Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un campamento de caza neandertal en el centro de la península ibérica

Una investigación ha estudiado las estrategias de subsistencia de los grupos neandertales en el yacimiento madrileño del Abrigo de Navalmaíllo (Pinilla del Valle). Los resultados indican que cazaban principalmente grandes bóvidos y ciervos.

Vista general de la excavación del Abrigo de Navalmaíllo durante el verano de 2021. / Abel Moclá

Investigadores del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) han abordado el estudio zooarqueológico y tafonómico de la fauna del yacimiento neandertal del Abrigo de Navalmaíllo (Pinilla del Valle, Madrid), de unos 76.000 años de antigüedad. Los hallazgos, publicados en la revista Quaternary Science Reviews, indican que los neandertales cazaban principalmente grandes bóvidos y ciervos.

Gracias a este estudio, se ha podido caracterizar el yacimiento como un “campamento de caza”, lo que implica que fue utilizado por los homininos como un lugar intermedio entre el sitio en el que cazaban a sus presas y la zona de consumo final, donde todo el grupo aprovecharía los recursos que las partidas de caza estarían obteniendo en diferentes momentos.

El yacimiento era utilizado por los homininos como un lugar intermedio entre el sitio en el que cazaban a sus presas y la zona de consumo final

Con sus más de 300 m2 es posiblemente el campamento neandertal más grande en la región, donde hasta la fecha se habían evidenciado diferentes actividades llevadas a cabo por estos homininos, como la elaboración de herramientas de piedra o el uso del fuego en distintos momentos, pero del que se sabía aún muy poco sobre la importancia de los restos de fauna encontrados.

“Los neandertales de Navalmaíllo cazaban principalmente grandes bóvidos y ciervos que procesaban en el yacimiento y que luego trasladarían a un segundo lugar referencial. Este aspecto es muy interesante, pues son muy pocos los yacimientos en la península ibérica donde se ha podido identificar este tipo de comportamiento. Para todo esto hemos usado herramientas estadísticas muy potentes, como puede ser la inteligencia artificial”, señala Abel Moclán, investigador del CENIEH y autor principal del estudio.

Restos faunísticos del Abrigo de Navalmaíllo

Restos faunísticos del Abrigo de Navalmaíllo: a) mandíbula de gran bóvido; b) molar de rinoceronte; c) molar de caballo; d) molar de hiena; e) marcas de corte por herramientas de piedra, y f) marca de percusión para acceder a la médula de un hueso largo. / Abel Moclán

Referencia:

Moclán et al. “A neanderthal hunting camp in the central system of the Iberian Peninsula: A zooarchaeological and taphonomic analysis of the Navalmaíllo Rock Shelter (Pinilla del Valle, Spain)”. Quaternary Science Reviews 2021

Fuente:
CENIEH
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
La tranquila vida del elefante enano de Sicilia, secreto de su longevidad

Un estudio con participación española ha concluido que este animal prehistórico, al vivir en un ecosistema insular, poseía unas características muy distintas a las de sus parientes continentales: crecía a un ritmo muy lento, alcanzaba la madurez sexual alrededor de los 15 años y tenía una esperanza de vida larga, de al menos 68 años.

Un misterioso homínido bípedo dejó sus huellas hace más de 3 millones de años en Tanzania

Estas pisadas fosilizadas halladas en el yacimiento a de Laetoli en Tanzania en la década de 1970 no son de osos, sino de humanos primitivos. Así lo confirma un nuevo estudio que presenta pruebas concluyentes de que múltiples especies de homínidos coexistieron en esa región y que el desconocido dueño de las huellas caminaba erguido.