Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un estudio genético revela cómo se forman los patrones de color en los gatos

Una molécula presente durante la fase embrionaria es la responsable de las variadas formas del pelaje estos animales. Según los autores, este proceso es común a felinos como tigres y guepardos, y podría darse también en otros mamíferos.

Los cambios regulares de color en el pelaje de los gatos están determinados por un gen específico. / Mabel Amber / Pixabay

La formación de patrones de pelaje, como el atigrado, en los gatos domésticos está determinada por moléculas específicas presentes durante la etapa embrionaria. Así lo indica un estudio, publicado en Nature Communicationsliderado por el investigador Gregory Barsh, del Instituto de Biotecnología HudsonAlpha (EEUU), que ha registrado el proceso por el cual células cutáneas idénticas adquieren firmas genéticas diferentes. Este hecho hace posible que se generen distintas pautas de color en el pelo, cuyos patrones definen la diversidad en los gatos y muchos otros mamíferos.

La formación de patrones de pelaje, como el atigrado, en los gatos domésticos está determinada por moléculas específicas presentes durante la etapa embrionaria

En trabajos anteriores se demostró que las variaciones de color de los gatos domésticos aparecen durante el crecimiento del pelo, cuando grupos de folículos pilosos adyacentes producen diferentes tipos de pigmento de melanina. Sin embargo, el proceso que determina si un folículo piloso produce melanina negra o amarilla sigue sin estar claro.

El equipo recopiló muestras de piel de embriones de gato en diferentes etapas de desarrollo, y analizó las proteínas del tejido, así como genes de células individuales obtenidas del mismo.

El patrón de color lo determina el gen Dkk4

Los autores observaron que durante la fase embrionaria, las diferencias en la expresión genética determinan la forma del patrón de color generado posteriormente. Según el trabajo, una molécula de señalización, codificada por el gen Dickkopf 4 (Dkk4), desempeña un papel central en el proceso de formación de la pauta de color.

También se ha descubierto que una mutación en dicho gen es la responsable de la apariencia jaspeada de algunos gatos, que se da en razas como el Abisinio o el Savannah Servalino.

Aunque esta investigación se centró en gatos domésticos, los científicos sugieren que sus hallazgos también explicarían la formación de patrones de color que se dan en otros felinos, como los leopardos y tigres, así como en otros mamíferos.

Referencia:

Gregory Barsh et al. "Developmental genetics of color pattern establishment in cats". Nature Communications

Fuente:
Nature
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Una ballena puede consumir más de tres millones de microplásticos cada día

Aunque se ha detectado la presencia de microplásticos en todos los ecosistemas marinos, calcular la cantidad a la que se exponen grandes mamíferos como las ballenas, protagonistas del #Cienciaalobestia, no es tarea fácil. Un nuevo estudio ha estimado a través de sus heces el número de compuestos de los que se alimentan: 21 microfragmentos de plástico por cada seis gramos de excremento.

La tranquila vida del elefante enano de Sicilia, secreto de su longevidad

Un estudio con participación española ha concluido que este animal prehistórico, al vivir en un ecosistema insular, poseía unas características muy distintas a las de sus parientes continentales: crecía a un ritmo muy lento, alcanzaba la madurez sexual alrededor de los 15 años y tenía una esperanza de vida larga, de al menos 68 años.