Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Terapia celular frente a la necrosis avascular de la cabeza femoral

Un equipo del Hospital Universitario de Salamanca está iniciando un ensayo con células madre mesenquimales, habitualmente procedentes de médula ósea, como terapia frente a la necrosis avascular de cabeza de fémur. Esta degeneración del hueso de la pierna en la parte que va unido con la cadera acaba generando una artrosis cuya solución es la colocación de una prótesis. El objetivo de los científicos es que este tratamiento celular detenga el desgaste del fémur si es detectado a tiempo y así evitar las complicaciones posteriores.

Fermín Sánchez-Guijo, miembro del equipo de investigación del departamento de Hematología del Hospital Universitario de Salamanca. Foto: DiCYT.

"La necrosis avascular se caracteriza porque la cabeza del fémur, que es la que unida a los huesos ilíacos, se daña hasta el punto de que hay que llegar a quitarla y colocar una prótesis de cadera", ha explicado a DiCYT Consuelo del Cañizo, responsable del Laboratorio de Terapia Celular del Hospital Universitario, que tiene previsto iniciar esta nueva investigación con una decena de pacientes para comprobar la seguridad del tratamiento con células madre.

La necrosis avascular de la cabeza femoral se produce por la muerte de las células del hueso debido a que no hay una buena vascularización, es decir, que la sangre no llega correctamente a esta zona. Por eso, "queremos comprobar si con la aplicación de células madre mesenquimales la vascularización es mejor y se mueren menos células del hueso", indica la especialista.

Este ensayo pretende inyectar células mesenquimales cuando el hueso aún no se encuentre demasiado deteriorado. El estudio está aprobado ya por la Agencia Española del Medicamento, será dirigido por Fermín Sánchez-Guijo, arranca con el inicio de este año y se verá limitado a 10 pacientes porque, por el momento, el primer objetivo de esta investigación y de la mayoría de las terapias celulares que se están investigando en la actualidad es comprobar que se trata de una opción segura para los pacientes.

Detección precoz

Si las pruebas son satisfactorias, de cara al futuro podría servir para tratar casos que se detecten de forma precoz, de manera que aún se pueda salvar el hueso del fémur y no sean necesarias otro tipo de intervenciones, como la colocación de una prótesis en los casos en que haya derivado hacia la artrosis de cadera.

La necrosis avascular de cabeza femoral es una patología que puede aparecer entre los 40 y los 50 años y que se caracteriza por dolores súbitos e intensos. Aunque existen operaciones poco agresivas que pueden solventar el problema, en edades más avanzadas se produce un desgaste rápido que desemboca en la necesidad de recurrir a la prótesis de cadera.

Fuente: DICYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Este reloj epigenético predice la evolución clínica de los pacientes con cáncer

Saber cuánto se reproducen las células tumorales en el pasado para predecir el crecimiento futuro del cáncer y la progresión clínica de los pacientes, es el objetivo de un nuevo estudio liderado por expertos del Hospital Clínic y el IDIBAPS. Este avance supondría conseguir terapias más acordes con el riesgo biológico de dicho tumor.

Descubierto un gen crucial para el desarrollo del sarcoma de Ewing

El gen RING1B es clave para el desarrollo del sarcoma de Ewing, un tumor óseo maligno que se forma en el hueso o en el tejido suave y que afecta principalmente a los adolescentes y adultos jóvenes. El hallazgo abre la puerta al desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas.