Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nuevo método para la preparación de antimoneno

Un equipo internacional liderado desde la Universidad Autónoma de Madrid e IMDEA Nanociencia ha innovado un proceso de preparación limpio de antimoneno, un compuesto formado por átomos de antimonio. El resultado es un nuevo material que supera algunos de los problemas de los materiales bidimensionales actuales.

Imagen de microscopía de fuerzas atómicas de una lámina de antimoneno con resolución atómica y su estructura superpuesta. / UAM

Los materiales bidimensionales son hoy en día una de las áreas científicas más activas. Además del grafeno, materiales laminares como el fósforo negro, de un solo átomo de espesor, están recibiendo una importante atención. Estos, a diferencia del grafeno, poseen una brecha energética intrínseca, es decir, se comportan como semiconductores, lo que les confiere unas propiedades excepcionales que podrán ser aprovechadas, entre otras, en aplicaciones electrónicas y optoelectrónicas.

Los científicos han innovado un proceso de preparación limpio que permite la obtención del material en grandes cantidades

El fósforo negro, sin embargo, es muy inestable en presencia de oxígeno y agua, lo cual limita el desarrollo de sus aplicaciones. Por tanto, hoy uno de los principales caballos de batalla en el campo de los materiales bidimensionales se centra en el descubrimiento de materiales análogos al grafeno, con comportamiento semiconductor y que además sean estables en condiciones atmosféricas.

A comienzos de 2015, un material bidimensional consistente exclusivamente en átomos de antimonio, al que se denominó antimoneno, fue predicho teóricamente, mostrando una extraordinaria brecha energética que lo convertía en un candidato ideal para numerosas aplicaciones.

En un trabajo reciente, científicos españoles y alemanes liderados por Félix Zamora, de la Universidad Autónoma de Madrid (IFIMAC) y el instituto IMDEA Nanociencia, y por Gonzalo Abellán, de la Universidad de Erlangen-Nuremberg (Alemania), consiguieron aislar antimoneno altamente estable.

Con este trabajo, publicado en Angewandte Chemie International Edition, los científicos han innovado un proceso de preparación escalable y limpio, que requiere mezclas de alcoholes y agua, y que permite la obtención del material en grandes cantidades.

“Este método de preparación representa un paso muy importante para poder desarrollar la investigación en este asombroso material, y así poder descubrir si las expectativas que ha generado pueden verse reflejadas en aplicaciones reales”, asegura Zamora.

Referencia bibliográfica:

Carlos Gibaja, David Rodriguez-San-Miguel, Pablo Ares, Julio Gómez-Herrero, Maria Varela, Roland Gillen, Janina Maultzsch, Frank Hauke, Andreas Hirsch, Gonzalo Abellán and Félix Zamora. "Few-Layer Antimonene by Liquid-Phase Exfoliation". Angew. Chem. Int. DOI: 10.1002/anie.201605298.

Fuente: Universidad Autónoma de Madrid
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Grafeno para mejorar los cementos óseos de las prótesis

Las propiedades mecánicas y térmicas de los cementos con los que se fabrican las prótesis de hueso mejoran con la adición de óxido de grafeno, un material que también ayuda a reducir el calor generado al fusionar sus componentes. Así lo muestra una investigación realizada en la Universidad Politécnica de Madrid.

Un robot camaleón se camufla con el fondo en tiempo real

Investigadores coreanos han desarrollado una tecnología que permite a un robot cambiar inmediatamente el color de su piel según el que tenga debajo. La técnica se podría aplicar en el camuflaje militar o el desarrollo de prendas textiles inteligentes.