Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Congreso de la Federación Europea de Sociedades de Neurociencia (FENS)

Ratones desmemoriados por estimulación eléctrica

Un sueño del ser humano es eliminar los recuerdos traumáticos. Un equipo español ha conseguido borrar temporalmente la memoria de roedores a corto y largo plazo mediante señales eléctricas aplicadas en varias zonas del cerebro.

SINC І Barcelona
16/7/2012 17:55 CEST

Activando eléctricamente la corteza cerebral y el hipocampo del ratón se puede alterar la memoria a corto y largo plazo. Imagen: CdePaz

Jose María Delgado, científico de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y una de las figuras de la neurociencia española, ha logrado interrumpir por primera vez y de manera temporal la recuperación de la memoria en ratones vivos mediante estimulación eléctrica.

Hoy ha presentado este estudio, publicado en la revista Learning Memory, en el octavo congreso de la Federación Europea de Sociedades de Neurociencia (FENS).

El cerebro humano y el de la mayoría de mamíferos tiene dos tipos de memoria. Una funciona a corto plazo y sirve para aprender secuencias motoras como cocinar un plato a partir de una receta, “o para recordar un número de teléfono el tiempo justo para teclearlo”, ha explicado Delgado a SINC. Otra opera a largo plazo y sirve, por ejemplo, para aprender por asociación de estímulos.

El equipo de Delgado ha demostrado que activando eléctricamente dos zonas del cerebro de ratón, la corteza cerebral y el hipocampo, se puede alterar la memoria a corto y largo plazo, de manera independiente.

Sobre la aplicación de estos resultados en personas, Delgado es cauteloso: “Por ahora solamente estamos comprendiendo cómo aprenden los ratones”.

“Por ahora solamente estamos comprendiendo cómo aprenden los ratones”

Borran temporalmente la memoria a corto plazo

En su estudio, los científicos del equipo de Delgado identificaron que las neuronas ubicadas en la corteza media prefrontal eran las que tenían actividad eléctrica cuando los ratones llevaban a cabo una tarea que implicaba la memoria de trabajo: aprender y recordar que, si presionaban una palanca, caía comida en un recipiente.

Mediante estímulos eléctricos cortos y breves, los investigadores interrumpieron repetidas veces la actividad de estas neuronas y observaron que, entonces, los ratones olvidaban que tras presionar la palanca recibían comida, y no iban a buscarla.

Al estimular otra zona del cerebro relacionada con el refuerzo positivo, el núcleo accumbens, “los ratones tampoco comían, pero esto no se debía a que olvidaran, sino a que ya obtenían el placer con solo apretar la palanca”, ha aclarado Delgado durante su ponencia.

En este experimento también había roedores que observaban como los otros realizaban la tarea y entonces aprendían mucho más rápido. “El hecho de que los ratones sean capaces de aprender por imitación como lo hacen los primates abre las puertas al estudio de modelos animales con déficits cognitivos humanos creados en ratones modificados genéticamente", ha afirmado el experto.

A algunos de los animales observadores se les estimuló eléctricamente el córtex frontal y entonces les resultó mucho más difícil que al resto aprender la tarea. En cambio, a los que se les estimuló el núcleo accumbens, lo hicieron mucho más rápido.

Delgado piensa que para llegar a entender el funcionamiento del cerebro es necesario investigarlo en su totalidad, no como la suma de piezas independientes: “Tenemos que aprender mientras el animal está aprendiendo, ni antes ni después”.

El vínculo entre estímulo y consecuencia queda roto

En otra serie de experimentos, los científicos lograron borrar el recuerdo que depende del hipocampo, una zona en la base del cerebro rodeada por circuitos que procesan emociones y que es necesaria para recordar la relación entre un estímulo y su consecuencia. Esta región se activa para recuperar recuerdos del pasado. “Hoy por hoy, no se sabe dónde se ‘almacenan’ los recuerdos, pero sí se ‘localizan’ en el hipocampo cuando se evocan y se traen a la conciencia”, ha comentado Delgado.

“Hoy por hoy, no se sabe dónde se ‘almacenan’ los recuerdos, pero sí se ‘localizan’ en el hipocampo cuando se evocan y se traen a la conciencia”

Mediante técnicas de farmacogenética y electrofisiología, los investigadores impidieron que los animales recordaran la asociación entre dos estímulos que habían aprendido previamente.

Además, en uno de los ensayos observaron que tras la estimulación eléctrica del giro dentado, que está en el hipocampo, los animales no solo no recordaban, sino que sus neuronas no se comunicaban de una manera normal. No se producía la potenciación a largo plazo, “que es un fenómeno clave para el aprendizaje y la memoria”, ha dicho Delgado.

Estos resultados abren nuevas posibilidades para el tratamiento de trastornos mentales producidos por recuerdos episódicos traumáticos, ha señalado Delgado. Si se avanza más en el estudio de estos mecanismos, en el futuro, según él, se podrían "crear herramientas clínicas para borrar recuerdos no deseados de forma selectiva".

Referencia Bibliográfica:

Jurado-Parras MT, Gruart A, Delgado-García JM. “Observational learning in mice can be prevented by medial prefrontal cortex stimulation and enhanced by nucleus accumbens stimulation”. Learn Mem. 2012 Feb 21;19(3):99-106. doi: 10.1101/lm.024760.111.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La baja sincronía de un pequeño número de especies vegetales favorece la estabilidad en los ecosistemas del mundo

Científicos de más de 20 centros de investigación han analizado a escala global los distintos factores que intervienen en la estabilidad de las comunidades vegetales. En ecología, el concepto de estabilidad se refiere a la respuesta frente a los cambios, que hace posible la coexistencia de las especies a lo largo del tiempo.

Crear paisajes menos inflamables reduciría hasta un 50% el área quemada en los próximos 30 años

Un estudio colaborativo entre España y Portugal ha comprobado con modelos matemáticos que, si se cambia el tipo de paisaje, modificando la vegetación y promoviendo actividades agrícolas de alto valor natural, se reducen drásticamente las zonas quemadas.