Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un marcador genético regula la recuperación cerebral tras un ictus

La recuperación de los pacientes que han sufrido un ictus viene determinada por la genética, según un estudio del Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (IBSAL) que ha sido publicado en la revista Cell Death and Differentiation del grupo Nature. Los investigadores han comprobado que dos variantes de una proteína sirven para determinar el pronóstico funcional tras una hemorragia intracerebral.

La información genética determina la mejor o peor recuperación cerebral tras padecer una hemorragia intracerebral. En la imagen, Ángeles Almeida. / DiCYT

Científicos del Instituto de Biología Funcional y Genómica (IBFG, centro mixto del CSIC y la Universidad de Salamanca), pertenecientes también al Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (IBSAL), han descubierto que la información genética determina la mejor o peor recuperación cerebral tras padecer un ictus. Este trabajo del grupo de Neurobiología Molecular, dirigido por Ángeles Almeida, ha sido publicado en la revista Cell Death and Differentiation del grupo Nature.

La hemorragia intracerebral se produce cuando se rompe un vaso sanguíneo en el cerebro de forma espontánea no traumática. Este tipo de ictus es el que mayor tasa de mortalidad tiene, ya que el 50% de las personas que lo sufren no sobrevive al primer mes y aquellos que sobreviven tienen un elevado riesgo de padecer secuelas y presentar distintos grados de discapacidad. De ellos, solo un 20% serán funcionalmente independientes a los 6 meses.

En la actualidad, no existe un tratamiento médico específico y las soluciones existentes solo son efectivas en un pequeño porcentaje de casos a los que hay que añadir el elevado gasto sociosanitario. Además, el pronóstico tras una hemorragia intracerebral es bastante impredecible, ya que dos personas con un mismo daño pueden evolucionar de forma muy diferente. Ahora, en este estudio se demuestra que la recuperación en estos pacientes viene determinada por su genética.

Se asocia la variante p53-Prolina con una mejor capacidad para reparar el daño vascular que se produce en el cerebro tras un ictus

Mediante el análisis de un polimorfismo conocido del gen Tp53 humano, esto es, una mutación puntual en el ADN que está presente en un elevado porcentaje de la población, los investigadores del grupo de Almeida han comprobado que las dos variantes de la proteína, p53-Arginina o p53-Prolina, determinan el pronóstico funcional tras un ictus.

Mejorar el pronóstico funcional de los pacientes

Por un lado, la variante p53-Arginina está asociada a un mal pronóstico y es más efectiva a la hora de inducir la muerte neuronal por apoptosis tras un daño isquémico. Este hecho, previamente demostrado mediante estudios in vitro del grupo de investigación, ha sido constatado ahora en un modelo experimental de hemorragia intracerebral in vivo.

El empleo de animales que portan la variante humanizada del gen les ha permitido ver a los investigadores que, además de las neuronas, las células endoteliales del cerebro también son más susceptibles al proceso hemorrágico.

Por otro lado, han descrito por primera vez la asociación entre la variante p53-Prolina y una mejor capacidad para reparar el daño vascular que se produce en el cerebro tras un ictus, lo que implica una mejor recuperación funcional de los pacientes.

El mecanismo descrito implica la participación de progenitores endoteliales que migran desde la médula ósea hasta la zona afectada del cerebro, regenerando el tejido dañado en individuos con p53-Prolina. Todo ello estaría encaminado a promover la reparación cerebral, mejorando así el pronóstico funcional de los pacientes tras sufrir la hemorragia intracerebral.

Referencia bibliográfica:

Neovascularization and functional recovery after intracerebral hemorrhage is conditioned by the Tp53 Arg72Pro single-nucleotide polymorphism. Rodríguez C, Sobrino T, Agulla J, Bobo-Jiménez V, Ramos-Araque ME, Duarte JJ, Gómez-Sánchez JC, Bolaños JP, Castillo J, Almeida Á. Cell Death Differ. 2016 Oct 21. doi: 10.1038/cdd.2016.109

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados