Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nuevos determinantes implicados en el desarrollo de hígado graso no alcohólico

Un nuevo estudio demuestra como la deficiencia del receptor PPARb/d y la hormona FGF21 podrían favorecer el desarrollo de esteatosis hepática. Este trastorno, más conocido como enfermedad del hígado graso no alcohólico, es la alteración hepática más común. Los resultados se han publicado recientemente en Molecular Metabolism.

Fotografía microscópica mostrando un hígado graso. / Wikipedia

Un nuevo estudio realizado por Manuel Vázquez Carrera, investigadora del CIBERDEM y la Universidad de Barcelona, ha permitido descubrir nuevos determinantes implicados en el desarrollo de la enfermedad del hígado graso no alcohólico, la alteración hepática más común y cuya incidencia ha alcanzado proporciones epidémicas en el mundo.

Esta patología incluye alteraciones hepáticas que van desde una acumulación excesiva de triglicéridos en el hígado hasta la esteatohepatitis no alcohólica

Esta patología incluye un amplio abanico de alteraciones hepáticas que van desde una acumulación excesiva de triglicéridos en el hígado (esteatosis hepática) hasta la esteatohepatitis no alcohólica.

Los científicos han demostrado que el receptor de las lipoproteínas de muy baja densidad (VLDLR), que desempeña un importante papel en el desarrollo de la esteatosis hepática, es regulado por el receptor PPARb/d y por la hormona FGF21.

Utilizando diferentes modelos celulares y animales, los autores demuestran que la deficiencia PPARb/d y de FGF21 favorecen el aumento de los niveles de VLDLR y el consiguiente desarrollo de esteatosis hepática.

Asimismo, en biopsias hepáticas de pacientes con esteatosis hepática observaron un aumento de los niveles de VLDLR que iba acompañado de menores niveles y actividad de PPARb/d. En conjunto, estos datos sugieren que la modulación de PPARb/d o FGF21 podrían ser estrategias terapéuticas para el tratamiento de la esteatosis hepática regulando los niveles de VLDLR.

El estudio, cuyos resultados se han publicado recientemente en Molecular Metabolism, se ha realizado en colaboración con investigadores CIBERDEM de varias instituciones Ángela M. Valverde (IIBM UAM-CSIC), Joan Carles Escolà-Gil y Francisco Blanco-Vaca (Hospital Sant Pau) entre otros, además de investigadores del grupo CIBEROBN de Francesc Villarroya (UB), y otros grupos liderados por Walter Wahli y Reza Zali.

Referencia bibliográfica:

Hepatic regulation of VLDL receptor by PPARβ/δ and FGF21 modulates non-alcoholic fatty liver disease. Zarei M, Barroso E, Palomer X, Dai J, Rada P, Quesada-López T, Escolà-Gil JC, Cedó L, Zali MR, Molaei M, Dabiri R, Vázquez S, Pujol E, Valverde ÁM, Villarroya F, Liu Y, Wahli W, Vázquez-Carrera M. DOI: 10.1016/j.molmet.2017.12.008

Fuente: CIBERDEM
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Descrita una proteína como potencial diana para vacunas contra la leishmaniosis

Un equipo liderado por la Universidad Complutense de Madrid ha identificado el mecanismo por el que el parásito Leishmania evita ser detectado: a través de la proteína SHP-1, responsable de funciones celulares básicas. Este hallazgo sitúa a dicha enzima como posible diana terapéutica para el desarrollo de vacunas contra la enfermedad.

Desarrollado un organoide que reproduce el corazón embrionario

Científicos de Suiza han utilizado organoides –órganos en miniatura cultivados en el laboratorio– para reproducir las primeras etapas del desarrollo del corazón. Este modelo pionero, publicado en Cell Stem Cell, podría usarse en el futuro para detectar los factores que intervienen en las enfermedades cardíacas congénitas.