Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Posibles biomarcadores de pronóstico para la enfermedad de Chagas

Investigadores españoles han descrito patrones patológicos comunes a todos los genotipos del parásito que causan chagas. Estos resultados, publicados en Scientific Reports, pueden mostrar mejor la fisiopatología de dicha patología, así como a mejorar su diagnóstico y el seguimiento de los pacientes. En aproximadamente un 30% de los casos, la enfermedad se convierte en crónica.

Niños bolivianos observan un triatonimo, insecto responsable de la transmisión de la enfermedad de Chagas. / Efe

Científicos del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, centro mixto de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y el CSIC, han demostrado la existencia de patrones patológicos comunes a todos los genotipos del parásito que causan la enfermedad de Chagas. Estos resultados pueden ayudar a comprender mejor su fisiopatología y optimizar su diagnóstico y seguimiento de los pacientes.

Existen al menos seis variedades del parásito Trypanosoma cruzi capaces de desarrollar chagas en humanos. Hasta ahora se planteaba la hipótesis de que esta variedad genética podría ser la causa de las distintas patologías asociadas (cardíacas, digestivas o ambas). Sin embargo, un trabajo reciente, publicado en Scientific Reports, ha demostrado que los distintos genotipos del parásito producen los mismos patrones patológicos.

Estos resultados son importantes porque podrían definir biomarcadores de pronóstico para predecir en la etapa inicial de la enfermedad si un paciente va a desarrollar trastornos importantes en el futuro.

En la etapa inicial, la enfermedad presenta síntomas parecidos a la gripe e inflamación en el lugar de la picadura del insecto vector (hematófagos, o que se alimentan de sangre, como el chinche). Luego transcurre un periodo donde los pacientes permanecen asintomáticos y que puede durar décadas.

El chagas no tiene un tratamiento demostrado. Tras Estados Unidos, España es el país no-endémico donde más casos se han detectado

En aproximadamente un 30% de los casos, la enfermedad se convierte en crónica, dando lugar a la posible aparición de megavísceras: agrandamiento patológico del corazón (cardiomegalia), del esófago (megaesofago) o del colon (megacolon).

Diversas respuestas inmunológicas frente a las cepas

El trabajo estudió las características fisiopatológicas del chagas en un sistema de modelo infeccioso de ratón mediante el uso de cepas de T. cruzi genéticamente diversas, proporcionando una descripción en conjunto de la infección experimental.

“Analizamos múltiples parámetros para reunir e integrar un gran número de marcadores en las fases aguda y crónica de la enfermedad”, aseguran los autores, pertenecientes al Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, centro mixto de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y el CSIC.

El análisis estadístico multidimensional mostró con precisión que la combinación de parámetros predice la fase de infección, la cepa infectante y la presentación clínica de la enfermedad.

“No obstante –detallan los autores– mientras que una combinación de factores permite la identificación de la cepa infectante, algunos patrones se conservan durante la fisiopatogenia de la enfermedad de Chagas en todas las cepas de T. cruzi, a pesar de su diversidad genética”.

El chagas es una enfermedad desatendida que no tiene un tratamiento demostrado y para la que no existe vacuna. Tras Estados Unidos, España es el país no-endémico donde más casos se han detectado. En Latinoamérica afecta a cerca de siete millones de personas. Encontrar biomarcadores de pronóstico para esta enfermedad es un reto importante de la medicina actual.

Referencia bibliográfica:

Santi-Rocca J, Fernandez-Cortes F, Chillón-Marinas C, González-Rubio ML, Martin D, Gironès N, Fresno M. A multi-parametric analysis of Trypanosoma cruzi infection: common pathophysiologic patterns beyond extreme heterogeneity of host responses. Sci Rep. Doi: 10.1038/s41598-017-08086-8.

Fuente: UAM
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los estudios sobre la covid-19 olvidan la importancia del sexo en la respuesta a la infección

Un artículo publicado hoy en la revista Science analiza las diferencias en las respuestas inmunitarias a la hora de enfrentarse a la covid-19 en función del sexo biológico. Este fenómeno no es exclusivo del coronavirus, pero la pandemia pone de manifiesto la necesidad de entenderlo mejor.

Una vacuna de ARN mensajero consigue tratar la esclerosis múltiple en ratones

Los tratamientos actuales contra la esclerosis múltiple pueden causar una supresión inmunitaria y efectos secundarios, como un mayor riesgo de infecciones. Un nuevo estudio en ratones muestra cómo una vacuna de ARN mensajero, como las que se utilizan para la covid-19, retrasó la aparición y redujo la gravedad de la enfermedad.