Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un barco ‘inteligente’ viajará sin tripulación entre Reino Unido y EE UU

IBM y la organización de investigación marina Promare han anunciado hoy las primeras pruebas de Mayflower, una embarcación sin capitán ni tripulación, que cruzará el Atlántico en septiembre guiada solo por un sistema de inteligencia artificial.

El nuevo barco Mayflower en la bahía Plymouth Sound (Reino Unido). / IBM

Mayflower, así es como se llama el barco autónomo que navegará guiado por inteligencia artificial (IA) y que cruzará el Atlántico sin capitán ni tripulación en septiembre de este año. El proyecto ha sido desarrollado por la multinacional estadounidense IBM y la organización de investigación marina Promare

Según ha informado la compañía, hoy se han iniciado las pruebas en el mar del sistema de IA, que actúa de capitán de la embarcación, como preparación para la travesía. El ensayo, llevado a cabo en Plymouth, Reino Unido, evaluará cómo la nave utiliza las cámaras a bordo y los sistemas de computación distribuida en la nube para navegar con seguridad.

Las pruebas ayudarán a determinar cómo se desenvuelve el capitán autónomo en escenarios marítimos del mundo real 

Un Mayflower con IA

El barco recibe su nombre porque hará la ruta del Mayflower original de 1620 para conmemorar el 400 aniversario del famoso viaje. Navegará desde Plymouth (Reino Unido) a Plymouth (Massachusetts, EE UU) y se convertirá en la primera embarcación de tamaño completo y totalmente autónomo en cruzar el Atlántico, señala la empresa.

Estas pruebas ayudarán a determinar cómo se desenvuelve el capitán autónomo en escenarios marítimos del mundo real y proporcionará información relevante para perfeccionar aún más los modelos de aprendizaje del barco.

Las pruebas se desarrollarán durante aproximadamente tres meses con un capitán humano al timón. Después, en el mes de mayo, se iniciarán nuevos ensayos para evaluar la plena autonomía del nuevo barco.

Dos años de entrenamiento

Durante los últimos dos años, el equipo ha estado entrenando los modelos de IA del barco usando más de un millón de imágenes náuticas recogidas por cámaras en la bahía Plymouth Sound (Reino Unido), así como bases de datos de código abierto.

El nuevo barco utiliza como guía la inteligencia artificial. / IBM

El equipo ha utilizado también tecnología IBM POWER AC922 para el proceso de aprendizaje de máquina, la misma tecnología que está detrás de los superordenadores de IA de IBM. En conjunto, y usando la tecnología de visión computarizada el sistema de guía del Mayflower deberá ser capaz de detectar y clasificar independientemente barcos, boyas y otros obstáculos como tierra, rompeolas y escombros. 

El sistema de guía del barco será capaz de detectar y clasificar independientemente barcos, boyas y otros obstáculos como tierra, rompeolas y escombros 

Los responsables del proyecto dicen que se prevé que el mercado de los barcos autónomos crezca de los 90.000 millones de dólares actuales a más de 130.000 millones de dólares en 2030.

Según Don Scott, director técnico del Mayflower, “muchos de los barcos autónomos actuales son robots que no se adaptan dinámicamente a las nuevas situaciones y dependen en gran medida del control de los operadores".

En la nueva embarcación, añade, “hemos usado un conjunto integrado de tecnologías punteras como IA y cloud estamos trabajando para darle a esta nueva embarcación una autonomía completa, desafiando los límites de lo que es posible hoy en día", señala.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Manuel Carro, experto en ‘apps’ de rastreo de la COVID-19
“Las aplicaciones para detectar contagios son un experimento que vale la pena probar”
Mónica G. Salomone

Ni panacea ni amenaza para la privacidad: las aplicaciones de seguimiento de interacciones, bien utilizadas, serán un complemento a los rastreadores humanos, según defiende el director del Instituto IMDEA Software. Este profesor de Informática en la UPM explica por qué están tardando en desarrollarse. “Quizá de haberlo hecho antes tendríamos menos rebrotes ahora”, dice. 

Alt de la imagen
Desarrollan un ecógrafo pulmonar para la detección y seguimiento de la COVID-19

Una nueva herramienta, desarrollada por un equipo del CSIC, toma imágenes de los pulmones y usa la inteligencia artificial para simplificar su interpretación. Incluye además un sistema de desinfección que reduce el riesgo de contagio del personal sanitario. La producción del dispositivo correrá a a cargo de la empresa española DASEL.