatoria 2019).

Fuente:
UPM
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Una tablilla babilónica muestra el ejemplo de geometría aplicada más antiguo del mundo

Mil años antes de que naciera Pitágoras, en la Antigua Babilonia ya se trazaban triángulos y ternas pitagóricas para delimitar las tierras. Así lo confirma una pieza de arcilla de hace 3.700 años redescubierta en un museo de Estambul (Turquía) por un matemático australiano.

Una lámina de plomo con inscripciones íberas hallada en un antiguo poblado de Valencia

Muchas de las hojas de plomo con textos ibéricos proceden de expolios, pero investigadores de las universidades de Valencia y Barcelona han examinado una localizada en la excavación reglada del Pico de los Ajos (Yátova). Aunque la lengua íbera sigue sin poder traducirse, en este caso se ha podido identificar con bastante seguridad el nombre del autor del escrito o quien lo encargó: Tořaibeleś.