Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Una explicación al retraso de la pubertad en adolescentes con anorexia

En un estudio en ratonas, un equipo de investigadores españoles ha identificado algunos de los mecanismos del sistema nervioso implicados en el control metabólico de la pubertad y sus alteraciones asociadas a la anorexia y la obesidad.

Imagen de los autores de la investigación. / UCO

La pubertad es una etapa crítica del desarrollo durante la que se producen cambios corporales y psicológicos asociados al inicio de la capacidad reproductiva. Múltiples factores cooperan en este proceso, entre ellos, la herencia genética, los factores ambientales y el estado metabólico y nutricional del organismo.

En un nuevo estudio llevado a cabo en ratonas, investigadores del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica (IMIBIC), la Universidad de Córdoba (UCO) y el CIBEROBN de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición, liderados por el Profesor Manuel Tena-Sempere, han demostrado que en condiciones de balance energético negativo provocado por una nutrición deficiente se activa un sensor energético llamado AMPK.

Este efecto se produce por una supresión en la producción de las kisspeptinas, moléculas cerebrales que activan el sistema reproductor y que son imprescindibles para que la pubertad comience a una edad adecuada.

En condiciones de nutrición deficiente, el cerebro deja de producir moléculas que activan el comienzo de la pubertad

Las neuronas Kiss1, identificadas en las distintas especies de mamíferos, incluida la humana, juegan un papel esencial en la regulación central del funcionamiento del sistema reproductor y de la pubertad. Tal es su importancia, que mutaciones que inactivan el gen Kiss1 producen infertilidad y ausencia de pubertad en humanos y otras especies. Trabajos previos del grupo del doctor Tena-Sempere, catedrático de Fisiología de la UCO y subdirector de investigación básica en el IMIBIC, han documentado que la actividad de las neuronas Kiss1 se encuentra influenciada por factores metabólicos.

En relación con el control metabólico y nutricional de la pubertad, durante los últimos años se ha detectado un incremento muy notable de los trastornos metabólicos en la población pediátrica a escala mundial. Estos abarcan problemas tan alarmantes como el aumento de la tasa de obesidad infantil o la alta frecuencia de los trastornos alimentarios, tales como la anorexia o la bulimia. Como consecuencia de ello, la comunidad científica ha prestado especial atención al estudio no solo de las causas, sino también de las consecuencias derivadas de estos trastornos metabólicos de inicio temprano.

La anorexia retrasa la pubertad

Entre dichas consecuencias, se ha detectado una estrecha conexión entre el aumento en la incidencia de enfermedades metabólicas tempranas y la aparición de alteraciones en la edad de llegada de la pubertad, sobre todo en niñas. Así, mientras condiciones de exceso en las reservas energéticas, como la obesidad, se relacionan con un adelanto en la edad de llegada de la pubertad, situaciones de déficit energético, como la anorexia, están asociadas a un retraso de esta.

El retraso en la pubertad se relaciona con hipertensión, diabetes, cáncer de mama y menor esperanza de vida

Aunque, a priori, podría parecer que estas alteraciones en la edad de la pubertad no suponen un problema de salud grave, estudios recientes han demostrado que este fenómeno puede tener un impacto negativo sobre la salud en etapas posteriores del desarrollo. Se ha descrito una asociación de dichas alteraciones puberales con un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiometabólicas (como hipertensión, obesidad y diabetes), cáncer de mama, trastornos del comportamiento, talla baja e incluso una menor esperanza de vida.

Sin embargo, aún no se conocen de forma precisa los mecanismos a través de los cuales las señales metabólicas interaccionan con el eje reproductor en situaciones de pubertad alterada asociada a patologías metabólicas. El trabajo que ahora se publica contribuye a elucidar algunos de los factores implicados en este fenómeno.

Los datos abren una ventana a la posible utilidad de AMPK como diana farmacológica para el tratamiento de trastornos puberales, especialmente aquellos de origen metabólico. Diversos fármacos de uso en clínica, tales como la metformina, actúan modulando la actividad AMPK.

Referencia:

Roa, A. Barroso, F. Ruiz-Pino, M.J. Vázquez, P. Seoane-Collazo, N. Martínez-Sánchez, D. García-Galiano, T. Ilhan, R. Pineda, S. León, M. Manfredi-Lozano, V. Heras, M. Poutanen, J.M. Castellano, F. Gaytán, C. Diéguez, L. Pinilla, M. López, M. Tena-Sempere. MetabolicRegulation of FemalePubertyviaHypothalamic AMPK-KisspeptinSignaling. PNAS. Published ahead of print October 22, 2018 https://doi.org/10.1073/pnas.1802053115

Fuente: Universidad de Córdoba
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Jaime Signes-Costa, neumólogo
“Cuando los pacientes son dados de alta les quedan secuelas, no es una curación completa”
Adeline Marcos

Casi 1,7 millones de personas se han recuperado de la COVID-19 en todo el mundo, pero muchas sufren efectos secundarios de los que aún se conoce poco. El jefe de servicio de Neumología del Hospital Clínico Universitario de Valencia lidera un proyecto que pretende saber de forma precoz quiénes pueden presentar alteraciones funcionales respiratorias a corto y medio plazo.

Alt de la imagen
Hayet Rafa, investigadora visitante en el CNIO
“No hay que esperar a que llegue el cáncer y tratarse. Hay que prevenir”

A caballo entre Argelia, Francia y España, esta investigadora trabaja con un solo objetivo: encontrar dianas terapéuticas para los tumores. Tras ser seleccionada en el programa Ellas Investigan, realiza una instancia sobre inmunoterapia en el grupo de Melanoma del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas en Madrid.