Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Recuperan una técnica de 1935 para investigar el cáncer en moscas

Científicos del IRB Barcelona publican los detalles de una metodología antigua de trasplante de tejidos en Drosophila melanogaster, una técnica de 80 años de antigüedad que estuvo a punto de caer en el olvido a finales del siglo XX. El método permite trasplantar tejidos de larvas a moscas adultas para estudiar el crecimiento tumoral y otros procesos biológicos de interés biomédico como la regeneración de tejidos.

Drosophila Melanogaster Protocols. / Wikipedia

En 2002, Cayetano González, jefe del grupo de División Celular en el Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona), se encontró con un problema técnico para estudiar el crecimiento tumoral en las moscas del vinagre. En Drosophila, los tumores malignos crecen sin límite y matan al individuo. La solución podía pasar por el trasplante de tumores, un ensayo habitual en la investigación del cáncer en mamíferos, incluido el cáncer humano, que consiste en trasplantar el tumor a ratón.

La técnica, desarrollada en 1935, se usó mucho en las décadas siguientes, pero cayó en desuso y prácticamente desapareció a finales del siglo pasado

Con casi un siglo de estudios con la mosca, cabía esperar que entre la batería de técnicas desarrolladas para investigar con Drosophila, había una para el trasplante de tejidos. “Y en efecto así fue, pero los artículos metodológicos eran escasos e incompletos, con lo que reproducir la técnica en el laboratorio se hacía extremadamente complicado”, detalla el profesor González.

La técnica, desarrollada en 1935, se usó mucho en las décadas siguientes, pero cayó en desuso y prácticamente desapareció a finales del siglo pasado. “El caso es que en 2002 sólo un número muy reducido de investigadores en todo el mundo poseía este valiosísimo conocimiento”, explica González.

Sala de moscas Drosophila Melanogaster del IRB Barcelona, centro donde se ha llevado a cabo el estudio publicado en Nature Protocols. / Marta Pérez, IRB Barcelona

Sala de moscas Drosophila Melanogaster del IRB Barcelona, centro donde se ha llevado a cabo el estudio publicado en Nature Protocols. / Marta Pérez, IRB Barcelona

El profesor János Szabad de la Universidad de Szeged (Hungría) era de los pocos científicos que seguían usándola e invitó al investigador del IRB Barcelona a su laboratorio. A partir de entonces, González la ha aplicado para sus estudios con modelos de cáncer en moscas y su laboratorio ha acogido científicos de centros de Europa, EE UU, India y Australia para aprenderla.

Trasplantar tejidos de larvas a moscas adultas

El trabajo, publicado en Nature Protocols, describe este método que consiste en disecar el tejido de interés, cargarlo en una micro aguja de cristal construida a tal efecto e inyectarlo en una mosca adulta.

“En realidad es sencillo. No obstante, hay multitud de pequeños detalles, desde la construcción de la aguja hasta el cuidado de las moscas implantadas, que resultan fáciles de realizar cuando se aprenden de un experto pero muy difíciles de reproducir sin entrenamiento”, declara el profesor español.

En el estudio, González junto a Fabrizio Rossi, investigador postdoctoral del IRB Barcelona explican todos los materiales, equipos y métodos necesarios para implementar el protocolo de manera rápida y eficaz, con vídeos que muestran cada uno de los pasos.

“Ahora cualquier laboratorio de Drosophila en cualquier parte del mundo puede hacer uso de esta poderosa técnica”, dice González.

Referencia bibliográfica:

Rossi F, Gonzalez C. "Studying tumour growth in Drosophila using the tissue allograft method" Nature Protocols 10,1525–1534 (2015) doi:10.1038/nprot.2015.096

Fuente: IRB Barcelona
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Identifican por primera vez un gen que controla el número de flores en las leguminosas

Un equipo de investigadores españoles ha descubierto que un gen, denominado SUPERMAN, que en otros modelos vegetales determina el número de flores, también lo hace en las plantas leguminosas. El hallazgo aparece en portada de la revista The Plant Journal, abriendo la puerta a variedades más productivas

Crece rápido y muere joven: esto explica por qué predominaron los dinosaurios gigantes

Un tiranosaurio no pesaba más que unos kilos al nacer y era del tamaño de un perro, pero de adulto superaba con creces la tonelada y los 12 metros de longitud. Esta disparidad de cuerpos entre crías y adultos y el rápido crecimiento de los juveniles de megaterópodos, los dinosaurios carnívoros que pesaban más de mil kilos, pudo influir en la estructura y la baja diversidad de las comunidades de dinosaurios en general.