Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una enorme bola de fuego cruza el noroeste de la península ibérica

Los cielos de Galicia y Castilla y León se iluminaron este lunes, sobre la 1 y cuarto de la madrugada, por la entrada de un roca de origen interplanetario en la atmósfera terrestre. Expertos de la Red de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos estudian ahora su trayectoria con la ayuda de los testigos del suceso.

El bólido que ha surcado los cielos de Galicia y otras regiones del noroeste peninsular se ha observado incluso desde Sevilla. / SPMN

Durante la madrugada del lunes 18 de enero, concretamente a las 01:19 h (hora peninsular española), vecinos de Galicia, El Bierzo (León) y otras zonas del noroeste y centro de España observaron una bola de fuego cruzando sobre sus cabezas e iluminando el cielo a su paso. Algunos también sintieron temblar la tierra y una posterior explosión.

Expertos de la Red de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos (SPMN) consideran que se trata de un gran bólido o bola de fuego: “Se denomina así a objetos o ‘estrellas fugaces’ igual o más luminosas que Venus. Estos fenómenos son producidos cuando una roca de origen interplanetario penetra en la atmósfera terrestre a velocidades comprendidas entre 11 y 73 km/s. Se suelen desprender de asteroides, cometas o, más raramente, de la Luna o Marte”.

Los miembros de esta red ya están investigando la naturaleza y recorrido que ha seguido el superbólido, por lo que agradecen cualquier información que puedan facilitar las personas que lo han visto.

Diversas estaciones de la red SPMN han confirmado el paso de la bola de fuego, incluso desde lugares tan alejados como Estepa (Sevilla), operada a más de 600 km de distancia de la zona por donde se supone ha entrado el objeto.

Algunos usuarios de Twitter también han subido las imágenes que han captado desde sus casas, recogidas a su vez por diversos medios de comunicación.

El resplandor generado por la roca al atravesar la atmósfera también ha estado acompañado por un gran estruendo audible desde tierra, e incluso registrado por dos estaciones sísmicas del Instituto Geográfico Nacional.

Un bólido enorme

“Estampido sónico audible sobre varias ciudades del noroeste de España (Castilla y León y Galicia). Ahora, trabajando en la reconstrucción de su trayectoria y determinación de la órbita”, ha señalado el astrofísico Josep María Trigo de la SPMN, quien anima a colaborar a cualquier testigo: “¡Recuerda informar a nuestra red porque este ha sido enorme!” 

Suceso de Cando

Se da la coincidencia de que otro 18 de enero, pero de 1994, se produjo una explosión cerca de la aldea de Cando (provincia de La Coruña), que produjo un cráter de unos 25 metros de diámetro y 1,5 de profundidad, y en un principio también se atribuyó al impacto de un bólido.

Investigaciones posteriores sugirieron que el incidente, bautizado como el suceso de Cando, se originó posiblemente por una burbuja de gas subterráneo que emergió hasta la superficie, aunque no se llegó a descartar completamente el impacto de un cuerpo celeste.

Fuente:
SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
El Sol pudo generar la mitad del agua de la Tierra

Se pensaba que los asteroides ricos en agua habían llenado los océanos de nuestro planeta, pero ahora un equipo de científicos cree haber descubierto otra fuente inesperada e igual de importante: el viento solar, que activa la formación de moléculas de agua sobre los granos de polvo extraterrestre.

Despega la primera misión para desviar un asteroide

La NASA ha lanzado este miércoles la misión DART de defensa planetaria, diseñada para chocar contra el asteroide Dimorphos en 2022 y comprobar cuánto se desvía de su compañero Didymos. Ninguno de estos dos objetos supone una amenaza para la Tierra, pero la experiencia servirá por si hubiera que defenderse de otros en el futuro.