Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un nuevo sistema permite monitorizar el rendimiento de la uva

Un sistema desarrollado por una investigadora de la Universidad Politécnica de Madrid permite establecer un mapa de rendimiento de las parcelas dedicadas al vino y definir con precisión qué técnicas son más adecuadas o cuáles son los espacios en los que es más provechoso el cultivo de la vid.

Se desarrolló un trabajo experimental en dos fases. La primera ellas se llevó a cabo en colaboración con Bodegas Miguel Torres, en Vilafranca del Penedès. Imagen: UPM.

La investigadora Eva Báguena, de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), ha logrado desarrollar un nuevo sistema de monitorización que permite obtener en tiempo real información sobre la uva vendimiada con el objetivo de establecer un mapa de rendimiento de las parcelas que permita definir con mayor precisión qué técnicas son más adecuadas o cuáles son los espacios en los que es más provechoso el cultivo de la vid.

El sector vitivinícola tiene una elevada importancia a nivel mundial, en especial para España, el país con mayor superficie destinada a este cultivo. También es destacada su presencia en Europa, continente que está a la cabeza en número de hectáreas de viñedo, producción de uva y vino y consumo de vino.

Sin embargo, aunque la vendimia mecanizada llega a suponer hasta el 100% del total en países como Australia, en España las cifras se sitúan entre el 15 y el 60%, dependiendo de las distintas regiones vitivinícolas. Teniendo en cuenta este contexto y, dada la necesidad que tienen agricultores y bodegas de obtener información en tiempo real sobre el rendimiento y la calidad de la uva, se llevaron a cabo los trabajos presentados en esta tesis.

Aunque la vendimia mecanizada llega a suponer hasta el 100% del total en países como Australia, en España las cifras se sitúan entre el 15 y el 60%

Para ello, Eva Báguena desarrolló un trabajo experimental en dos fases. La primera ellas se llevó a cabo en colaboración con Bodegas Miguel Torres, en Vilafranca del Penedès. La segunda tuvo Bélgica como escenario.

Recogida monitorizada

"Para el trabajo de campo creamos una serie de dispositivos que instalamos en una vendimiadora para obtener datos del rendimiento y calidad de la uva. Estos datos eran procesados en un ordenador instalado en la cabina de la máquina y enviados al servidor de la bodega, de forma que los técnicos y enólogos podían conocer en tiempo real las características de la uva que se estaba recogiendo en las distintas parcelas”, explica la investigadora de la UPM.

La segunda fase comprendía varios ensayos de laboratorio que se desarrollaron en KU Leuven (Bélgica), en colaboración con la empresa multinacional de maquinaria agrícola Case New Holland (CNH). Sus resultados permitieron observar sesgos en el sistema de pesado que se estudiaron y corrigieron y avanzar en la vinicultura de precisión.

Además, el sistema fue evaluado por la empresa CNH como punto de partida para nuevos diseños, debido a la creciente aplicación de tecnologías avanzadas en el sector de la maquinaria agrícola.

La tesis ha sido galardonada con el premio internacional Giuseppe Pellizzi que distingue a las tesis del ámbito de la Ingeniería Agrónoma por su grado de innovación de la misma en comparación con tecnologías ya existentes y por las posibilidades reales de transferir al mercado el equipamiento propuesto, así como los beneficios para la agricultura, en general, y los agricultores, en particular.

Fuente: Universidad Politécnica de Madrid
Derechos: UPM
Artículos relacionados
La producción de alimentos genera un tercio de las emisiones globales de gases de efecto invernadero

Un equipo internacional de científicos ha estimado en 17.318 millones de toneladas métricas de CO2 las emisiones anuales de todo el sector alimentario. La carne de vacuno, seguida de la leche de vaca y la carne de cerdo, son los alimentos de origen animal que más contribuyen.

Cómo contaminar menos enseñando a las vacas a ir al baño

El amoníaco generado por las heces y orina de las vacas se filtra en el suelo de las granjas, y puede contaminar tanto la tierra como los cursos de agua locales, además de convertirse en un potencial agente de efecto invernadero. Para reducir las emisiones de este gas, un equipo ha diseñado un método para entrenar a estos rumiantes a hacer sus necesidades en los lugares designados.