Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Utiliza la teoría de conjuntos difusos

Un nuevo método incluye factores sociales para evaluar el riesgo sísmico de una ciudad

El riesgo sísmico no depende solo del temblor en sí, sino también de la resistencia de los edificios y de las características sociales de su población. Un equipo español de científicos propone una nueva manera de calcular este riesgo desde una perspectiva que integra aspectos como la fragilidad social y la capacidad de recuperación colectiva.

Calculan el riesgo de un terremoto con la teoría de conjuntos difusos . Foto: Lorca 072

“Ante la posibilidad de un terremoto, hasta ahora solo se evaluaba el riesgo físico de una ciudad, es decir, la afectación de sus edificios e infraestructuras y la cantidad de gente que los habita”, explica a SINC Liliana Carreño, investigadora de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC). Su equipo propone un nuevo método que evalúa el riesgo sísmico de las zonas urbanas de manera integral, teniendo en cuenta las fortalezas y debilidades sociales y la gobernabilidad de la ciudad.

El nuevo enfoque, que ha publicado la revista Bulletin of Earthquake Engineering, tiene otro valor añadido: utiliza una técnica basada en la ‘teoría de conjuntos difusos’, que permite usar utilizar información cualitativa obtenida de la opinión de expertos cuando no se dispone de toda la información numérica necesaria.

“Ante la posibilidad de un terremoto, hasta ahora solo se evaluaba el riesgo físico de una ciudad, es decir, la afectación de sus edificios e infraestructuras y la cantidad de gente que los habita”, explica a SINC Liliana Carreño, investigadora de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC). Su equipo propone un nuevo método que evalúa el riesgo sísmico de las zonas urbanas de manera integral, teniendo en cuenta las fortalezas y debilidades sociales y la gobernabilidad de la ciudad.

El sistema de Carreño y su equipo considera valores como “la tasa de delincuencia, la existencia de áreas marginales, el número de camas hospitalarias, la formación del personal de rescate, etc. como factores de fragilidad y capacidad social”, explican. “La nueva metodología enriquece la evaluación de las pérdidas futuras porque tiene en cuenta las condiciones sociales de la población expuesta, que antes era tratada solo como un número”, aclara Carreño.

El nuevo enfoque, que ha publicado la revista Bulletin of Earthquake Engineering, tiene otro valor añadido: utiliza una técnica basada en la ‘teoría de conjuntos difusos’, que permite utilizar información cualitativa obtenida de la opinión de expertos cuando no se dispone de toda la información numérica necesaria.

"Ahora, podemos convertir variables lingüísticas como ‘mucho’, ‘poco’, ‘leve’, ‘severo’, ‘escaso’, ‘suficiente’ en un formalismo matemático para la medición”

Traducir opiniones a números

“Los métodos para calcular de forma integral el riesgo de una determinada zona urbana requieren de una gran cantidad de información que no siempre está disponible”, subraya la experta. Según Carreño, los especialistas en riesgo sísmico siempre han necesitado solucionar problemas complejos a partir de información imprecisa. “Ahora, podemos convertir variables lingüísticas como ‘mucho’, ‘poco’, ‘leve’, ‘severo’, ‘escaso’, ‘suficiente’ en un formalismo matemático para la medición”, señala la científica.

Para comprobar la validez del método, Carreño y su equipo lo han aplicado a las ciudades de Barcelona y Bogotá (Colombia). “La ciudad catalana es un buen modelo ya que su riesgo sísmico se ha estudiado durante más de 20 años”, afirma la científica. Sus resultados corroboran los niveles de peligro esperados: medio-alto para Bogotá y medio-bajo para Barcelona.

“En el caso de la ciudad española se ha podido evaluar el riesgo contando con muy buena información, pero lo importante de este nuevo método es que resulta especialmente útil cuando se quiere estudiar una urbe que no ha tenido la suerte de Barcelona y donde la información es deficiente”, concluye Carreño.

Referencia bibliográfica:

Carreño M.L.; Cardona O.D.; Barbat A.H. “New methodology for urban seismic risk assessment from a holistic perspective” Bull Earthquake Eng 10:547–565. 2012. DOI 10.1007/s10518-011-9302-2

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Un iceberg dos veces más grande que Madrid se desprende de la Antártida

Después de casi una década observando sus grietas, un iceberg gigante con una extensión de 1270 km2 se ha separado el 26 de febrero de la plataforma de hielo Brunt, según han confirmado la British Antarctic Survey y el satélite europeo Sentinel-1. La ruptura se ha producido a menos de 20 km de la estación británica Halley VI, aunque su personal fue evacuado por precaución unos días antes.

¿Qué pasará con las primeras huellas humanas en la Luna?

La casi ausencia de procesos erosivos en la superficie lunar ayuda a conservar las pisadas que dejaron los astronautas, pero ¿hasta cuándo? ¿Quedarán como las de los dinosaurios en la Tierra? ¿Deberían ser patrimonio de la humanidad? Un equipo de investigadores argentinos reflexiona sobre estas cuestiones, además de recrear en 3D la icónica huella de Buzz Aldrin.