Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una aplicación informática aportará nuevos datos sobre los anfibios y reptiles en España

La Dirección General de Medio Natural y Política Forestal del Ministerio de Medio Ambiente, medio Rural y Marino (MARM) y la Asociación Herpetológica Española (AHE) han desarrollado el software SIARE para el seguimiento a largo plazo de las poblaciones de los 200.000 anfibios y reptiles registrados en el país.

El lagarto gigante de Tenerife (Gallotia intermedia). Imagen: Aurelio Martín.

A pesar de que los anfibios y reptiles constituyen un grupo muy diverso en la fauna española, en la actualidad numerosas especies están amenazadas. Según los científicos, el calentamiento global puede hacer peligrar a muchas de ellas, lo que hace necesario realizar un seguimiento de las especies y conocer en todo momento su estado de conservación y tendencias.

La Asociación Herpetológica Española (AHE) ha impulsado con este objetivo el proyecto SARE (Seguimiento de Anfibios y Reptiles de España), que incluye el desarrollo de una aplicación informática, llamada SIARE (Servidor de Información de Anfibios y Reptiles de España), con una base de datos de 200.000 anfibios y reptiles.

La información está basada en los resultados del Atlas y Libro Rojo de los Anfibios y Reptiles de España, elaborado en 2002.

Conocer la distribución de las especies

Además de poder consultar los registros, la aplicación permite aportar nuevos datos de distribución, que acumulan en una base de datos propia para cada observador. Esta información se incorpora a su vez a la base de datos general, cuando ha sido revisada y aceptada por expertos en esta materia.

Este sistema agiliza la transmisión e incorporación de la información, y permite disponer de manera permanentemente actualizada de datos sobre la distribución de los anfibios y reptiles en España, a escala de cuadrículas de 10x10 kilómetros. Esto permitirá detectar los cambios en la distribución de las especies a largo plazo.

También se integra en SIARE la aplicación denominada “AHEnuario”, dirigida a introducir observaciones fenológicas (fechas de puestas, cantos, presencia de larvas, cortejos, etc.) que permitirá detectar cambios fenológicos en las especies, “presumiblemente” vinculados al cambio climático.

El proyecto SARE cuenta con el apoyo financiero de la Dirección General de Medio Natural y Política Forestal, y la participación voluntaria de naturalistas, científicos, técnicos y gestores.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Hallan en Cuenca huevos de parásitos en heces fósiles de más de 125 millones de años

La excepcional preservación de heces fósiles, llamadas coprolitos, del yacimiento de Las Hoyas en Cuenca, ha permitido la identificación de huevos de parásitos en dos restos atribuidos a peces y cocodrilos. El hallazgo también documenta la antigua conexión entre peces Gonorynchiformes basales y los parásitos trematodos.

Un inusual crustáceo parásito aparece en la boca de un tiburón de museo

Científicos japoneses han descubierto, por primera vez, una especie “extremadamente rara” de cimotoido, un crustáceo que parasita el paladar de los peces, en la boca de un tiburón de aguas profundas del Pacífico y conservado en una colección de museo. Hasta ahora, esta especie de ectoparásito casi desconocida, protagonista del #Cienciaalobestia, solo se había encontrado en el Atlántico, por lo que el hallazgo amplía su rango de distribución a lados opuestos de la Tierra.