Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Primera imagen del sobrevuelo doble en Venus

Entre los días 9 y 10 de agosto, las naves Solar Orbiter y BepiColombo de la Agencia Espacial Europea han tomado impulso gravitatorio en Venus hacia sus destinos. Es una oportunidad única para tomar imágenes y observar el planeta desde dos puntos distintos.

Imagen de Venus tomada por una de las cámaras de BepiColombo poco después de su máximo acercamiento al planeta. / ESA/JAXA

En su viaje hacia sus objetivos finales, tanto Solar Orbiter —que monitorizará los polos del Sol— como BepiColombo —que estudiará Mercurio— deben perder un poco de energía orbital para adentrarse hacia el interior del sistema solar, y el influjo gravitatorio de Venus ayuda en esta maniobra.

El sobrevuelo doble ocurrió, respectivamente, este 9 y 10 de agosto, lo que ha ofrecido una oportunidad única para observar el entorno del planeta desde dos lugares inusuales al mismo tiempo.

Plano esquematico de la maniobra orbital de ambas misiones en el planeta Venus. / ESA

El equipo de la misión BepiColombo ya ha publicado una foto del fugaz encuentro de la nave espacial con Venus, y en los próximos días se esperan más.

La primera imagen, en blanco y negro y con una resolución de 1024x1024 pixeles, fue tomada a las 15:57 h (hora peninsular española) por la cámara de monitorización 3 del módulo de transferencia, cuando se encontraba a 1.573 km de la superficie, unos minutos después de alcanzar su máximo acercamiento al planeta, a tan solo 552 km.

La nave BepiColombo ha facilitado su primera foto de Venus al sobrevolar el planeta este 10 de agosto camino de Mercurio. Un día antes lo hizo la misión Solar Orbiter.

La reciente maniobra es la segunda de BepiColombo en Venus, y la tercera de las nueve que realizará a lo largo de su misión. La siguiente será en su planeta objetivo, Mercurio, a donde llegará entre el 1 y el 2 de octubre de 2021.

Esta misión, fruto de la colaboración entre la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Japonesa (JAXA), necesita de varios sobrevuelos por la Tierra, Venus y el propio Mercurio para adecuar su órbita al planeta contra el inmenso tirón gravitacional del Sol.

Por su parte, Solar Orbiter es una misión liderada por la ESA desarrollada conjuntamente con la NASA. La nave ha visitado Venus el 9 de agosto a las 6:42 h, con un máximo acercamiento al planeta fijado en 7.995 km.

Durante su misión, se ayudará de la gravedad del planeta para ir acercándose progresivamente al Sol mientras irá cambiando su orientación orbital para salir del plano de la eclíptica —la línea imaginaria que une a todos los planetas en un mismo plano— con el objetivo de estudiar por primera vez los polos solares.

Fuente:
ESA
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
La meseta del Tíbet se une al club de los mejores lugares de la Tierra para la observación astronómica

Astrónomos de China han comprobado que las montañas tibetanas que rodean Lenghu, una ciudad al oeste del país, presenta unas condiciones ideales para instalar telescopios de última generación. La calidad de su cielo es comparable a la de otros lugares de referencia como las cumbres de Hawái (EE UU), el desierto de Atacama (Chile) o la isla de La Palma en España.

Uchuu, la simulación más exacta y completa del universo

Una nueva creación virtual ofrece de forma gratuita la posibilidad de avanzar y retroceder en la historia del universo, permitiendo así estudiar su evolución y plantear escenarios concretos, como la colisión pasada de agujeros negros. El avance, en el que participa el CSIC y el Centro de Supercomputación de Galicia, se ha logrado con el superordenador japonés ATERUI II, el más potente del mundo.