Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un sensor automático y de bajo coste para detectar bisfenol A en la leche

Un grupo de investigadores de la Universidad de Jaén han creado un sensor automático de bajo coste que detecta bisfenol A (BPA), un compuesto químico procedente del plástico, en muestras de leche. Diversos estudios han desmostrado que la exposición a esta sustancia produce alteraciones hormonales e influye en el sistema cardiovascular y reproductor.

Fundación Descubre
14/2/2013 10:06 CEST

Los químicos de la Universidad de Jaén han implementado un sensor para el análisis de BPA en leche. / Adam Davis

Investigadores del Departamento de Química Física y Analítica de la Universidad de Jaén han creado un sensor para detectar Bisfenol A (BPA), un compuesto químico procedente del plástico, en muestras de leche.

Según los investigadores, diversos estudios han demostrado que la exposición a esta sustancia produce alteraciones hormonales e influye en el sistema cardiovascular y reproductor. De ahí que los expertos quisieran detectarlo a través de un procedimiento automático de bajo coste como el que han desarrollado y que detallan en la revista Talanta.

Los químicos de la Universidad de Jaén han implementado un sensor para el análisis de BPA en leche. La novedad es la elevada sensibilidad del dispositivo, es decir, detecta cantidades muy pequeñas del compuesto.

“La Unión Europea establece el límite máximo de residuo para el bisfenol A en 0,6 miligramos por kilogramo. Por debajo de esa cifra no existen problemas de toxicidad, por eso queríamos que nuestro sensor detectara cantidades inferiores”, detalla el investigador de la Universidad de Jaén, Antonio Ruiz Medina.

En este sentido, el sensor desarrollado en la Universidad de Jaén detecta dosis en torno a 0,19 microgramos por kilogramo. “Esto supone concentraciones 3.000 veces más pequeñas que las que establece la normativa europea”, subraya.

El sensor detecta dosis de 0,19 microgramos por kilogramo, es decir, concentraciones 3.000 veces más pequeñas que las que establece la UE

A la elevada precisión se suma la ventaja de que el sensor es automático, es decir, utiliza un sistema de válvulas y un software que toma la muestra de forma mecánica, la aspira y la transporta al lugar de análisis. “El operario tan sólo toca una tecla en el ordenador y se arranca todo el proceso”, explica.

Esta automatización minimiza los errores y conlleva un ahorro en las muestras, los reactivos y los residuos. Ruiz Medina también destaca la utilidad del sensor para la industria alimentaria. “Podría implementarse en departamentos de control de calidad de alimentos”, señala.

Cualidades fluorescentes

El método que proponen los expertos para determinar la presencia y cantidad de bisfenol A en leche aprovecha las cualidades fluorescentes de este compuesto, por eso utilizan un fluorímetro, que mide esta característica.

No obstante, dice el investigador, la novedad del proceso radica en que los investigadores retienen la molécula sobre una resina, un soporte sólido, para concentrarla y separarla de otros compuestos. Esta técnica posibilita el análisis de concentraciones pequeñas y así logran que el sensor resulte muy sensible.

Los investigadores han aplicado este método preciso y automático a muestras de diferentes tipos de leche: líquida, en polvo e infantil.

Un compuesto prohibido en biberones

El bisfenol A es un producto químico que se utiliza desde hace muchos años para la fabricación de policarbonatos, un tipo de plástico rígido y transparente que se emplea en envases de alimentos como botellas retornables de bebidas, biberones, vajilla (platos y tazas) y recipientes.

Como todos los materiales que entran en contacto con los alimentos pueden ceder a los mismos pequeñas cantidades de sus componentes y ser ingeridos. En el caso de los biberones a base de policarbonato, cuando se calientan, en determinadas condiciones, pequeñas cantidades de bisfenol A pueden migrar al agua que se utiliza para preparar el biberón. De hecho, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, según sus siglas en inglés) prohibió hace dos años el uso del bisfenol A para la fabricación de biberones a base de policarbonatos para lactantes.

.

Referencia bibliográfica:

Lucía Molina-García, Mª Luisa Fernández-de Córdova, Antonio Ruiz-Medina. "Analysis of Bisphenol A in milk by using a multicommuted fluorimetric sensor".Talanta 96:195;15 julio 2012. doi: 10.1016/j.talanta.2012.02.021

Fuente: Fundación Descubre
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Algo huele a podrido en Islandia, pero ¿por qué ciertas personas no lo notan?

Lejos de ser un capricho, la preferencia o aversión a ciertos aromas está codificada en el material genético. Un equipo de científicos islandeses descubrió que las personas con una variante en un gen encuentran el olor a pescado putrefacto menos desagradable e intenso que otras.

Alt de la imagen
OPINIÓN
El Nobel de Química 2020 deja una imagen inédita
Carmen Fenoll Comes

Por primera vez en la historia, dos mujeres comparten de manera exclusiva un premio Nobel de ciencias. Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna han recibido el de Química de 2020 por desarrollar “un método para la edición genética”, CRISPR. Esta es la historia de cómo dos investigadoras se encuentran en un congreso, hablan, se entienden, se ponen a trabajar juntas… y cambian el mundo.