Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Personas y robots colaboran en la inspección de aviones

El centro tecnológico vasco IK4-TEKNIKER lidera el proyecto europeo CRO-INSPECT, que busca mejorar la inspección de los alerones del avión mediante robótica colaborativa y técnicas de ultrasonidos. Estas técnicas permiten detectar defectos en áreas del componente que son difíciles de ver y acceder.

Un robot inspecciona los alerones de un avión. / IK4-TEKNIKER

La introducción de materiales compuestos en la industria aeronáutica con la misión de fabricar aeronaves más ligeras, menos contaminantes y con mayor eficiencia energética, exige la puesta en marcha de sofisticadas técnicas de inspección de materiales o piezas para detectar sus fallos mediante inspección no destructiva.

Con el objetivo de mejorar estos procesos, el centro tecnológico IK4-TEKNIKER lidera el proyecto europeo CRO-INSPECT, para mejorar la inspección de los alerones del avión, incorporando tecnología robótica y técnicas avanzadas de ultrasonidos. La inicativa se centra en los requisitos planteados por SAAB, empresa fabricante de componentes de aeronáutica.

En la actualidad, los rigurosos requisitos de calidad de la industria aeronáutica implican una inspección del 100% de las piezas que se fabrican, repercutiendo en índices de fiabilidad, eficiencia y coste.

Las técncias permiten detectar defectos en áreas del componente que son difíciles de ver y acceder

Este proyecto, que arrancó en septiembre de 2016 y finalizará en agosto de 2019, propone la creación de un entorno híbrido de trabajo en el que personas y robots trabajen en colaboración en las tareas de inspección, aplicando avanzadas técnicas por ultrasonido mediante ondas guiadas. Estas técnicas permiten detectar defectos en áreas del componente que son difíciles de ver y acceder.

Control de la plataforma robótica

Además de IK4-TEKNIKER, el proyecto está integrado por IK4-LORTEK y la empresa TECNATOM, especializada en servicios de inspección e integridad estructural de componentes.

Los participantes están desarrollando distintos componentes tecnológicos para el control de la plataforma robótica, la seguridad y la inspección. El resultado final será una solución de inspección colaborativa segura, con un flujo de trabajo entre técnico y robot para conseguir una inspección fiable y eficiente del alerón.

Con unos resultados esperados de hasta un 40% en la reducción de los ciclos de verificación, los participantes cuentan con una financiación de 350.000 euros procedente de la Unión Europea.

Fuente: IK4-TEKNIKER
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Robert Langer, catedrático de ingeniería química en el MIT
“No desarrollen nada por dinero, sino por el impacto que tendrá en la sociedad”
Cristina Sáez

Langer, que cuenta con más de 1.400 patentes, 1.500 artículos científicos y unos 220 premios, entre ellos el Charles Stark Draper –el ‘Nobel’ de los ingenieros–, ayudó a crear la biotecnológica Moderna, que ha desarrollado una vacuna de ARN con la que ya se han comenzado a inmunizar cientos de miles de personas en Occidente. Precisamente, la tecnología que usa Moderna y el suero de Pfizer/BioNTech se basa en las nanopartículas que desarrolló este científico hace 40 años.

Nuevo dispositivo para realizar biopsias guiadas en tiempo real

Las ecografías permiten ‘ver’ estructuras internas del cuerpo mediante ultrasonidos y las imágenes gamma proporcionan información metabólica a partir de radiotrazadores inyectados en los pacientes. Ahora investigadores del Instituto de Física Corpuscular han desarrollado un prototipo que combina ambas técnicas para mejorar la precisión de las biopsias y personalizar el tratamiento de cualquier tipo de cáncer.