Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un nuevo sistema probado en Atapuerca diferencia los restos fósiles de un sedimento homogéneo

Una investigación de la Universidad de Burgos ofrece una solución a un problema arqueológico habitual: encontrar materiales que pertenecen a grupos humanos diferentes y de distintas épocas en un sedimento homogéneo. Un nuevo método informático aplicado al yacimiento del nivel TD 10 de Gran Dolina, en la Sierra de Atapuerca, ha permitido explicar la fragmentación de los conjuntos líticos y óseos de este lugar.

Imagen de la digitalización de los datos que permite estudiar un yacimiento integrando diversos datos. Imagen: Rosa Ana Obregón-DiCYT.

El trabajo se basa en un programa informático que digitaliza los datos de la excavación y los analiza posteriormente, tal y como recoge una tesis de Rosa Ana Obregón Labrador, investigadora del departamento de Ciencias Históricas y Geografía, que ha sido dirigida por los profesores Eudald Carbonell y Antoni Canals.

“Con este método separamos los materiales que pertenecen a grupos humanos diferentes e interpretamos qué tipo de ocupación tenemos delante”, afirma la científica.

En el lugar seleccionado para la investigación se han documentado al menos ocho ocupaciones distintas en apenas 100 m2 desde una presencia fugaz que dejó restos en apenas seis metros cuadrados hasta un grupo del que se han documentado 50.000 restos.

Convertir los restos en coordenadas

El método arqueoestratigráfico empleado permite estudiar por primera vez los materiales en el laboratorio, en un momento posterior de la excavación, y determinar las coordenadas tridimensionales de cada objeto en el espacio.

Para ello, los registros arqueológicos se convierten en puntos, se prepara una red de proyecciones verticales paralelas y perpendiculares, se establecen líneas que delimitan los conjuntos arqueológicos y los vacíos que median entre ellos y, finalmente, se cruzan los datos y se separan los materiales de cada nivel identificado.

“Convertimos en puntos todo el registro arqueológico y elaboramos distintos perfiles, cada punto es de un color distinto dependiendo del material encontrado”, explica Obregón. Esto permite visualizar toda la información y realizar interpretaciones acerca de los hechos registrados en el yacimiento, ya que se dispone de una buena base de datos.

Además, “somos capaces de identificar procesos postdeposicionales que afectan al registro”, asegura la experta. Es decir, que las secuencias habituales de ocupación y abandono de un determinado lugar se ven alteradas por otros sucesos, como la erosión del terreno. Esto ayudaría a explicar, por ejemplo, la fragmentación de conjuntos líticos y óseos.

Ahora, la idea es aplicar este método al resto de Atapuerca, pero la investigadora no descarta otras aplicaciones, porque los arqueólogos se encuentran con el mismo problema en la mayoría de los yacimientos.

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Nuevo algoritmo para prevenir incendios forestales
SINC

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid han desarrollado un algoritmo sencillo para elaborar mapas de la estructura de la vegetación y cambios en el bosque, lo que ayuda a determinar el riesgo de incendios. Para realizar el estudio se han utilizado datos LIDAR, obtenidos desde el aire con tecnología láser.

Un robot blando con aspecto de pez consigue nadar en las profundidades de las Marianas

Inspirado en el pez caracol de la fosa de las Marianas, este robot chino ha sido capaz de nadar de forma autónoma y autopropulsada a casi 11.000 metros de profundidad. Aunque de momento sus funciones son muy limitadas, sus creadores creen que el diseño, flexible, blando y ligero, puede sentar las bases de la robótica submarina en condiciones extremas.