Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nuevo modelo para mejorar la eficiencia energética de los edificios

Científicos de la Universidad de Valladolid han creado un modelo estadístico que detecta anomalías y mejora la eficiencia energética de los edificios. El sistema se ha probado con éxito en numerosos hospitales públicos de Castilla y León con el objetivo de dotar a sus gestores de información que sirva para apoyar las decisiones sobre el consumo de energía.

La nueva metodología se ha probado con éxito en 14 hospitales públicos de Castilla y León, en colaboración con la Gerencia Regional de Salud. / Rubén Ojeda

Un grupo de investigadores de los departamentos de Ingeniería Eléctrica y Estadística e Investigación Operativa de la Universidad de Valladolid (UVa) ha desarrollado un modelo estadístico capaz de detectar anomalías y proponer mejoras en la eficiencia energética de los edificios. El fin último de esta metodología, que ha sido probada con éxito en un número elevado de hospitales públicos de Castilla y León, es dotar a los gestores de los edificios de información objetiva para apoyar las decisiones en torno al control del consumo de energía. El trabajo ha sido publicado en la revista Energy and Buildings.

El modelo mide dos tipos de parámetros relacionados con el consumo energético, unos de carácter constructivo y otros sobre la actividad del edificio

Como explican dos de los investigadores que han participado en el trabajo, Ángel Luis Zorita y Óscar Duque, el modelo diseñado mide dos tipos de parámetros relacionados con el consumo energético, unos de carácter constructivo –como los metros cuadrados totales del edificio, la superficie que requiere refrigeración, el número de camas, quirófanos o paritorios, etc.–, y otros referentes a la actividad propia del hospital, como el número de consultas especializadas que se realizan, consultas de urgencia, las camas ocupadas, el número de intervenciones quirúrgicas o el número de pruebas médicas que se practican, como las radiológicas-, variables a las que se une la temperatura.

“Incluimos toda la información que somos capaces de obtener de los hospitales y desarrollamos un modelo de consumo de energía eléctrica a partir de técnicas estadísticas. También definimos un índice de eficiencia que permite al administrador controlar y supervisar la evolución de las instalaciones y detectar posibles desviaciones", apuntan los investigadores, quienes en la actualidad, y en colaboración con la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León y el Ente Regional de la Energía (EREN), siguen trabajando sobre este modelo y han creado una aplicación en la que se monitorizan estos parámetros en tiempo real.

Conociendo los consumos de forma sistematizada, añaden, “se genera conocimiento útil a la hora de determinar dónde invertir para mejorar la eficiencia energética, por ejemplo, si es necesario implementar medidas de sustitución y control de la iluminación", explican los expertos, quienes aseveran que todos los sistemas relacionados con la climatización y la circulación del aire en los hospitales, que debe cumplir una estricta normativa, son los que tienen un mayor gasto energético, especialmente en verano.

Aplicación en otros edificios no residenciales

El origen de esta línea de investigación se encuentra en la colaboración establecida hace más de diez años entre la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León y el Departamento de Ingeniería Eléctrica de la UVa, a través de un convenio y de distintos contratos para la realización de estudios. En este tiempo, los investigadores han llevado a cabo diversos trabajos relacionados con los consumos energéticos en los hospitales públicos, apoyando a la Administración autonómica en el aspecto técnico.

Aunque el modelo se ha aplicado a los 14 hospitales públicos de Castilla y León, los investigadores subrayan que la metodología diseñada es genérica y que por tanto podría aplicarse a otros conjuntos de edificios no residenciales como fábricas, centros educativos o edificios de la universidad, para comparar objetivamente el rendimiento energético de todas las instalaciones bajo la responsabilidad del mismo gestor y tomar medidas si fuera necesario.

Según sus creadores, la metodología implementada es especialmente relevante debido a que no se ha localizado en la literatura ningún otro modelo de estas características.

En este estudio también han participado los investigadores Miguel A. Fernández Temprano y Luis Ángel García Escudero, del departamento de Estadística e Investigación Operativa de la UVa. En la misma línea de investigación de eficiencia energética en hospitales, el equipo español colabora activamente con las universidades mexicanas de Querétaro y Guanajuato, con las que intercambian personal investigador.

Referencia bibliográfica:

Zorita, A. L., Fernández-Temprano, M. A., García-Escudero, L. A., y Duque-Pérez, O. (2016). “A statistical modeling approach to detect anomalies in energetic efficiency of buildings". Energy and Buildings 110, 377-386. doi:10.1016/j.enbuild.2015.11.005

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Una plataforma estudiará los factores ambientales asociados a la pandemia

Un equipo internacional de científicos, liderado por la Universidad de Granada, ha desarrollado la primera plataforma del mundo que integra información de la COVID-19 con la de factores ambientales y meteorológicos. Esta herramienta ayudará a entender el efecto que las variables ambientales, como la temperatura, la humedad o los niveles de contaminantes, pueden tener en la pandemia.

Alt de la imagen
Una diminuta cámara robótica permite ver como un insecto

Instalada a bordo de escarabajos vivos, protagonistas del #Cienciaalobestia, una cámara inalámbrica y ultraligera permite capturar imágenes en primera persona del mundo de los insectos a muy pequeña escala. Esta tecnología, que logra grabar durante dos horas de forma continua, se podría aplicar para ampliar la visión en el campo de la navegación y la comunicación.