Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

¿Son fiables las ‘apps’ de cáncer de mama?

Un grupo de investigadores ha analizado 599 aplicaciones sobre cáncer de mama encontradas en las tiendas de Apple y Google y ha llegado a la conclusión de que la mayoría se desarrolla sin criterio médico. Los autores han observado distintos niveles de desinformación en estas ‘apps’, desde material de origen dudoso, que ofrece datos sobre la enfermedad sin citar la fuente, hasta indicaciones peligrosas.

La mayoría de las aplicaciones sobre cáncer de mama analizadas en el estudio no aclaran si en su elaboración han colaborado entidades sanitarias. / Pixabay

El cáncer mama afecta a más de 1,5 millones de mujeres cada año. En 2015 ocasionó 570.000 muertes, según datos de la Organización Mundial de la Salud. Con la generalización de los smartphones, han proliferado las apps sobre esta enfermedad, pero ¿se puede confiar en ellas? ¿Tienen algún rigor?

Un estudio liderado por Guido Giunti, investigador médico y asesor de la empresa sevillana Salumedia Tecnologías, ha analizado 599 apps de cáncer de mama disponibles en las tiendas de los sistemas iOS de Apple y Android. La principal conclusión, dice a Sinc, “es que la mayoría no cumple con los criterios básicos para que se pueda evaluar su fiabilidad”.

“La mayoría de estas aplicaciones no cumple con los criterios básicos para que se pueda evaluar su fiabilidad”, dice Guido Giunti

El autor subraya que el 80% de estas apps no cita la fuente de la que han extraído los datos que manejan. “Al desconocer de dónde ha salido la información no se puede validar, tal vez el desarrollador la haya sacado de Wikipedia o de lo que escuchó un día en la radio, no hay forma de saberlo”.

Además, solo una cuarta parte de ellas tiene algún tipo de advertencia o aviso sobre su uso. “Esto se traduce en que si una mujer tiene la enfermedad, experimenta algún síntoma o está preocupada y decide recurrir a una de estas apps, no va a encontrar nada en ellas que la oriente en la búsqueda de la ayuda adecuada”.

En la mayoría de estas aplicaciones “tampoco se informa sobre si ha habido colaboraciones con entidades sanitarias en su elaboración. Y, pese a que más de la mitad promueven tratamientos, no incluyen la recomendación de consultar con profesionales médicos”, añade.

Homeopatía y medicina ‘alternativa’

Los resultados del estudio, publicados en la revista International Journal of Medical Informatics, indican que la mayor parte de aplicaciones encontradas bajo el descriptor breast cancer (cáncer de mama) en las tiendas de Apple y de Google eran gratuitas y dirigidas a pacientes.

El tipo más común contenía información sobre la enfermedad y su tratamiento (30%) y el 19% trataba sobre su manejo. Los autores también observaron que el 15% abordaba temas de concienciación y sensibilización y que una de cada diez trataba sobre terapias con homeopatía y medicina ‘alternativa’.

apps cáncer de mama

Captura de varias aplicaciones de cáncer de mama / Google Play

Según Giunti, “hay distintos niveles de desinformación en estas apps de salud, desde material dudoso, que incluye datos sobre la enfermedad sin fuente, hasta indicaciones peligrosas como recomendar ayuno prolongado o sesiones de auto hipnosis para neutralizar el cáncer. Todo ello “nos lleva otra vez a la importancia que tiene que la información que se ofrece esté validada”, destaca.

El beneficio que ofrecen para las pacientes no es claro

Otros problemas detectados en las apps evaluadas son la falta de claridad en la información y las dificultades de usabilidad, con un interfaz confuso y poco intuitivo, y fundamentalmente, que el beneficio que ofrecen para el paciente no es claro.

Falta de control de calidad

“Es muy fácil darse cuenta que muchas no han tenido controles adecuados de calidad o que han sido hechas sin criterio médico. Las exigencias para desarrollar este tipo de aplicaciones deberían ser mayores”, comenta.

El trabajo también pone de relieve que casi todas estas apps han sido creadas por pymes y emprendedores. En opinión de Giunti, “en el futuro habrá cada vez más herramientas tecnológicas que formarán parte del repertorio sanitario. Es nuestro deber encontrar la forma de colaborar y lograr que ayuden de verdad a los pacientes para que se adecúen de la mejor forma posible a sus necesidades”, concluye.

Referencia bibliográfica:

G. Giunti, D.H. Giunta, Guisado-Fernandez, J.L. Bender, L. Fernandez-Luque. “A biopsy of Breast Cancer mobile applications: state of the practice review" (2018), doi:10.1016/j.ijmedinf.2017.10.022.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Nuevo ‘biofilmchip’ contra las infecciones bacterianas crónicas

Investigadores del Instituto de Bioingeniería de Cataluña han desarrollado un chip que, a partir de muestras de pacientes, permite crecer biopelículas bacterianas y analizar su susceptibilidad frente a diferentes antibióticos. Este dispositivo de diagnóstico sencillo y barato puede ayudar a encontrar tratamientos efectivos y personalizados contra infecciones de larga duración.

Muestran la eficacia de un páncreas artificial externo en pacientes con diabetes tipo 2

El pequeño dispositivo portátil consta de un sensor de glucosa, un algoritmo informático para calcular la dosis de insulina y una bomba para inyectarla. Se controla desde el teléfono móvil del paciente y ha sido desarrollado por un equipo de Reino Unido y Suiza. El sistema puede ser usado por enfermos que padecen tanto diabetes de tipo 2 como insuficiencia renal.