Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

¿Tengo un ataque de ansiedad? La pandemia provoca un récord de búsquedas en Google

Un nuevo estudio revela cómo el elevado número de búsquedas online sobre problemas de salud mental que los ciudadanos de EE UU han realizado durante los meses de máxima incidencia del coronavirus pone de manifiesto la necesidad de incrementar los servicios sanitarios del país.

Se estima que se han producido 3,4 millones de búsquedas sobre ansiedad o estrés durante la pandemia en EE UU. / Pixabay

Estudiar cómo afecta la pandemia de la COVID-19 a la salud mental de las personas, casi en tiempo real, es complicado. Más si cabe cuando ni el tiempo ni los recursos sobran. Sin embargo, las nuevas tecnologías ofrecen otras opciones. Un estudio publicado en la revista JAMA Internal Medicine ha monitoreado las búsquedas que los ciudadanos estadounidenses realizaron en Google en los últimos 16 años, desde enero de 2004 hasta mayo de 2020.

Tras recopilar los datos, el equipo de la Universidad de California en San Diego (UCSD), en colaboración con la Universidad Johns Hopkins, el Barnard College y el Instituto de Modelado de Enfermedades (IDM), ha descubierto un récord durante los meses de mayor incidencia del SARS-COV-2.

Durante los primeros 58 días de la pandemia de COVID-19 hubo un total estimado de 3,4 millones de búsquedas relacionadas con ansiedad aguda severa en Estados Unidos

“Búsquedas como ‘¿Estoy teniendo un ataque de pánico?’, ‘signos de ansiedad, ataque’ o ‘síntomas de ataque de ansiedad’ fueron las más altas en todo el periodo de estudio”, afirma Benjamin Althouse, epidemiólogo en el IDM. Según Althouse, “durante los primeros 58 días de la pandemia de COVID-19 hubo un total estimado de 3,4 millones de búsquedas relacionadas con ansiedad aguda severa en EE UU”.

“Los ataques de ansiedad son un problema de salud mental común que puede conducir a otros trastornos como la depresión. Son desencadenados por factores estresantes externos y son socialmente contagiosos, especialmente relevantes durante una pandemia”, apunta el trabajo.

Esta investigación debería servir para “incrementar los servicios de salud mental”, opina John W. Ayers, experto del Center for Data Driven Health de la UCSD y coautor del estudio. “Un ataque de pánico no debe tomarse a la ligera, ya que puede llevar a alguien a la sala de emergencias con dificultad para respirar, palpitaciones, dolor en el pecho y una intensa sensación de miedo”.

La emergencia nacional, detonante

El análisis de las búsquedas certificó que se alcanzaron los niveles más altos a partir del pasado 13 de marzo, momento de la declaración de emergencia nacional por parte del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Así, los mayores aumentos se detectaron entre el 16 de marzo y el 14 de abril, con una tendencia al alza del 17 %. Estos incrementos coincidieron temporalmente tanto con el despliegue de las directrices nacionales de distanciamiento social (16 de marzo) como con su prórroga (29 de marzo).

Los niveles más altos de búsquedas se alcanzaron a partir del 13 de marzo, momento de la declaración de emergencia nacional por parte de Donald Trump

De la misma forma, EE.UU. sobrepasó a China en número de casos reportados el 26 de marzo, los Centros de Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomendaron usar mascarillas el 3 de abril, y el país superó a Italia en cuanto al número de muertes el 11 de abril. No obstante, el trabajo indica que las búsquedas regresaron a sus niveles típicos a partir del 15 de abril.

“Puede llevar años comprender completamente las consecuencias sociales del COVID-19”, vaticina Adam Poliak, profesor en el Barnard College y coautor del estudio. “Es posible que descubramos que se necesitarán muchos más servicios integrales y nuestro enfoque rápido basado en datos podría usarse para enfocar y priorizar respuestas a esos impactos”, considera.

“Mientras los líderes políticos debaten dónde gastar los recursos para abordar las cargas de salud mental del coronavirus, la evidencia empírica puede garantizar que se asignen a las necesidades más urgentes”, añade Alicia L. Nobles, investigadora en el Center for Data Driven Health, perteneciente a la UCSD.

Referencia:

Ayers JW, Leas EC, Johnson DC, et al. "Internet Searches for Acute Anxiety During the Early Stages of the COVID-19 Pandemic". JAMA Intern Med (agosto, 2020)

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Veteranos negros e hispanos de EE UU duplican la probabilidad de los blancos de dar positivo en covid-19

Un estudio en militares retirados estadounidenses revela una desproporción de contagios de las minorías raciales y étnicas, incluso cuando se ajustan variables como los problemas previos, historial de medicamentos y tipo de residencia. Los autores creen urgente desarrollar estrategias para contener el virus en estas comunidades, cuyos determinantes sociales afectan a la salud.

Alt de la imagen
Un estudio confirma que el primer gato infectado con SARS-CoV-2 en España falleció por una patología grave

A principios de mayo se daba a conocer la muerte de Negrito, el primer gato infectado con SARS-CoV-2 en España y que sufría una cardiomiopatía hipertrófica felina. El equipo de investigación, que publica ahora los resultados de los análisis posteriores de la necropsia, confirma que el felino sufrió una infección aparentemente asintomática y que el virus no agravó su salud ni fue causa de su muerte.