Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un yacimiento de Palencia da nuevas pistas sobre la arqueología bélica

Las excavaciones del castro de Monte Bernorio (Palencia) han documentado una gran cantidad de material militar, tanto perteneciente a la conquista romana del emperador Augusto como a los enfrentamientos en la Guerra Civil española. Por ello, se ha convertido en una zona idónea para el estudio de la historia de los conflictos.

Monte Bernorio. / Manuel Fernández-Götz

La revista Antiquity ha recogido en su último número los trabajos realizados recientemente en Monte Bernorio, la zona ritual de Mata del Fraile y el yacimiento romano de Huerta Varona, en Aguilar de Campoo, en Palencia.

El castro de Monte Bernorio, ubicado en el entorno de la localidad de Villarén, es uno de los yacimientos de la Edad del Hierro más importantes de la península Ibérica. Desde el año 2004 se vienen desarrollando campañas de investigación arqueológica que están permitiendo comprender sus estructuras defensivas, su urbanismo y la vida cotidiana de este emplazamiento.

A pocos kilómetros de la ciudad fortificada se descubrió, en el año 2000, por parte de Eduardo Peralta, un gran campamento militar romano perteneciente a las guerras cántabras. “Desde allí se lanzó el ataque romano que conquistó y destruyó el asentamiento cántabro de Monte Bernorio alrededor del 25 antes de Cristo”, explican los investigadores Jesús Francisco Torres-Martínez, de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y Manuel Fernández-Götz, de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido).

Casi 2000 años después, la montaña de Bernorio fue de nuevo el escenario de enfrentamientos armados durante la Guerra Civil española. Por ello, Monte Bernorio constituye un escenario privilegiado para la investigación de la ‘arqueología del conflicto’, una de las ramas “más atractivas y en auge de la arqueología actual”, detallan los expertos.

Durante las excavaciones en Monte Bernorio han podido documentar grandes cantidades de material militar, tanto perteneciente a la conquista romana del emperador Augusto como a los enfrentamientos en el marco del Frente norte de la Guerra Civil, en torno a 1936/37.

El yacimiento puede aportar información sobre los modos de vida de las poblaciones prerromanas y su posterior conquista

Primeras ocupaciones

Aunque el yacimiento es conocido desde finales del siglo XIX, a mediados del siglo XX hubo una pausa de alrededor de 50 años en los trabajos arqueológicos. Fue en 2004 cuando un equipo dirigido por el arqueólogo palentino Jesús Francisco Torres-Martínez inició el proyecto Monte Bernorio en su entorno, destinado a explorar de la Edad del Hierro.

Desde entonces, se han venido desarrollando anualmente excavaciones y prospecciones por parte del IMBEAC (Instituto Monte Bernorio de Estudios de la Antigüedad del Cantábrico). A partir de 2015, en colaboración con la Universidad de Edimburgo.

Según las investigaciones desarrolladas, hay indicios de una primera ocupación en la época Calcolítica y de Edad del Bronce (3.000-2.000 antes de Cristo aproximadamente), pero su ocupación es continuada desde el siglo VIII antes de Cristo hasta el siglo I antes de Cristo, momento de la conquista romana.

“Monte Bernorio tiene un enorme interés histórico, ya que fue de uno de los principales núcleos de los Cántabros, una importante ciudad fortificada que llegó a englobar un área de alrededor de 90 hectáreas. Domina una intersección de rutas naturales y ocupa un emplazamiento estratégico”, subrayan los investigadores.

Por ello, se trata de un yacimiento de gran potencial, uno de los más grandes del Primer Milenio antes de Cristo de toda la Península Ibérica. Estuvo ocupado durante varios siglos, de modo que puede aportar nueva información sobre los modos de vida de las poblaciones prerromanas y su posterior conquista por parte del poder imperial romano.

Referencia bibliográfica:

Torres-Martínez, J. F., y Fernández-Götz, M. "Landscapes of life and conflict in northern Spain: the ‘Monte Bernorio in its Environment’project". Antiquity, 92(363) (2018).

Fuente: DICYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Un biólogo y un historiador rastrean en el arte la evolución de frutas y verduras

Junto al conocimiento del genoma de las plantas que nos dan de comer, dos expertos proponen fijarse en las pinturas artísticas para hacer un seguimiento de la historia moderna de frutas, verduras y semillas. Los aficionados a los museos están invitados a colaborar.

Alt de la imagen
El metal se usó en la Prehistoria para fabricar adornos antes que armas, según un estudio

La metalurgia surgió hace unos 8.000 años cuando el ser humano empezó a extraer metales de las rocas para elaborar anillos y collares, pero no para fabricar armas como se pensaba. Así lo recogen los análisis de una investigadora de la Universidad de Granada.