Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un astrónomo aficionado detecta la primera galaxia difusa en el cúmulo Piscis-Perseo

Con la ayuda de un pequeño telescopio, Alessandro Maggi, un astrónomo aficionado, fotografió la galaxia Andrómeda II sin darse de cuenta de que en la instantánea aparecía también uno de los cuerpos más escurridizos del cosmos: una galaxia difusa. Un equipo internacional de científicos que cuenta con la participación de la Universidad Complutense de Madrid ha verificado el hallazgo, el primero de este tipo registrado en el gran cúmulo galáctico Piscis-Perseo.

Imagen de la galaxia DGSAT I en el cúmulo Piscis-Perseo. / David Martínez-Delgado.

A una distancia de 250 millones de años luz, en las constelaciones de Piscis y Perseo, se extiende una de las estructuras cósmicas más grandes del universo, formada por miles de galaxias. En este supercúmulo galáctico, un equipo internacional de científicos que cuenta con la participación de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) ha descubierto uno de los cuerpos más difíciles de localizar del espacio, una galaxia difusa.

“Tienen un tamaño similar al de nuestra Vía Láctea pero con una luminosidad muy baja, como la que tendrían las galaxias enanas”, explica M. Ángeles Gómez Flechoso, investigadora del departamento de Matemática Aplicada (Biomatemática) de la UCM y coautora del trabajo, publicado en The Astronomical Journal.

“Las galaxias difusas tienen un tamaño similar al de nuestra Vía Láctea pero con una luminosidad muy baja”, explica la investigadora

Se da la circunstancia de que DGSAT I, como han bautizado a la galaxia, fue detectada por un astrónomo amateur, Alessandro Maggi, que utilizó un pequeño telescopio capaz de captar imágenes en alta resolución. Maggi fotografió la galaxia enana Andromeda II y publicó su imagen en internet, aunque no fue consciente de que había descubierto un nuevo objeto.

Partiendo de esta fotografía, David Martínez-Delgado, autor principal de la investigación y astrónomo del Instituto Max Planck de Astronomía y de la Universidad de Heidelberg (Alemania), localizó en ella a la débil galaxia y verificó su existencia con herramientas profesionales.

“Lo que resulta más interesante de DGSAT I es que se ha observado en una zona de baja densidad de un cúmulo de galaxias, como es el de Piscis-Perseo. Hasta ahora, las galaxias difusas se habían observado en el cúmulo de Coma, pero en zonas más densas”, destaca Gómez Flechoso.

Rarezas del cosmos

Hoy por hoy, los astrofísicos desconocen cómo se formaron las galaxias difusas

Lo que rodea a estos cuerpos galácticos es un misterio. Hoy por hoy, los astrofísicos desconocen cómo se formaron. “Se especula con la posibilidad de que sean galaxias que han sufrido procesos de calentamiento por fuerzas de marea al ser capturadas por el potencial del cúmulo”, baraja la científica.

Otra hipótesis es que el propio entorno las haya modelado con esta estructura en el proceso de formación del cúmulo, según la investigadora.

También resulta complicado saber qué proporción de estos cuerpos existe en todo el universo. Su bajo brillo superficial y su ausencia de gas dificultan su detección. “Lo que sabemos es que hasta ahora solo se han observado en cúmulos de galaxias, en zonas más o menos densas”, afirma Gómez Flechoso.

Referencia bibliográfica:

David Martínez-Delgado, Ronald Läsker, Margarita Sharina, Elisa Toloba, Jürgen Fliri, Rachael Beaton, David Valls-Gabaud, Igor D. Karachentsev, Taylor S. Chonis, Eva K. Grebel, Duncan A. Forbes, Aaron J. Romanowsky, J. Gallego-Laborda, Karel Teuwen, M. A. Gómez-Flechoso, Jie Wang, Puragra Guhathakurta, Serafim Kaisin y Nhung. “Discovery of an ultra-diffuse galaxia in the Pisces-Perseus Superculster”, The Astronomical Journal 151 (96), marzo 2016. DOI: 10.3847/0004-6256/151/4/96.

Fuente: Universidad Complutense de Madrid
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Una roca procedente de un asteroide genera una gran bola de fuego sobre Madrid
SINC

En la madrugada de este jueves ha cruzado a 126.000 km/h un bólido sobre los cielos de la Comunidad de Madrid, aunque el fenómeno ha sido visible desde otros puntos de España. La roca se volvió incandescente por el rozamiento con el aire a unos 84 km de altura y finalmente se extinguió a 21 km encima del distrito de Puente de Vallecas.

El estudio es portada de la revista ‘Nature’
Así nace un rayo azul y asciende por la estratosfera

Astrofísicos de la Universidad de Valencia y otros centros europeos han detectado, por primera vez en la historia, un jet o chorro azul desde el primer microsegundo de su génesis hasta su propagación por encima de las nubes. El descubrimiento, realizado desde la Estación Espacial Internacional, puede ayudar a los estudios sobre el circuito eléctrico global de la atmósfera y el calentamiento de sus capas altas.