Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Se niega la existencia de un tipo de célula esencial para la formación de los vasos sanguíneos y el crecimiento del cáncer

El nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Helsinki, Finlandia, y de la Universidad de Standford, en EE UU, sugiere que un tipo de célula troncal, supuestamente fundamental para la formación de los vasos sanguíneos (angiogénesis) y para el crecimiento del cáncer, realmente no existe.

Proceso de la angiogénesis.

La angiogénesis es el proceso fisiológico que consiste en la formación de vasos sanguíneos nuevos a partir de los vasos preexistentes, un fenómeno normal durante el desarrollo embrionario, el crecimiento del organismo, las dolencias cardiovasculares, las patologías inflamatorias y la cicatrización de las heridas. También es un proceso fundamental en la transformación maligna del crecimiento tumoral.

Una creencia generalizada era que la angiogénesis tumoral y el crecimiento del cáncer dependen fundamentalmente de las células precursoras endoteliales en la circulación, movilizadas a partir de la médula ósea (MO). Los precursores endoteliales proporcionarían así un novedoso planteamiento convincente para bloquear la angiogénesis del tumor y curar el cáncer.

Por ello, el trasplante terapéutico de estas células troncales sería un planteamiento prometedor para restaurar la vascularización de los tejidos después de los acontecimientos isquémicos. En la actualidad se están desarrollando ensayos clínicos con humanos basados en las células precursoras endoteliales en la circulación.

La nueva teoría sobre la fuente de estas células endoteliales (CE) de la pared de los vasos sanguíneos, responsables del crecimiento vascular en adultos, es que una parte significativa y fundamental de las CE neovasculares se originan a partir de células troncales y progenitoras en la circulación, que se movilizan a partir de la MO, y posteriormente se diferencian para dar lugar a auténticas CE maduras que se incorporan a la vascularización.

El equipo de investigación de Petri Salvén de la Universidad de Helsinki, Finlandia, y el científico pionero en la investigación con células troncales, Irving Weissman de la Universidad de Stanford, California, han demostrado que las células precursoras endoteliales en la circulación realmente no existen, y que la angiogénesis y el crecimiento del cáncer no implican ni dependen de estas hipotéticas células troncales.

Un nuevo enfoque para la investigación

Mediante la utilización de modelos murinos de células endoteliales con genomas específicos y de las técnicas de imagen celular en tres dimensiones más modernas, han demostrado que la diferenciación endotelial no es una función típica de las células troncales derivadas de la MO, y que supone un raro acontecimiento, si es que realmente llega a producirse.

Sin embargo, los tejidos angiogénicos y tumorales contienen un gran número de células derivadas de la MO como los leucocitos ordinarios, que a menudo están muy cerca de las paredes de los vasos sanguíneos, y que pueden por lo tanto haber sido malinterpretadas como CE de la pared de los vasos sanguíneos en estudios anteriores que utilizaron tecnologías menos avanzadas.

Debido a esto, los investigadores se están centrando en nuevos planteamientos para curar el cáncer dirigiéndose a las células normales del organismo que proporcionan a los tumores sangre y nutrientes. “Nuestros resultados ayudarán a que los investigadores concentren sus esfuerzos en dianas moleculares y celulares que existan realmente”, afirmó Salvén, director del equipo de Helsinki.

“La experiencia de intentar publicar resultados que demuestran que una serie de compañeros investigadores han estado estudiando durante años células que no existen nos ha enseñado mucho", comentó Salvén. "Las cuestiones referentes a los sesgos en las publicaciones y a la falta de accesibilidad a los datos negativos se están haciendo cada vez más relevantes, tal y como se ha visto también recientemente en otras áreas de la medicina”.

Ref. bibliográfica:

Susanna Purhonen, Jarmo Palm, Derrick Rossi, Nina Kaskenpää, Iiro Rajantie, Seppo Ylä -Herttuala, Kari Alitalo, Irving L. Weissman, and Petri Salven. “Bone marrow-derived circulating endothelial precursors do not contribute to vascular endothelium and are not needed for tumor growth”. PNAS ABR 2008

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
El virus de Epstein-Barr podría ser la causa principal de la esclerosis múltiple

Un estudio realizado durante 20 años en más de diez millones de militares estadounidenses apunta a este virus del herpes que puede provocar la mononucleosis infecciosa como uno de los culpables, ya que multiplica por 32 el riesgo de sufrir esta enfermedad del sistema nervioso. Eso sí, por ahora no es posible demostrar directamente la causalidad.

Cómo se inicia el cáncer de ovario en las mujeres con más riesgo

En 2020 se diagnosticaron 313.959 casos de esta enfermedad en el mundo y 207.252 fallecieron. La elevada mortalidad se debe fundamentalmente al diagnóstico tardío. Un nuevo estudio permite predecir con muchos años de antelación qué mujeres con la mutación BRCA-1 desarrollará este tipo de tumor.