Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Tecnología en entornos urbanos para mejorar la calidad de vida en las ciudades

La Asociación al Cuidado de la Calidad de Vida (CVIDA) ha presentado esta mañana el estudio Barreras a la introducción de tecnología orientada a la calidad de vida de las personas en los entornos urbanos, realizado por el Instituto de Biomecánica (IBV). El trabajo abre un debate acerca de la conexión entre las posibilidades de aplicación de la tecnología en el ámbito urbano y la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, identifican sus necesidades y analiza las barreras como las inversiones elevadas o la dependencia de subvenciones con las que se han encontrado los gestores municipales al hacer uso de esta tecnología.

El estudio analiza las cuatro áreas de competencia municipal que, a priori, son más maduras para el uso de la tecnología con este fin: Movilidad y transporte, Infraestructuras, Medioambiente y Participación ciudadana. Foto: J. M Rodríguez

Para el director de Hábitat del IBV, Tomás Zamora, “con esta jornada se trata de que los fabricantes de tecnología vean el potencial que tienen los entornos urbanos y diseñen productos adaptados a las necesidades de los ciudadanos; para que esto sea posible deben conocer los problemas que se les presentan a los gestores municipales en esta materia”.

El estudio analiza las cuatro áreas de competencia municipal que, a priori, son más maduras para el uso de la tecnología con este fin: Movilidad y transporte, Infraestructuras, Medioambiente y Participación ciudadana. Sobre estas áreas se valoran las necesidades de los ciudadanos y las soluciones que podría ofrecer la tecnología.

Los agentes locales consultados en este estudio ven como barreras para introducir la tecnología en entornos urbanos la limitación de la libertad personal (en el caso, por ejemplo, de instalar cámaras en las calles), que representa una inversión elevada y los ayuntamientos dependen de la concesión de subvenciones, o que requiere un mantenimiento elevado y profesional.

Entre las aportaciones de la tecnología destacan la seguridad y la comodidad que ofrece a los ciudadanos, que permite optimizar los recursos municipales, que facilita información directa e inmediata, así como la posibilidad de avisar de incidencias en tiempo real y controlar las emergencias con mayor capacidad de prevención o intervención.

“A veces no se requieren grandes inversiones para mejorar la calidad de vida en nuestros municipios. Un ejemplo sencillo de cómo la tecnología aplicada al entorno urbano puede contribuir a mejorar la satisfacción de los ciudadanos lo tenemos en los paneles que indican el tiempo de espera en las paradas de autobús o las plazas libres en los aparcamientos, eliminando la incertidumbre entre los usuarios”, explica Tomás Zamora.

La jornada ha contado asimismo con el desarrollo de una mesa redonda sobre Tecnologías de futuro en el entorno urbano, en la que colaborarán representantes de destacadas entidades como el Ayuntamiento de Valencia, Grupo ETRA, FERMAX, y la Asociación Española de Parques y Jardines Públicos (AEPJP).

A la jornada han asistido gestores municipales del área de urbanismo, empresas prestadoras de servicios a los municipios, constructoras, empresas de domótica, urbótica y telecomunicaciones, y otros agentes relacionados con el urbanismo.

Fuente: Instituto de Biomecánica
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Un prototipo fotónico para ayudar a pacientes con COVID-19
SINC

Algunos parámetros sanguíneos se pueden medir de forma no invasiva con luz infrarroja. Aplicando esa propiedad, investigadores del instituto ICFO han desarrollado un biomarcador de la salud endotelial y microvascular destinado a personas ingresadas en la UCI por el coronavirus. El dispositivo se ha comenzado a probar en el antebrazo de pacientes del Hospital Parc Taulí y otros centros sanitarios de España y América.

Alt de la imagen
Nuevo test para COVID-19 con biochips usados en la búsqueda de vida en Marte

La tecnología de biochips que el Centro de Astrobiología lleva años desarrollando para la detección de vida en otros planetas se ha aplicado ahora en un ensayo serológico para detectar la COVID-19 a través de anticuerpos. En el proyecto colaboran otros centros de investigación españoles y el Hospital Central de la Defensa.