Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Innovación

Una plataforma ciudadana desarrollará respiradores de bajo coste en la crisis del COVID-19

Lo que empezó como una conversación por WhatsApp entre tres colegas de los ámbitos de la innovación, la biomedicina y la ingeniería, ahora es el foro de Ayuda Innovadora a la Respiración (AIRE). Se acaba de crear para buscar soluciones de código abierto, rápidas y baratas para ventilación en pacientes del coronavirus y ya cuenta con 230 participantes en España.

Los problemas de insuficiencia respiratoria son uno de los síntomas asociados con este virus. Gerd Altmann / Pixabay

La crisis ocasionada por el COVID-19 está saturando los hospitales del planeta. Los problemas de insuficiencia respiratoria son uno de los síntomas asociados con este virus. Por ello, están surgiendo iniciativas en todo el mundo para desarrollar sistemas de ventilación asequibles, como los que se plantean en el proyecto Open Source Ventilator.

En España, a finales de la pasada semana, una conversación por WhatsApp entre tres colegas de las áreas de la innovación, la biomedicina y la ingeniería ha acabado con la creación de un foro llamado Ayuda Innovadora a la Respiración (AIRE), que, a día de hoy, cuenta con 230 participantes.

“Nos hemos centrado en la búsqueda de alternativas más baratas y fáciles de fabricar para ventilación de pacientes de coronavirus”, dice Jorge Barrero

El grupo inicial estaba integrado por Jorge Barrero, director general de la Fundación Cotec, Andreu Climent, coordinador de #CienciaenelParlamento, y César García, investigador en la Asociación Descubre la Electrónica Orientada a Objetos y experto en impresión 3D.

Según comenta Barrero a SINC, “la idea surge de una necesidad ciudadana de, además de cumplir con las recomendaciones sanitarias, intentar explorar qué podemos hacer los profesionales, cada uno en nuestro ámbito, para ayudar en esta crisis”.

“Nos hemos centrado en la búsqueda de alternativas más baratas y fáciles de fabricar para ventilación de pacientes de coronavirus. Teniendo en cuenta que estos procedimientos se pueden convertir en un cuello de botella en las UCIS hospitalarias saturadas”, explica.

Ingenieros, fabricantes, emprendedores y médicos

Al debate “se han ido incorporando muchos voluntarios, como ingenieros, fabricantes, emprendedores y médicos, algunos de ellos procedentes de la primera línea de las unidades de cuidados intensivos, y hemos visto que tiene sentido trabajar como mínimo en tres frentes”, continúa.

AIRE plantea tres frentes: mejorar la capacitad productora de la industria, reutilización de equipos y desarrollo de un dispositivo sencillo para casos menos graves

Por un lado, “hemos planteado estudiar de qué manera podemos ayudar a las industrias a mejorar su capacidad de producción. La segunda opción es la reutilización de otros equipos que se podrían aplicar con pequeños retoques –como pueden ser los aparatos que usan las personas que tienen apnea del sueño–. Y la tercera, y más radical, es la de diseñar un nuevo dispositivo que pueda complementar a las tecnologías más sofisticadas”.

Estos nuevos respiradores más sencillos “podrían ser usados en los pacientes menos graves y que así se puedan liberar los equipos más complejos para las personas que estén peor”, recalca. El plan es ofrecer planos open source de dispositivos que puedan fabricarse rápido y de forma distribuida usando técnicas como la impresión 3D en algunos de los componentes.

Las ideas de la plataforma AIRE están evolucionando muy rápido. “Hay muchas propuestas y algunas de ellas –en concreto las que se basan en material medico reutilizable– podrían estar en fase de prototipo o de idea escalable en cuestión de días ”, dice este directivo.

La firma vasca Tecnalia también participa activamente en la iniciativa y su actividad se va a centrar en los ámbitos de apoyo a la industria y en aportar ideas de reingeniería de tecnologías ya existentes, señala Barrero.

Algunas de las ideas podrían estar en fase de prototipo en cuestión de días, señala el director de Cotec

Un ejercicio de solidaridad

El director de Cotec comenta que el proyecto AIRE parte de “un ejercicio de solidaridad totalmente desinteresado, que coincide además con ideas similares en otros lugares del mundo”, como la mencionada Open Source Ventilator.

“Es una iniciativa ciudadana. Todos los que la integramos lo estamos a título individual. Si en algún momento Cotec o Tecnalia han tenido un papel impulsor, ya se ha diluido. No queremos tener ninguna presencia institucional ni una visibilidad especial. Se trata únicamente de ofrecer nuestro apoyo para que esto salga adelante”, concluye.

Fuente:
SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los resultados preliminares de la vacuna china indican que es segura y genera anticuerpos contra el coronavirus

Un equipo del Instituto de Biotecnología de Pekín y de la firma china Cansino Biologics ha anunciado resultados prometedores en la fase 1 de su vacuna con 108 adultos sanos, tras 28 días de ensayos. Según los autores, la nueva vacuna es segura, bien tolerada y capaz de generar anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en humanos. Los resultados finales serán evaluados en seis meses.

Alt de la imagen
La Universidad de Oxford probará su vacuna contra la COVID-19 en más de 10.000 voluntarios

La vacuna experimental contra el coronavirus que está siendo desarrollada por la Universidad de Oxford, en Reino Unido, avanza hacia las fases 2 y 3 y se probará con 10.260 adultos y niños. En el ensayo, realizado en colaboración con la farmacéutica británica AstraZeneca, participarán varias instituciones asociadas de todo el país, según informa la institución.